EL DEBATE POR EL AJUSTE

Astori negó versión de Moody’s de compromiso por otro ajuste

La oposición dice que se hará a través del recorte de gastos y aumento de tarifas públicas.

No somos infalibles", dijo el ministro de Economía Danilo Astori el martes en las comisiones de Presupuesto y Hacienda de Diputados. Fue luego de recibir fuertes críticas de legisladores de la oposición que afirmaron que el "descalabro" fiscal comenzó con las estimaciones "erróneas" del equipo económico cuando presentara el presupuesto quinquenal.

Ahora legisladores de la oposición y del oficialismo se preguntan si vendrá un segundo ajuste fiscal si la situación no mejora o el que entrará a regir el 1° de enero no da resultados.

Para Astori no habrá otro ajuste, al menos por ley; pero para la oposición podría hacerse a través de recortes del gastos, sin que pase por el Parlamento.

Astori intentó aventar dudas al sostener que "con este envión" el país inicia "un camino que hemos llamado de consolidación fiscal, no por razones eufemísticas, sino porque queremos un resultado fiscal sostenible".

En la comisión del martes, el diputado del Partido Nacional Jorge Gandini recordó que cuando el gobierno presentó el Presupuesto él dijo que era "irresponsable", que estaba "desfinanciado" en US$ 2.000 millones.

"Subieron las tarifas públicas inmediatamente después, iniciado el año, por encima de la inflación", sostuvo Gandini. "Ahora se suma este ajuste por los gastos y por los ingresos. Este ajuste apunta más a mejorar la situación fiscal ajustando ingresos que ajustando gastos", subrayó, para agregar que con esto "el gobierno insiste en erosionar su credibilidad".

Moodys.

Surgió entonces el diferendo por el comunicado de la semana pasada de la calificadora de riesgo Moodys, que asegura que hubo un compromiso del gobierno para adoptar nuevas medidas si la economía crece menos de lo esperado. Gandini le pidió a Astori que "desmienta" lo que dice Moodys.

Pablo Abdala, también diputado del Partido Nacional, insistió en el tema, requiriendo que "se nos diga si esto es así o no, si piensa concretar futuros ajustes de carácter fiscal si el desequilibrio subsiste".

Astori negó de plano cualquier compromiso con la calificadora de riesgo. "No hicimos ningún compromiso, ni con calificadoras de riesgo, ni con instituciones multilaterales. Absolutamente ninguno. No hay, no ha habido nunca, ni habrá compromiso alguno acerca de las medidas de política económica a practicar en lo interno", aseguró Astori.

Sin embargo, Gandini no quedó convencido, y dijo que la primera conclusión que extrae es que "va a haber otros ajustes, porque tiene que bajar el déficit", que lo definió como "el peor desde la crisis de 2002".

"Quizás lo haga por la vía administrativa de no ejecución de gastos; llave tiene para eso, porque la llave del gasto la tiene el Ministerio de Economía y Finanzas. Quizás lo haga por otro aumento de tarifas", lanzó el diputado blanco.

El País publicó el viernes 24 el comunicado de Moodys que sostiene que el gobierno está "comprometido" a tomar nuevas medidas de ajuste fiscal "en el caso de un crecimiento económico más débil de lo esperado" en los cuatro años que le quedan. Así lo enfatizaron las autoridades ante los analistas de la calificadora de riesgo, que redujo la perspectiva de la deuda uruguaya de "estable" a "negativa", aunque mantuvo la nota un escalón por encima del mínimo del grado inversor.

"Si es que efectivamente hay un desvío de la consolidación fiscal, las autoridades nos han comunicado que están comprometidas a tomar medidas correctivas", dijo a El País desde Nueva York, el analista de Moodys para Uruguay, Jaime Reusche.

"Sería peor".

Desde la bancada del Partido Independiente, Iván Posada advirtió al equipo económico que "la consecuencia inevitable después de un período de crecimiento de la economía y de alineamiento del crecimiento del gasto público con ella es el ajuste fiscal".

"Se termina en un impuesto al trabajo y no en mayores impuestos al capital y sería bueno que se asumiera", reclamó. Posada acusó al gobierno de practicar "más gasto público sin un análisis desde el punto de vista de su eficacia y eficiencia".

De todos modos, Posada reconoció que si Astori no hubiera estado en el Ministerio de Economía la cosa "sería peor" y con las propuestas escuchadas el país "iría al desastre".

Gustavo Penadés (Partido Nacional) alertó que hubo "descalabro" financiero en el Estado y que por eso el déficit fiscal "se agudizó".

"El ajuste propuesto en este presupuesto es el tercero luego de otros que se han venido realizando desde no hace mucho tiempo. Eso lo vivimos en enero de 2015 con las tarifas, en septiembre de 2015 con los combustibles, en diciembre de 2015 con el ajuste por inflación del IRAE, y en enero de 2016 con el nuevo ajuste de tarifas", afirmó Penadés.

Astori respondió que "se ha hecho mucho caudal acerca de quién sabía y quién no sabía lo que iba a ocurrir en el último año", lo cual piensa que ha sido "una discusión inútil".

Afirmó luego que "nosotros estamos muy lejos de ser infalibles". "Estábamos absolutamente convencidos de la propuesta" presupuestal. "Aquí no hubo, no hay ni habrá intencionalidad alguna de ocultar la realidad, tergiversarla o de presentarla distinta para lograr fines político-partidarios".

El diputado frenteamplista Jorge Pozzi compartió "totalmente" las medidas que se proponen en esta Rendición de Cuentas. Pero reconoció que "a nadie le gusta poner impuestos. Y a nadie le gusta pagar impuestos: que alguno de los aquí presentes me diga si le gusta pagar impuestos; a ninguno, ni un peso. Pero hay que cobrarlos para transferir el dinero a otros lados. Me parece más justo hacerlo así que hacer tabla rasa y ponerles impuestos a todos".

