PANAMERICANO DE ENDURO EN URUGUAY

El balneario esteño vivió masiva fiesta ecuestre

Decenas de jinetes de seis países y miles de asistentes participaron en el Panamericano de Enduro.

Panamericano de Enduro en Punta del Este. Foto:Ricardo Figueredo
Panamericano de Enduro en Punta del Este. Foto:Ricardo Figueredo

Más de 7.000 personas llegaron a Punta del Este para tomar parte y presenciar la última jornada del Panamericano de Enduro Ecuestre. Los jinetes uruguayos fueron los más destacados entre los seis países participantes.

La competencia puso ayer el broche de oro a una intensa semana de pruebas.

El mal tiempo reinante entre el miércoles y el viernes constituyó todo un desafío para competidores y animales que debieron enfrentar un complicado escenario bajo lluvia.

Durante esta semana la zona rural de la capital fernandina, en las inmediaciones de Punta Ballena, fue escenario de un gran movimiento protagonizado por los equipos que llegaron desde diversos puntos del continente americano.

Las pruebas largaban desde la flamante sede de la Asociación Uruguaya de Enduro Ecuestre, que cuenta con toda la infraestructura requerida para una competencia internacional de esta naturaleza, y luego los caballos y jinetes siguieron por los caminos rurales.

Del campeonato participaron competidores provenientes de Argentina, Brasil, Chile, Guatemala y Ecuador, además de Uruguay.

Los jinetes compatriotas se impusieron tanto en la categoría juvenil como en la mayor dejando en claro su condición de local y de potencia mundial en la especialidad.

En la especialidad de enduro ecuestre se compite tanto de forma individual como por equipos. Uruguay ganó la medalla de oro en mayores y por equipos. En juveniles también ganó la medalla de oro individual y el bronce por equipos.

La competencia culminó ayer con una prueba abierta de 160 kilómetros de la que participaron 120 caballos. En las pruebas del Panamericano compitieron 45 equinos.

El desafío de organizar una competencia como la cumplida hasta la víspera fue sorteado con éxito tanto para organizadores como para los protagonistas.

"Organizar una competencia como un Panamericano no es fácil porque hay que traer muchos jueces y veterinarios del exterior. También intervienen veterinarios compatriotas", explicó Héber Viana, titular de la Asociación Uruguaya de Enduro Ecuestre.

La prueba del enduro, a diferencia de otras competencias de largo aliento, toma en cuenta la salud del equino en todo momento de la prueba. Cada 30 o 40 kilómetros de recorrido el animal es sometido a pruebas para evaluar su condición.

En las carreras de este sábado, que fueron muy fuertes, fue retirado el 40 por ciento de los animales que participaron de la prueba abierta.

Caballos árabes son los ideales.

La Asociación Uruguaya de Enduro Ecuestre tiene más de 400 socios y alrededor de 600 jinetes participan en las competencias. El caballo árabe es, por excelencia, el ideal para este tipo de prueba tanto por su resistencia como por su capacidad para refrescarse. Las pruebas tienen diferentes distancias: la máxima, de 160 kilómetros, se divide en cinco etapas para procurar descanso al caballo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)