VIOLENCIA EN EL DEPORTE

La bandera robada entró al Parque Central por empleados

Dos integrantes de la seguridad de Nacional acordaron desplegar bandera de Peñarol, según Fiscalía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Banderas incautadas. Foto: Unicom

La jueza penal Dolores Sánchez procesó ayer a un integrante de la seguridad del Club Nacional de Football por desplegar, durante el partido que los tricolores jugaron contra Lanús en el Parque Central, una bandera robada de Peñarol. Mientras tanto, la Dirección de Inteligencia Policial, que investiga incidentes en el fútbol, monitorea unas banderas de Nacional que fueron extendidas por la hinchada de Peñarol en partidos jugados en el exterior.

El empleado tricolor procesado ayer sin prisión por un delito de receptación declaró en el Juzgado: "Elegí llevar esa bandera de Peñarol (tenía otras 32 en su casa) al partido con Lanús porque era la más conocida, porque tenía prestigio en la Tribuna de Peñarol".

Según consta en el pedido de procesamiento de la fiscal Mónica Ferrero, el integrante de la seguridad de Nacional formaba parte de un grupo de WhatsApp junto con otros tres detenidos. Antes del partido jugado el martes 23, otro integrante de la seguridad del club tricolor habló con el procesado para que desplegara la bandera de Peñarol en la tribuna Abdón Porte. "(Ello) revela que para el ingreso de la misma y luego en su egreso del estadio, cooperó más de una persona, quedando en evidencia que el acusado sabía lo que estaba haciendo y que si su intención primaria luego de los trágicos hechos de Santa Lucía (el asesinato de un hincha de Peñarol) era como manifestó evitar provocaciones, debió desprenderse antes de las referidas banderas (más de 30) y no continuar con el acopio de las mismas", señala Ferrero.

El procesado testificó que desplegó la bandera robada a un hincha de Peñarol sabiendo que podía generar un incidente violento, y señaló que lo hizo porque lo motivó una provocación anterior realizada por barras aurinegros.

Sanciones.

El presidente de Nacional, José Luis Rodríguez, negó en el Juzgado penal que las banderas de Peñarol incautadas en la casa del hincha procesado hubiesen estado meses antes en el sótano de la sede tricolor.

Agregó que desconocía que esas banderas estuvieran en la casa de uno de los integrantes de la seguridad de Nacional, quien se desempeña como contratado eventual del club.

Rodríguez destacó que cualquier hecho que signifique generar violencia en el deporte, sea de un hincha o de empleado, es tratado en la Directiva del Club Nacional y sancionado con medidas ejemplarizantes, según consta en el pedido de procesamiento de la fiscal Ferrero. "El tema de la bandera desplegada el día 23 de mayo de 2017 ya fue tratado por la Comisión Directiva, la que resolvió mirar las cámaras de seguridad, requerir un informe a los jefes de seguridad del Club, y una vez que se identifique a los responsables de los mismos, serán despedidos por notoria mala conducta. Si son socios serán borrados de los padrones sociales, tengan la categoría que tengan", declaró Rodríguez.

La bandera de Peñarol robada tenía 20 metros de largo, con la inscripción: "Club Atlético Peñarol Una Pasión Sin Límite". Dicha bandera fue sustraída del patio de la casa de un hincha de Peñarol. El parcial aurinegro declaró que la había colgado porque la había lavado momentos antes.

Al notar que no estaba, salió a mirar y observó a un individuo, con un casco, corriendo por la vereda con la bandera debajo del brazo en dirección a una moto.

El hincha aurinegro intentó impedir el hurto. El ladrón extrajo un arma y le dijo que se corriera o le tiraba. En ese momento, salió a la vereda la esposa del hincha de Peñarol y le dijo que dejara quieto al ladrón. Luego la mujer llamó a la Policía.

En el juzgado, el aficionado aurinegro dijo que no sabía que su bandera había sido desplegada en el partido Nacional-Lanús. Entre las banderas aurinegras incautadas por la Policía en la casa del hincha tricolor procesado, se encontraba una que se había caído de una tribuna y luego fue sustraída por otro aficionado albo.

Problemas de hinchadas y "trapos" robados.

En un grupo de WhatsApp, integrantes de la seguridad de Nacional intercambiaron mensajes: "¿Apuntaron (te acusaron) para vos por el trapo (bandera)?" El hoy procesado respondió: "Sí. Ya estoy identificado parece. Me ven las cámaras cuando la saco del bolso". El acusado tenía otras 32 banderas de Peñarol en su casa. A la Policía dijo que, antes, las banderas estuvieron en el sótano de la sede tricolor. Luego cambió su versión ante la Justicia. "Calculo que eran robadas", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)