EMPLAZAMIENTO

Blancos amenazan retirarse de la comisión de seguridad

Para Lacalle Pou ”no da para más”; grupo de Larrañaga propone “impasse”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Partido Nacional está molesto porque no se votó ningún proyecto. Foto: Presidencia

El senador Luis Lacalle Pou, líder del sector Todos del Partido Nacional, "pateó el tablero" y propuso que su partido abandone el ámbito que creó el gobierno para discutir cambios en la normativa penal con el objetivo de combatir el delito. El otro gran sector blanco, Alianza Nacional, del senador Jorge Larrañaga, prefiere hablar de un "impasse" hasta que se aprueben en el Parlamento las normas acordadas entre los partidos.

Colorados e independientes, en tanto, prefieren seguir con las reuniones.

El gobierno insiste en que el ámbito ha sido productivo y que ha generado seis proyectos que están a consideración parlamentaria, pero para los blancos son solamente cuatro.

Hasta ahora se acordó hacer inexcarcelables los delitos de narcotráfico (solamente cuando sean cometidos por grupos organizados, lo que difiere de la propuesta original del Partido Nacional); la eliminación de las libertades anticipadas para los reincidentes; el aumento de la pena mínima para los homicidios intencionales; y la entrada en vigencia del nuevo Código del Proceso Penal (CPP).

El gobierno computa también el proyecto sobre reforma de las fiscalías (los blancos dicen que nunca fue tratado en la comisión interpartidaria) y otro sobre procesos abreviados, que en realidad para el Partido Nacional es parte del CPP.

Lacalle Pou se despachó ayer en su audición radial afirmando que "tenemos dificultades hasta el día de hoy en aprobar el tema del narcotráfico, tenemos dificultades con modificar el Código Penal, por ejemplo, en el tema de agravantes a los homicidios (...). Y bueno, nos parece que llega un momento que no da para más. Llega un momento en que se hizo lo posible en las reuniones y que volvemos a nuestro rol, volvemos al rol de oposición, volvemos al rol de controlar al gobierno con las herramientas que tenemos", advirtió el senador.

Lacalle Pou cargó contra el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, de quien dijo que fracasó "con todo éxito".

"Esperamos que el Parlamento vote las propuestas (en las) que aparentemente habría acuerdo en las reuniones de seguridad. Pero, de lo que estamos convencidos, convencidos, después de este tiempo, es de que estas reuniones del Poder Ejecutivo, estas reuniones con el presidente de la República, no deben de seguir y ese planteo lo vamos hacer en el seno de nuestro partido", dijo.

El ministro Bonomi le contestó a Lacalle Pou. "No me sorprende la decisión (de retirarse de las negociaciones), porque el senador Lacalle de entrada dijo que no había que participar", indicó Bonomi. "Si pidió mi renuncia, creo que no es original, porque la han pedido varios", agregó el ministro.

Por su lado, el senador Guillermo Besozzi, representante de Alianza Nacional en las negociaciones, dijo a El País que "empieza a preocupar porque ha sido lento" el avance de las conversaciones, y consideró que tal vez sería conveniente un "impasse" en las reuniones hasta que se aprueben los proyectos de ley que ya fueron enviados al Parlamento "como forma de no desgastar la herramienta".

De todas formas, consideró que "algo se ha avanzado". En el Partido Nacional, reconoció Besozzi, no cayó bien que en la reunión del miércoles, en Torre Ejecutiva, el gobierno y los representantes del Frente Amplio se negaran de plano a considerar la posibilidad de subir las penas mínimas para cinco delitos gravísimos, cuando estos sean cometidos por jóvenes de entre 15 y 18 años. Besozzi dijo que el propio ministro Bonomi coincidió en que era necesario subir las penas mínimas porque, si eso no ocurría, no era suficiente el tiempo de reclusión para que el menor se rehabilitase. El Partido Independiente acepta discutir el punto.

Además, el Partido Nacional está molesto porque el gobierno no acepta algunas de sus otras ideas, como la conservación de los antecedentes penales de menores, el agravamiento de las penas para homicidios cuando los asesinados sean personas que estaban trabajando (como taximetristas o comerciantes), y la creación de un registro de violadores.

La posición de Lacalle Pou de retirarse de las negociaciones no es bien vista por colorados e independientes.

El diputado colorado Germán Cardoso comentó que "no hay que actuar a lo loco", y que los proyectos de ley "serios" nunca demoran menos de 120 días en ser aprobados.

El diputado del Partido Independiente, Daniel Radío, señaló a El País que hasta el momento los resultados son positivos. Para Radío, la interpretación de los resultados de las conversaciones "depende de las expectativas que se tuvieran" y consideró que el ámbito de discusión es válido si permite acordar una batería de medidas para enfrentar una situación "angustiante".

"Hasta ahora la montaña parió un ratón".

El senador nacionalista Javier García explicó que los blancos aceptaron concurrir a la multipartidaria en el entendido que "la negociación en la Torre Ejecutiva buscaba acelerar los tiempos del tratamiento parlamentario, pero eso no pasó y no hay nada aprobado". Incluso dijo que hay legisladores oficialistas que no quieren aprobar la iniciativa vinculada al narcotráfico, y se quejó de que la Comisión de Constitución y Código de Diputados está analizando el proyecto de reforma de las fiscalías, que es una iniciativa del gobierno, dándole prioridad sobre otros proyectos que sí salieron de la comisión multipartidaria. "Presentamos 30 proyectos, no hay nada aprobado. Hasta ahora la montaña parió un ratón. Ahora analizaremos la situación", dijo García a El País.

Otro aspecto que molesta a los blancos es que el gobierno presentó un proyecto de reforma del código procesal para adolescentes a la comisión técnica interpartidaria. Para los blancos, se trata de una iniciativa de decenas de artículos para la cual el ámbito natural de discusión debería ser la comisión de Constitución y Códigos de Diputados.

Otra fuente blanca reconoció que prácticamente la posibilidad de llegar a acuerdos "se agotó" y que ahora se deberá "buscar una salida que cuide las formas". La fuente señaló que solamente queda para ser analizada la situación del sistema carcelario.

El ámbito multipartidario sobre seguridad pública se reunió 12 veces y lleva tres meses de funcionamiento. Dos proyectos que acordó tienen media sanción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)