DROGA EXPUESTA A MENORES

Beba intoxicada volvió a casa

Caso de la beba de 11 meses que ya fue dada de alta, conmueve a los medios regionales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La beba afectada estuvo tres días internada en el sanatorio Cantegril. Foto: R. Figueredo

El caso de la beba de 11 meses, hija de una pareja de turistas argentinos, que sufrió una intoxicación de cocaína, éxtasis y anfetaminas en Punta del Este desató una ola de reacciones de asombro e indignación en medios de prensa del continente y en las redes sociales.

Los padres fueron procesados sin prisión, por omisión de los deberes inherentes a la patria potestad, y la bebé fue dada de alta por los médicos del sanatorio Cantegril. Su abuela, que estaba en Argentina, viajó a Maldonado para hacerse cargo de la criatura.

El matrimonio, la abuela y la pequeña Felicitas se encuentran en una casa de un barrio residencial de Maldonado donde los dos padres deberán permanecer durante los próximos 60 días a disposición judicial.

El padre, de 48 años, aficionado a la meditación y las filosofías orientales, y su madre, maestra de educación preescolar, de 25 años, fueron procesados por el juez de feria de Maldonado Gerardo Fogliacco.

Aunque no quedó firmemente establecido cómo resultó intoxicada la beba, fuentes del sanatorio Cantegril informaron a El País que en la fiesta que se celebró en la casa la noche del 25 de junio, los padres quedaron dormidos luego de haber consumido diversas drogas y la niña, al despertarse sola, pudo tomar contacto con los restos que había en la casa.

Una vez que fue llevada al hospital por sus propios padres se le diagnosticó un "trastorno" de conciencia. "Llegó un poco adormecida, pero mejoró rápido", contó la fuente. En los tres días que estuvo internada, se le realizaron chequeos que descartaron problemas en el corazón. En ningún momento fue internada en el CTI.

La Justicia comprobó que la niña ingirió accidentalmente tres tipos de drogas: metanfetaminas, anfetaminas y éxtasis, y que la cocaína pasó al organismo de la bebé por vía de amamantamiento. El juez calificó como "preocupante" que la madre, consumidora de drogas, sigue empecinada en amamantarla y que su marido "minimiza la situación".

El médico forense que la atendió dijo que por esta ingesta "puede llegar a haber secuelas neurológicas" y, que incluso pudo llegar a la muerte.

Estado de situación.

En Uruguay, los casos de niños por consumo de drogas son hechos que suceden con "poca frecuencia", informó a El País Amalia Laborde, directora Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT).

En general, los episodios son porque esas drogas "están disponibles" en el hogar. Los pequeños son "niños exploradores que se llevan a la boca lo que encuentran. Si encuentran cocaína en una mesa, prueban cocaína", comentó Laborde.

El Hospital Pediátrico del Pereira Rossell atendió en lo que va del año a 10 niños intoxicados por cannabis, según informó Gabriel Peluffo en junio a El Observador. Por año, llegan a recibir 20 casos. En estos casos, acceden a porros que quedan al alcance de bebés o niños y también restos de cannabis o directamente a la planta que hay en un hogar.

Los síntomas que sufren los niños "son similares" a los que tienen los adultos que consumen estas drogas", indicó la toxicóloga. Pero, en los casos graves, cuando hay ingesta de cocaína o pasta base, provocan convulsiones y hasta "un daño neurológico" que perturba su desarrollo

El último episodio de estas características registrado en Uruguay ocurrió en Artigas, a principios de mayo. La policía allanó una boca de venta y la madre de una beba contó que era consumidora de drogas. La niña, de un año y medio, sufrió convulsiones tras intoxicarse con cocaína que había en la mesa de luz, tras un "descuido" de su madre.

¿Afecta amamantar?

Uno de los temas que ayer llamó la atención sobre el caso de Punta del Este fue que la madre de la beba dijera en la sede judicial que desconocía que la droga se trasmite por vía de la lactancia.

Laura Tamamme, experta de la Asociación Argentina de Puericultura, indicó al canal TN de ese país que una niña "absorbe todo lo que pasa a través de la leche materna. Si pasan drogas, estropea su desarrollo".

Amalia Laborde, del CIAT uruguayo, indicó que "hay evidencia suficiente" de que afecta al niño.

En 2009, el Ministerio de Salud Pública divulgó una norma nacional de lactancia materna. Allí indican que el cannabis, la cocaína, feniciclidina, la heroína, LSD y alcohol en exceso son las "drogas de abuso social" que están "contraindicadas" para la lactancia materna.

El MSP divulgó una guía de orientación de lactancia que pide que se les provea a los bebés de madres consumidoras de cocaína de leche de fórmula "hasta los seis meses de edad".

También emiten advertencias para el embarazo. "Cualquier droga o medicamento puede potencialmente afectar al niño, sobre todo en el primer trimestre", señala.

Según esta guía, "el embarazo podría ser un momento muy adecuado para iniciar el tratamiento" contra una adicción, si es que la tiene.

La pastilla del abuelo.

Por año, el centro toxicológico del Hospital de Clínicas recibe más de 3.000 casos de niños por haber ingerido sustancias tóxicas. Los casos más frecuentes y más graves son por haber tomado medicamentos e insecticidas.

Ingieren desde pastillas que sus abuelos toman a diario por problemas cardiovasculares a aspirinas para el dolor de cabeza. En cuanto a los insecticidas, están los de uso común y hay algunos líquidos que se los llevan a la boca "los toman como si fuera un refresco", indicó Laborde.

Para estos casos, que llegan todos los días al CIAT, hay protocolos de actuación. Dependiendo del caso, se le puede lavar el estómago, se le da un antídoto, se le administra algún otro fármaco y se los interna.

El 9% de las madres consumió cocaína.

Una estudio realizado por el Hospital Pereira Rossell a 319 madres en 2014 reveló que el 9% de las entrevistadas consumió cocaína en el embarazo, un porcentaje que "se mantiene estable" desde 2010. Según el obstetra Gabriel González, uno de los cuatro especialistas que participaron en la investigación, la cocaína puede producir múltiples daños. Por ejemplo, aumenta el riesgo de enfermedades cerebrovasculares. Para Mario Moraes, neonatólogo, se ha observado que los casos de mortalidad infantil aumentaron en aquellas madres con mayor consumo.

"Riesgo 1" para niños afectados.

El bebé recién nacido expuesto a sustancias psicoactivas "debe considerarse un niño de riesgo", indicó en un informe la Cátedra de Neuropediatría del Hospital Pereira Rossell. Por tal motivo, debe ser clasificado en el Riesgo "1". Para los catedráticos, esto significa que el niño debe ser evaluado por un prestador de salud en las primeras 48 a 72 horas luego del alta hospitalaria. Si el episodio ocurre en Montevideo debe ser derivado, además, al Programa de seguimiento de niños de riesgo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)