UN BIMOTOR DE GRAN CAPACIDAD

Avión con matrícula uruguaya traficaba drogas hacia Argentina

Llevaba 450 kilos de marihuana paraguaya; la Policía lo tiroteó desde tierra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: @PatoBullrich

Un avión bimotor Piper PA-23-35, matriculado como CX-BDR de Uruguay, color celeste y blanco fue detenido en la localidad bonaerense de San Antonio de Areco con 450 kilos de marihuana procedente de Paraguay, según informó en la tarde de ayer la ministra de Seguridad de Argetina, Patricia Bullrich.

La Gendarmería argentina sabía que se produciría un aterrizaje en una pista clandestina. Una vez en tierra, comenzó la descarga de la droga. Los uniformados intentaron frenar la operación pero recibieron una lluvia de disparos.

Durante el operativo, algunos tiros hicieron impacto en la aeronave, pero logró despegar. Fue localizada en un descampado en San Andrés de Giles, a 30 kilómetros del lugar. El piloto huyó.

Los gendarmes detuvieron a seis personas, cinco paraguayos y un argentino, según informó ayer La Nación.

La avioneta fue detectada por los radares de la Fuerza Aérea argentina que funcionan en el Centro de Operaciones Aeroespaciales (Coae) en la localidad de Merlo.

Ayer, El País supo que desde la semana pasada la Fuerza Aérea Uruguaya tiene instalado un radar móvil en la zona de Fray Bentos. El equipo ofrece una cobertura del espacio aéreo de 300 millas. Consultado sobre si hubo colaboración uruguaya en el operativo, el vocero de la fuerza uruguaya, Gerardo Tajes, prefirió no hacer comentarios.

El empresario Carlos Suveges, el último propietario uruguayo del avión detenido, dijo ayer a El País que hace un año y medio vendió la aeronave a "un argentino" que pagó US$ 60.000 por ella. Consultado por El País sobre la identidad del comprador, el empresario se negó a revelar su nombre por orden de su abogado, según dijo.

Avión.

Se trata de un modelo del año 1965 con capacidad para transportar a seis pasajeros y dos pilotos o una carga de 500 kilos. Tiene una autonomía de 4,5 horas, vuela a una altura de 10.000 pies y a una velocidad de 300 kilómetros por hora. Una de las características que lo hacen más interesante para los vuelos clandestinos es que opera en pistas cortas.

En Estados Unidos puede costar unos US$ 20.000. Si se lo adquiere sin uso podría costar hasta US$ 1.5 millones. Suveges dijo que cuando lo vendió tenía 1850 horas "desde nuevo".

"Compran acá porque es más cerca y menos riesgoso. Si compran en Estados Unidos y lo sacan, hay que nacionalizarlo, importarlo y pagar inspectores de aviación civil para que vayan a revisarlo allá. Les costó el triple pero con la plata que manejan no tienen problemas", dijo Suveges. "Es como si fuera un auto, yo lo vendo y usted hace lo que quiere con él. La compraventa está inscripta en el registro de aeronaves de la Dinacia. Me desvinculé del avión y el piloto cuando vendí".

Taxi.

Suveges abrió una empresa de taxi aéreo en el año 1968 y la cerró en 1985. En 1998, volvió al mercado hasta 2015, cuando vendió el Piper. Le quedan dos aviones que están "para chatarra". "Siento mucho dolor, esta gente viene a ensuciar a los pilotos y empresarios. Vendimos y cerramos la empresa. Trabajando honestamente no da para afrontar los costos", dijo.

Habilitados a derribar

El presidente de Argentina, Mauricio Macri resolvió por decreto de enero del 2016 habilitar el derribo de aviones civiles hostiles, una norma que no existe en Uruguay. El decreto presidencial indica que se le deben enviar dos advertencias y que de no acatar la orden, un avión de la Fuerza Aérea podrá disparar sobre la aeronave.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)