PROBLEMA INSOLUBlE

Aún hay perros en Etchepare y aseguran que hubo ataques

Sostienen que son de la jauría que mató el año pasado; K9 fue a buscarlos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guardia Republicana y ASSE no logran atrapar a la jauría de perros. Foto: F. Flores

A más de un año y medio de que un grupo de perros matara a un paciente en la Colonia Etchepare, el problema aún no pudo solucionarse. "La jauría original sigue suelta, ya mordieron a un guardia y a un cocinero", según denunciaron a El País integrantes del sindicato.

La Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) confirmó la existencia de canes dentro del predio y dijo que estos suelen "ladrar por las noches". También se aseguró que se siguen haciendo intentos para atraparlos.

Luego de que sacaran casi 100 perros de los campos de las colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi con la ayuda de varias ONG que protegen a los animales, el problema no ha podido solucionarse. El K9, la brigada de perros policías de la Guardia Republicana, fue el viernes a buscar los canes salvajes. No tuvieron éxito, no pudieron atrapar ni uno.

Los funcionarios calculan que son unos diez los perros que siguen sueltos dentro del predio, y los reconocen como integrantes de la jauría que el 25 de marzo de 2015 atacó a las 19 horas al paciente de la Etchepare, Carlos Grecco, ocasionándole múltiples heridas que le causaron, a las 22 horas del mismo día, la muerte.

"Lo que pasa es que nunca pudieron con la jauría que mató al paciente. Se llevaron a todos los demás perros, menos a estos", contó a El País la dirigente del sindicato de la Etchepare, Mary Gesto.

La líder gremial añadió que "esa jauría tiene hambre y por eso hace unos cuantos días que arrancó a salir del monte", para acercarse a donde están alojados los pacientes. Y añadió que "han mordido funcionarios de la guardia y de la cocina" del hospital psiquiátrico.

El director de Salud Mental de ASSE, Horacio Porciúncula, reconoció a El País que sigue habiendo perros en los predios de las colonias y sostuvo que "se hace muy difícil agarrarlos".

Intentos.

La visita del K9 el pasado viernes a la institución no fue algo excepcional, según señaló el jerarca, pues de vez en cuando ésta va a intentar atrapar a los perros que faltan. La Guardia Republicana ya fue más de 30 veces al centro, pero siempre fue burlada por estos animales salvajes.

Sobre los trabajadores que fueron atacados, Porciúncula dijo que "desde hace al menos 40 días la dirección de las colonias no recibe ninguna denuncia en este sentido". No descartó, en tanto, que esto haya sucedido antes, o que haya pasado y no se haya denunciado a la dirección. Sin embargo, aclaró que cuando se da un caso de estos la orden es avisar de inmediato a las autoridades del centro. El K9, la Comisión Nacional Honoraria de Bienestar Animal (Conahoba) del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), el Departamento de Zoonosis del Ministerio de Salud Pública (MSP), y las autoridades de Salud Mental de la ASSE han tenido varias reuniones para diseñar estrategias que permitan atrapar a los animales.

Se han colocado trampas: estructuras con alambrados en las que se esperaba que los canes entraran y ya no puedan salir, sin embargo éstas no han funcionado.

Los perros escurridizos tienen un peso de unos 20 kilos, según ha advertido el director de Salud Mental. Un perro verdaderamente grande pesa más. Para hacerse una idea, la disposición que la Intendencia Nacional de Montevideo sacó el año pasado pide llevar a los perros con bozal, es para aquellos que pesan 25 kilos o más.

Alambrado.

Porciúncula contó que para octubre se espera que esté listo el alambrado en la colonia Santín Carlos Rossi, con lo que se busca que no puedan ingresar más perros dentro del predio. Ya se hizo lo mismo en la Etchepare.

Las Fuerzas Armadas son las que están trabajando desde el año pasado en la colocación del alambrado. En total, los predios de las dos colonias suman unas 370 hectáreas.

También trabajaban en un nuevo sistema de alumbrado, poniendo más luces que además son fotosensibles (es decir que se prenden cuando detectan movimiento). Y se colocarán cámaras infrarrojas, para intentar registrar presencia de perros y también de intrusos durante las horas de la noche.

La presidenta de ASSE, Susana Muñiz, descartó poder cerrar por completo las colonias, al menos durante este período. Son 835 los pacientes que están internados en las colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi, y el proyecto del director de Salud Mental, Porciúncula, es llevar en una primera etapa a 400 internos a Unidades de Inserción Comunitaria Alternativa, o sea casas de medio camino, antes de 2019.

La Colonia Etchepare tiene "pendiente" su habilitación, según información proporcionada por el Ministerio de Salud Pública (MSP) en una respuesta a un pedido de informe de la senadora colorada Martha Montaner.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)