INSEGURIDAD

Bandas esconden armas en cada barrio

Delincuentes utilizan casas de vecinos para ocultarlas armas y después las usan en rapiñas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Patrullero. Foto: Archivo EL PAÍS

En cada barrio de Montevideo, delincuentes tienen su depósito de armas, dijo a El País una fuente policial. En la mayoría de los casos esas armas son guardadas en casas de familias vecinas con el propósito de que no sean encontradas en caso de un eventual allanamiento de la Policía.

En un expediente del Juzgado Letrado de 19° Turno sobre el homicidio de Richard Luján consta que "el Vitito", "el Yorka" y "el Negro Paolo" —sus imágenes fueron difundidas por los canales de televisión en febrero de 2015— tirotearon a móviles policiales desde azoteas con ametralladoras.

Un testigo relató en dicha sede que los delincuentes parapetados en las azoteas "esperaban a los Alvariza (otros narcos de Cerro Norte)". Las armas de los tres delincuentes —una ametralladora FAL de origen argentino, pistolas 9 milímetros y con cargadores artesanales para disparar como si fueran subfusiles— eran guardadas por una mujer que vivía en el Cerro Norte.

Las armas guardadas en los "berretines" (depósitos clandestinos) ubicados en los barrios luego son utilizadas en rapiñas a supermercados y a peatones, agregó la fuente. Muchas de esas armas en poder de rapiñeros son hurtadas en casas de familia, a policías, soldados y a armerías.

Gran parte de ese arsenal robado terminan en las "bocas" de drogas. Los adictos a la pasta base las cambian por droga y los dueños de las "bocas" se las quedan para su defensa. En varios barrios de Montevideo, la Policía detectó el accionar de sujetos que, en la yerga del submundo, se denominan "mexicanos" porque tratan de apoderarse por la fuerza de las drogas que se venden en las "bocas".

Los ajustes de cuentas entre los delincuentes son la principal causa de muerte en Uruguay. En 2015 ocurrieron 286 homicidios, de los cuales 170 en Montevideo y 119 en el interior. En la capital, el 46% de los asesinatos corresponden a ajustes de cuentas o conflictos entre criminales; el 21% a violencia familiar y un 9% a muertes violentas sucedidas en el marco de rapiñas o hurtos, según cifras difundidas por el Ministerio del Interior.

En el interior, el 23% de las muertes violentas fueron por ajustes de cuentas; el 15% por violencia familiar y un 31% durante asaltos o robos.

Según datos estadísticos del Ministerio del Interior, año a año crece el uso de las armas de fuego en los homicidios de todo el país.

En 2011, las armas de fuego en los asesinatos representaban el 49%, mientras que otros medios eran el 51%. Mientras que en 2015 las armas de fuego se utilizaron para cometer el 67% —récord del período medido— mientras que el uso de otros tipos de armas es de un 33%, informó la cartera.

Miedo.

El juez especializado en Crimen Organizado, Néstor Valetti consideró que en Uruguay hay una legislación "demasiado abierta" sobre la forma de adquirir armas.

"Hace poco no había legislación sobre el tema. En el mercado se pueden adquirir armas de grueso calibre", dijo el magistrado penal.

Según el magistrado, es necesario limitar la cantidad de armas que puede poseer una persona y que no se pueda vender cualquier tipo de armas a particulares.

Aunque reconoció que la normativa vigente restringió la venta de armas, Valetti subrayó que en Uruguay se puede comprar legalmente armamento poderoso como pistolas Glock calibre 9 milímetros o fusil calibre 2.23.

"Hay demasiadas armas en el mercado externo y en el interno. Las organizaciones criminales no respetan las fronteras y se ayudan mutuamente", advirtió el juez.

La jueza de Adolescentes, Aida Vera Barreto dijo a El País que los menores están más violentos porque antes rapiñaban con pistolas de juguete y ahora con armas verdaderas.

"En ese sentido están más peligrosos que el pasado. En muchos casos utilizan pistolas calibre 9 milímetros", dijo la jueza.

Asalto con escopeta recortada

- El jueves 12, tres delincuentes asaltaron a una panadería en Acrópolis y Novara (Jardines del Hipódromo). Un policía, que se encontraba comprando en el comercio, repelió la rapiña. Uno de los asaltantes, que portaba una escopeta recortada fue muerto por el policía. Los otros dos delincuentes llevaban revólveres calibre 38.

- El miércoles 11, un delincuente y un menor intentaron tomar de rehén a una niña de ocho años tras copar una casa en Santiago de Anca y Dalmiro Costa. Tras verse rodeados por policías, los dos delincuentes golpearon a la madre cuando se liberó la niña. Se tirotearon con la Policía. El adulto fue abatido y el menor capturado por efectivos.

- "Ya no se usa más las armas blancas en robos o rapiñas", fue el comentario de un viejo policía de Montevideo. Muy a menudo los policías incautan armas de delincuentes. El sábado 7, efectivos de la Zona III detuvieron a un barra brava de Peñarol conocido como "el Damián". En dos allanamientos vinculados con esa persona se incautaron cuatro armas potentes, una de ellas una imitación de una ametralladora AK47, informó la Policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)