mapa interactivo

Avenidas con riesgo de rapiñas

En ocho avenidas de Montevideo ocurrieron entre 700 y 900 rapiñas en el período que va desde enero de 2011 al 10 de junio de 2015, según datos del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior brindados en el Parlamento el martes 18.

El informe, que fue presentado en la Comisión de Seguridad Pública y Convivencia Ciudadana por el director del Observatorio, Javier Donnángelo, señala que en las principales avenidas de Montevideo tuvo lugar el 20% de las rapiñas efectuadas en los últimos cuatro años.

Las avenidas donde se concentraron entre 706 y 884 rapiñas son: General Flores, José Belloni, Camino Maldonado, 8 de Octubre, José Batlle y Ordóñez, San Martín, Camino Carrasco y Avenida Italia. En las restantes avenidas de Montevideo ocurrieron entre 350 y 689 atracos a mano armada.

En un power point presentado a los legisladores, Donnángelo afirmó que en Malvín Norte hay "cinco puntos calientes" donde se concentra una gran cantidad de rapiñas. Esas intersecciones de calles son Mallorca y Pirán; Iguá y Mataojo; Iguá e Hipólito Irigoyen; Camino Carrasco y Oncativo, y Camino Carrasco y Juan Agazzi.

Según Donnángelo, este tipo de informaciones permite a la Policía desplegar acciones preventivas y represivas con mayor eficacia.

Más asaltos.

El Observatorio señala que, en todo el país y en el período que va del 1° de enero al 5 de agosto de 2015, se denunciaron 12.546 rapiñas: un aumento de 3.3% en comparación con el mismo período de 2014. Sin embargo, las rapiñas a los motociclistas se incrementaron en un 27.2% (1.502) y a los automovilistas en un 24.6% (522). En tanto, bajaron un 10.7% (268) las rapiñas a las casas de familia.

En Uruguay, hay 10 veces más probabilidades de ser rapiñado si se anda caminando que en auto.

Entre el 1° de enero y el 5 de agosto de este año, ocurrieron 5.383 atracos a transeúntes, mientras que los automovilistas sufrieron 522 asaltos. En cambio, las rapiñas a ómnibus —el Ministerio del Interior instrumentó el programa "Bus Seguro"— bajaron 64.5% (146) de un año a otro.

Según Donnángelo, las rapiñas que tienen como víctimas a motociclistas aparecen como las "más riesgosas" en la actualidad; le siguen las que tienen como víctimas a repartidores y, en tercer lugar, las que tienen como damnificados a comerciantes.

La tasa de mortalidad de las rapiñas está asociada a dos factores: en primer lugar, el tipo de armas que intervienen en las rapiñas y en segundo lugar, si las víctimas se resisten o no.

En los asaltos donde intervienen armas de fuego, la mortalidad es entre cuatro y seis veces superior a la de las rapiñas que se realizan utilizando otra clase de armas (cuchillos o de otro tipo), señalan los datos presentados por Donnángelo.

En tanto, las víctimas que se resisten tienen una probabilidad mayor de ser lesionadas e, inclusive, de morir durante una rapiña, que aquellas que no presentan una resistencia activa. A su vez, señaló el experto, la resistencia está condicionada o determinada por dos factores principales que son la edad y el sexo de la víctima.

"Esto es, las personas más jóvenes tienden a ofrecer más resistencia que las de más edad, y los hombres tienden a resistir mucho más que las mujeres", dijo Donnángelo en la comisión del Senado.

Enseguida agregó: "Eso es lo que explica por qué los motociclistas y los repartidores tienen una tasa de mortalidad por rapiña más elevada que otras víctimas. En su mayoría, los motociclistas son hombres jóvenes. En las rapiñas que van dirigidas contra motociclistas, en su gran mayoría se usan armas de fuego. Otro tanto es posible afirmar de los repartidores".

Según los datos del Observatorio de Violencia, entre el 1° de enero y el 15 de julio de 2015, ocurrieron 1.368 rapiñas contra motociclistas. Siete de ellas finalizaron en muertes.

No denuncia.

En la sesión de la comisión, el senador Bordaberry dijo que el informe señalaba que, en Montevideo, entre 2013 y 2014, se registraron 30.963 denuncias y de ese total hubo 1.135 procesamientos por rapiña. "Estos datos representan las denuncias de rapiñas esclarecidas —de 31.000 aproximadamente, 1.100 fueron esclarecidas—, y supongo que de esta información se puede concluir cuál es la eficacia policial", dijo en alusión a la baja tasa de aclaración de delitos.

Donnángelo explicó a Bordaberry que la tasa de no denuncia en materia de rapiñas se sitúa en el entorno del 50%. "Parece una cifra elevada pero no difiere de manera significativa de otros países como Estados Unidos y Canadá", señaló el sociólogo.

También dijo que "hay que señalar que el 50% que no se denuncia es muy diferente al otro 50% que sí se denuncia". Explicó que, a través de las encuestas de victimización, se ha estudiado el perfil de los delitos que no se denuncian y se ha encontrado sistemáticamente, en todos los países del mundo, que estos son mucho más leves que los otros. "Es decir, las pérdidas materiales son menores y la presencia de lesionados es más rara en los delitos que no se denuncian a la Policía", dijo.

Donnángelo

El martes 18, en la sesión de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, el director del Observatorio de Violencia y Criminalidad, Javier Donnángelo reconoció que "hay una tendencia" en Uruguay a que se aclaren cada vez menos asesinatos. "En los últimos tres años hay una disminución del porcentaje de homicidios aclarados con relación al total de casos. No es una tendencia única del Uruguay, sino que se verifica en muchos otros países también, sin ir más lejos, en Estados Unidos", afirmó el experto.

Si no puede ver el mapa haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)