EL DESTINO DE LAS BANCAS EN EL PARLAMENTO

¿La banca es del legislador o del partido? La Corte no decide

Organismo de contralor declina competencia y parlamentarios deben definir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La ida de Gonzalo Mujica del FA lo dejó en problemas. Foto: Darwin Borrelli

¿A quién pertenece una banca? ¿Al legislador o al partido que representa? Es una situación política de difícil resolución. Sobre todo cuando una banca hace la diferencia entre tener la mayoría o perderla, con las consecuencias políticas que ello conlleva. En el presente es un problema al que se ha visto enfrentado el Frente Amplio.

Desde 1921 hasta hoy 40 legisladores abandonaron su partido, muchos de los cuales conservaron la banca.

En 2004, el senador Jorge Saravia dejó el Partido Nacional y se fue al Frente Amplio, al sector del entonces candidato presidencial José Mujica. En noviembre de ese año resultó electo senador. Pero poco a poco comenzó a distanciarse del Frente Amplio hasta que en 2011 dejó la bancada oficialista y retornó al Partido Nacional. El FA, que tenía mayoría de dos senadores, 17 contra 14 de la oposición, si bien bajó a 16 mantuvo la mayoría por un voto.

En 2010, el diputado Gonzalo Mujica accedió a una banca en la Cámara de Representantes por el Frente Amplio. En 2015 volvió a ser electo, pero esta vez en una bancada oficialista de 50 miembros, es decir con mayoría justa. En octubre de 2016 Mujica le causó un dolor de cabeza tremendo al oficialismo, al declararse independiente. El Frente Amplio perdió la mayoría en Diputados y se le ha hecho cuesta arriba aprobar determinadas leyes o bloquear investigaciones sobre su gestión.

Por estos dos ejemplos y para aclarar las cosas, en la bancada frenteamplista se pretende determinar a quién pertenece una banca, si al legislador o al partido. Si fuera este último caso, si un legislador abandona al partido debería dejar la banca y no afectar al oficialismo.

Esta fue una de las consultas que la comisión especial de partidos políticos le hizo a la Corte Electoral, pero no obtuvo una solución.

Sin competencias.

El presidente de la corporación, José Arocena, explicó tras participar en la última reunión de la comisión, que el organismo dejó un documento que plantea hasta dónde llegan las competencias de la Corte Electoral. "Las competencias llegan hasta la proclamación de los candidatos, la elección, la asignación de bancas y la proclamación. Pero ahí termina", dijo.

Según indicó Arocena en la reunión de la comisión en estos casos "puede haber opiniones distintas entre los miembros de la Corte, pero aclaro que como corporación la Corte no tiene competencias. Son temas de índole legislativa definir si la banca pertenece a la persona o al partido. Eso es posterior a la proclamación de un legislador", insistió.

"El problema es si la persona electa o el partido predomina sobre el otro. ¿Es un problema legal o constitucional, o ambos?", se preguntó.

Arocena reiteró que la Corte "no toma postura porque no tiene competencias constitucionales. Lo que pasa después de la proclamación es asunto de la trayectoria legislativa del candidato y de la relación con su partido".

Preguntado por los senadores, Arocena dijo que la Corte "no hace ninguna recomendación. En todo caso es un problema del constituyente. ¿Es solo legal o hay que tocar algunos aspectos de la Constitución? Esa es la discusión que deben dar los legisladores".

El senador frenteamplista Enrique Pintado, presidente de la comisión especial del Senado, compartió el criterio de que la Corte "nunca intervino en la definición de a quién pertenece una banca". "Eso es algo que debemos definir los legisladores, determinando si es de rango constitucional o legal. Es decir si debemos interpretar un vacío que puede haber en la Constitución o por medio de la reforma constitucional", explicó.

"El Parlamento puede interpretar la Constitución. Hay quienes sostienen una tesis y quienes sostienen otra. Eso es lo que debemos discutir", insistió Pintado.

La comisión viene trabajando desde hace aproximadamente un año con la intención de proponer un proyecto de ley, en lo posible de consenso, sobre distintos aspectos de los partidos como la financiación o la transparencia.

"La Constitución no dice de quién es la banca".

El politólogo Óscar Bottinelli comentó a El País que con el alejamiento de Gonzalo Mujica del Frente Amplio es la segunda vez que en la historia moderna del país un partido pierde la mayoría parlamentaria, ya que "en el período 1959-1963 el Partido Nacional, con 51 diputados, se quedó sin dos y con ello perdió la mayoría parlamentaria en la Cámara Baja". Asimismo, el senador Jorge Saravia que se fue con el Frente pero luego volvió al Partido Nacional, expuso a El País que "la Constitución no dice en ningún lado que la banca es de un partido ni que uno es electo por un partido determinado, sino por la ciudadanía".

EL cambio de partido "degrada la democracia".

"El cambio de partido de los parlamentarios, cuando se produce en forma masiva y persistente, es un elemento de degradación de la democracia y demoledor de la democracia de partidos", sentenció el politólogo Óscar Bottinelli en una columna escrita para El Observador en noviembre de 2016. Y agregó que "desde 1916 (con la obvia interrupción del período militar), el fenómeno de cambio de bancas de los parlamentarios ha sido muy limitado, aunque creciente a partir de la restauración democrática". Bottinelli indicó que en un siglo han abandonado el lema por el cual fueron elegidos "40 parlamentarios; solamente dos renunciaron a la banca y 38 la han mantenido".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)