SALARIO Y PRODUCTO.

Salario en alza pese a la crisis.

El martes en la comisión de Presupuesto, el ministro Danilo Astori defendió las pautas para los consejos de salarios, y aseguró que el salario real no cayó pese a la crisis. "El salario real medio en este país sigue creciendo en estos primeros meses del año 2016", sostuvo Astori. Y agregó: "Es más: el comienzo del año 2016, desde el punto de vista del salario real del trabajador uruguayo, es el mejor comienzo desde 2013 en adelante. O sea que, por ahora, desde este punto de vista, incluyendo el poder adquisitivo del ingreso de los trabajadores uruguayos, los resultados no son en absoluto negativos; al contrario. Obviamente, la gráfica está indicando que el salario real crece menos que antes; por supuesto, pero no se puede afirmar que hay caída del salario real porque no solo no hay caída sino que hay incremento, menor al que teníamos antes, sin duda, pero incremento al fin".

Ajuste vale un punto del PBI.

En la Rendición de Cuentas, el gobierno hizo una propuesta de ajuste fiscal de US$ 460 millones, para reducir el déficit en un punto del PIB. Ese ajuste incluye incre- mentos en el IRPF y el IASS a partir de salarios y jubilaciones de $ 50.100 y subas del IRAE. En los 12 meses a abril, el déficit fiscal fue de 4% del PIB y el gobierno estima que será de 4,3% a fin de año. A fines de 2017, (cuando esté plenamente implementado el ajuste), el gobierno estima que el déficit fiscal será de 3,3% del PIB y seguirá reduciéndose hasta llegar al 2,5% a fines de 2019. De todas maneras, cuando los analistas de Moodys estuvieron en Uruguay a fines de mayo, el gobierno les indicó que tomaría más medidas de ajuste fiscal si el crecimiento de la economía es más débil del previsto. En la Rendición el Ejecutivo corrigió a la baja las proyecciones de crecimiento.

EL AJUSTE SEGÚN QUIEN LO VE.


"Es valiente decir que se crecerá 7%" 

Gustavo Penadés - Partido Nacional.

"El gobierno vino aquí hace menos de un año, cuando se presentó la ley de Presupuesto, y nos dijo que el país iba a crecer en el quinquenio un 14,6% del Producto Bruto Interno, y pocos meses después nos viene a decir que eso no sería así sino que crecerá un 7,7% del Producto Bruto Interno. Sin perjuicio de la reconocible valentía de venir a decir tamaña noticia, ahora se nos presenta una situación de vulnerabilidad que entendemos que es grave", sostuvo Penadés.

"No aplicamos un tarifazo ni ajuste" 

Andrés Masoller - Director de Macroeconomía del MEF.

"No tenemos ningún aumento de recaudación vinculado a las empresas públicas. Ellas aumentaron sus tarifas reflejando sus aumen- tos de costos de producción y el valor del dólar. Por lo tanto, no hubo un incremento adicional que significara mayores partidas que fueran vertidas a Rentas Generales. En la política de ajustes de tarifas de las empresas públicas, no hay ningún tipo de ajuste fiscal encubierto, tarifazo ni nada por el estilo", afirmó Masoller.

"¿Hay una década perdida? no" 

Jorge Pozzi - Frente Amplio.

"Estoy contento de que hoy no sean solo los que ganan más de $ 150.000 los que pueden cambiar el auto cada año; veo gente que gana mucho menos que llegó a cumplir el sueño de tener un auto. Hoy, afortunadamente, no es solo eso: hay dos autitos en la casa y, en algunas, tres; y no son casas de gente que gana $ 150.000 o $ 200.000, sino bastante menos. Y algunos también han llegado a tener su casa propia. ¿Eso es década perdida? Francamente, no", indicó Pozzi.

CONTRAPUNTO - LAS VERSIONES DE MOODY’S Y DEL MINISTRO ASTORI.

Nuevas medidas de ajuste.

“Las autoridades han manifestado su compromiso de realización de nuevas medidas de consolidación fiscal en el caso de un crecimiento económico más débil de lo esperado”. La calificadora “cree que el programa de ajuste fiscal anunciado trata de encontrar un equilibrio entre la consolidación y la intención de las autoridades de suavizar el efecto de la desaceleración en los niveles de vida” de la población. “Teniendo en cuenta que el plan de ajuste fiscal actual del gobierno incorpora una relación de las medidas de ingresos a los recortes de gasto de dos a uno (US$ 335 millones de los US$ 460 millones del ajuste provienen de mayor recaudación impositiva), existe el riesgo de que los ingresos fiscales puedan no responder con tanta fuerza como las autoridades esperan”, dice el comunicado de Moody’s.

“El compromiso es con el programa del Frente”.

“Tal vez haya una confusión a la que conduce la redacción del comunicado, porque hay un compromiso que sí tenemos, y no es con Moody’s ni con ninguna calificadora. El compromiso es con el programa del Frente Amplio, que exige orden macroeconómico para ser llevado adelante. Con eso sí estamos comprometidos, y con el trabajo permanente para que ese orden sea cada vez mayor y los equilibrios macroeconómicos sean sostenibles y permitan la apuesta contracíclica del aumento de la inversión y el crecimiento. Por eso mencionaba hoy la contradicción de que la disminución del gasto y el aumento de los ingresos sean procíclicos, pero imprescindibles para recorrer el camino anticíclico. Con eso estamos comprometidos, pero no con Moody’s, en absoluto”. (Astori en la comisión de Presupuesto de Diputados).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)