VÁZQUEZ MARCÓ UN ANTES Y DESPUÉS

Barras de Peñarol tienen en su haber cerca de 60 delitos

“No son hinchas, sino delincuentes habituales y peligrosos”, según el club.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Comisión de Seguridad de Peñarol identificó a los cabecillas de seis grupos responsable de la violencia. Foto: A. Colmegna

Son 19 personas los cabecillas responsables de hechos de violencia asociados a la barrabrava de Peñarol. De ellos, siete murieron por sicariato o ajustes de cuenta y los 12 restantes tienen en su haber aproximadamente 60 tipos de delitos distintos. Fueron definidos por integrantes de la comisión de Seguridad de Peñarol como "delincuentes habituales y peligrosos, que han tenido capacidad de organizar pandillas".

La información sobre "el núcleo duro" de la barrabrava fue proporcionada a la Comisión Especial de Deporte del Senado —el pasado jueves 9— por el comisario mayor retirado César Inzaurralde, integrante de la Comisión de Seguridad de Peñarol presidida por el exministro de la Suprema Corte de Justicia Jorge Ruibal Pino.

Los 19 violentos identificados por Peñarol forman parte de 6 subgrupos "que han pujado por el poder". "Esto nos está hablando claramente de que el fenómeno no es Peñarol, sino la historia de violencia de estas personas que son delincuentes habituales y peligrosos, que han tenido capacidad de organizar pandillas", subrayó Inzaurralde en el Parlamento, tal como consta en la taquigráfica a la que accedió El País.

"Este grupo de riesgo tiene 6 subgrupos, 19 o 20 cabecillas. Hay una tendencia dentro de esos grupos, cuando caen las figuras o los actores de primer nivel, a ser sustituidos. En esta oportunidad, los cinco grupos que hemos atacado con el trabajo del Ministerio del Interior y de la Dirección General de Información e Inteligencia no han logrado realizar sus relevos por una cuestión de notoriedad y porque se sienten observados, y eso es parte de la peligrosidad de estos individuos", comentó Inzaurralde.

Asimismo afirmó que estas personas durante la semana "desarrollan su actividad criminal en distintos barrios a los que se trasladan con sus nombres y denominaciones". "Lo que ocurre en los distintos barrios con la comercialización de la droga, el hurto de vehículos, el hurto en fincas, la rapiña, tiene la característica —aunque parezca mentira— de que durante la semana puede asociarse un barrabrava de Peñarol con uno de Nacional o de Cerro para asolar un barrio", señaló Inzaurralde.

La táctica que usan estos violentos es "arrimarse" y tener influencia sobre los dirigentes, los contratistas o "cualquier otra persona que ande en la vuelta de un club".

¿Cuáles son los mecanismos qué utilizan para conseguirlos? Bastante sencillos: la amenaza y la extorsión, advirtió Inzaurralde. El mensaje es claro: "Me das una camiseta" o "Qué lindo reloj tenés". Con el correr del tiempo la práctica se va incrementando y esas personas "no saben detectar la problemática y cuando se quieren acordar se encuentran envueltos en redes de violencia e inseguridad". Desde la Comisión de Seguridad de Peñarol se alertó que pueden comenzar a surgir "emboscadas" y "desarrollarse nuevas forma de coacción y extorsión sobre los dirigentes, contratistas o jugadores".

Los integrantes de estas "pandillas" pueden llegar en un auto cero kilómetro de US$ 60.000. "El más gordo, el que está más arriba, gana más y el más flaquito —por decirlo de alguna manera—, gana menos. Esto es por plata así que el liderazgo se puede mantener de forma simbólica a través de la comercialización de una camiseta o el privilegio de una entrada, pero también tienen una economía clandestina que distribuye su dinero en función de qué posición se ocupa", explicó Inzaurralde en el Parlamento.

Por debajo de estos cabecillas identificados como responsables de la violencia en Peñarol, hay aproximadamente unas 400 personas, que en su mayoría ya están fotografiadas.

"Indeseables".

Este problema que tiene Peñarol, puede llegar a ser de todos los clubes, advirtió Ruibal Pino en el Parlamento. "Cuando no los dejen entrar en Peñarol y en Nacional, se van a buscar otro medio de ingreso. De modo que en esto nosotros exigimos que se haga un tratamiento colectivo del problema", remarcó.

"En principio, estos indeseables fueron considerados como barrabravas de Peñarol y, en realidad, no lo son, como de ningún otro equipo. Simplemente, son gente que colectivamente ha decidido negociar en eventos deportivos, como lo es el fútbol. Mañana o quizás hoy puede ser el básquetbol, luego puede ser el Carnaval", dijo el presidente de la Comisión de Seguridad de Peñarol.

Ruibal Pino agregó que "donde haya una reunión de gente para determinado espectáculo" puede ser atractivo para el "caudal de negocios" de este tipo de violentos, que según dejó en claro "no son hinchas de Peñarol". "Ya sea el peaje para ir al baño, venta de drogas, peaje para vender, peaje en los estacionamientos. De modo que todo lo que ustedes puedan considerar y lo que no, está manejado organizativamente por esta serie de personas que, naturalmente, no son hinchas de Peñarol, sino que simplemente van por su bolsillo y con medios violentos", subrayó.

Peñarol está realizando un trabajo de inteligencia mediante la observación de las redes sociales, lo que según Ruibal Pino sirvió para combatir a violentos. "El resultado va siendo favorable. Este tema no se va a terminar mañana, sino que es a largo plazo, por lo que hay que ir de a poco (...) judicializando e impidiendo la entrada a quienes no deben entrar", concluyó Ruibal Pino.

"No cedemos al chantaje".

"En el Club Atlético Peñarol: no se negocia; no se cede al chantaje; no se cede a la amenaza, y se asumen los riesgos que eso significa", aseguró en el Parlamento César Inzaurralde, integrante de la Comisión de Seguridad de Peñarol.

Según dijo, esta posición compartida por todo el consejo directivo de Peñarol, aún sabiendo los costos enormes que puede llegar a tener en el futuro cuando se incremente la lista de personas inhabilitadas para ingresar al estadio Campeón del Siglo o a cualquier espectáculo público. "Sería deseable que no ingresaran a ningún espectáculo público porque estas personas migran, cambian de actividad, viven del delito, y como dije, son peligrosos y son delincuentes habituales", puntualizó Inzaurralde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)