LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Ay Abdala...

El dirigente sindical comunista Marcelo Abdala fue coprotagonista hace algunos días del programa "Domingos con Maduro", un engendro en el que el desvariado presidente habla durante horas por TV mientras su nación se debate entre la violencia, el hambre, la hiperinflación y la falta de libertad.

Con su puño cerrado en alto y desbordando de chavismo, Abdala dijo a Maduro que el pueblo uruguayo y el movimiento obrero, cuya representación se atribuyó, son "solidarios" y ven con "cariño" a la revolución bolivariana. A su regreso a Uruguay, Abdala aseguró que en Venezuela nunca se disolvió el Parlamento y que en las calles hay total normalidad. "Hay un clima de trabajo, con la gente haciendo sus compras y yendo a trabajar", sostuvo con fervor bolivariano que no le permitió ver ni las manifestaciones opositoras que diariamente son ferozmente reprimidas por el régimen, ni el hambre, ni la escasez de los insumos más básicos que padecen sus compañeros trabajadores, ni la hiperinflación galopante que licúa sin parar los ingresos de los asalariados. Tampoco se enteró que hay presos políticos y que, quien manifiesta contra el gobierno —como Abdala y el Pit-Cnt pueden hacer en Uruguay— marcha tras las rejas.

Para Abdala, la Venezuela de Chávez y Maduro, como la Cuba de Fidel y Raúl, son los modelos a seguir. Son sistemas de gobierno ejemplares que sufren "una operación de la derecha continental y del imperialismo".

¿A alguien puede extrañarle? No debería. Este Abdala es el mismo que, durante la megafiesta de Ancap que hoy es investigada en la Justicia piropeó a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. "Si me permite tutearla, es mucho más bonita que cuando se la ve por televisión", le dijo, salamero, antes de elogiar la visión de la mandataria —hoy procesada en varias causas— sobre la integración latinoamericana y su combate a la derecha y el gran capital. También aquella vez Abdala habló en nombre del pueblo uruguayo cuando elogió a la mandataria argentina, para quien solicitó públicamente las llaves de Montevideo.

Este Abdala es el mismo que en 2016 dijo que la inseguridad pública era responsabilidad de "esta sociedad capitalista enfermiza".

Este Abdala es el padre del famoso Plan de Vivienda Sindical, también investigado por la Justicia. Cuando su criatura se vio envuelta en un escándalo de proporciones, tomó distancia del plan. No obstante, ha sido denunciado ante la Justicia Penal por el abogado de una empresa española que dice haber sido estafada por este programa del Pit-Cnt.

Este Abdala es el mismo que dirige un gremio que cada vez tiene menos trabajadores, porque cada vez hay menos industria metalúrgica en Uruguay. Y no pocas empresas se han marchado hastiadas del acoso que Abdala y sus muchachos hacen de las empresas, que terminan haciendo números, pagando todo y bajando sus cortinas.

Si este es uno de los hombres que manda en el Pit-Cnt, ¿hacia dónde creemos que nos quiere llevar la central sindical con su mundo de asambleas constantes, paros, huelgas, piquetes y combate a la inversión, el capital, el empresariado y la cultura del trabajo? ¿Es hacia allí que los uruguayos queremos ir? Deberíamos pensarlo. Y actuar en consecuencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)