Anoche reinaba la tranquilidad mientras miraban fútbol

En el bar que sirvió de "oficina", los parroquianos "nunca vieron nada"

El bar Bica era el lugar elegido como punto de contacto por los secuestradores. Allí, se encontraron más de una vez, según consta en el auto de procesamiento, donde es mencionado en dos oportunidades.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trasladaron a Milvana, la Policía los tiroteó pero escaparon. Foto: M. Bonjour

Uno de los encuentros fue el lunes 15, cuando Leone se reunió con su cuñado y le dio US$ 20.000 del pago del rescate recibido por Milvana para que se fuera "a Buenos Aires".

El martes pasado, cuando los delincuentes sabían que ya todo estaba perdido, Leone levantó en dicho bar a Lepere, quien horas antes había dejado libre a Milvana y había escapado a duras penas de la persecución policial.

Anoche, en el bar ubicado en Malvín, la noticia se recibió con sorpresa pero no conmovió a los parroquianos.

Es de los bares de antes, donde todo parece viejo: las paredes, el mobiliario, la parrilla. Solo un televisor de 42 pulgadas denota algo de modernidad dentro del local. Cinco de los siete parroquianos miraban el partido entre Perú y Venezuela por la Copa América. Los otros dos, apenas se percataron de la presencia del cronista de El País, enfrascados en una conversación sobre letras de tangos. Detrás del mostrador, la parrilla estaba prendida pero vacía. El parrillero estaba sentado con los clientes tomando un refresco. El resto, tomaba whisky. "¿Conocen a Pedro Leone?", interrogó el cronista. Leone es uno de los líderes de la banda que permanece prófugo. "Con ese nombre acá no conocemos a nadie", contestó uno de los parroquianos.

Él, como los restantes cuatro que estaban en una mesa contra la ventana del bar, negaron en todo momento que allí se haya juntado la banda que secuestro a Milvana Salomone durante casi un mes.

"Está bien orientada la Policía", ironizó uno de los clientes entre risas.

"Este es un bar de gente bien. Acá no pasan esas cosas", dijo uno de los clientes, defendiendo el local y despidiendo al cronista.

SABER MÁS

DELITOS Y UN MENSAJE INOPORTUNO


Procesados.


Gustavo Lepere (43 años, peligroso delincuente), O.S.F. (39 años, changas en construcción) y A.E.R.A. (23 años, peón) fueron procesados por el delito se secuestro. A.M.L. (jubilado de 73 años) fue a prisión por encubrimiento y M.C.F.C. (jubilado de 72 años) marchó a prisión por el delito de receptación.

Celular.

Los dos secuestradores de Milvana no se percataron que la médica tenía su celular consigo. Fue el sonido de un mensaje entrante el que los alertó, por lo que la obligaron a apagarlo. De no haberlo hecho, mediante un seguimiento por GPS la Policía podría haber detectado rápidamente la casa donde fue recluida la doctora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)