GIRA PRESIDENCIAL EN EUROPA

Astori augura que este año el PIB crecerá más que en 2016

Mensaje al oficialismo: se debe preservar el orden macroeconómico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente del Pit, Fernando Pereyra, no aplaudió los dichos del ministro. Foto: Pablo Fernández

La lista de elogios fue abrumadora. Que Uruguay es un "paraíso para vivir" y una gran oportunidad para invertir. Que están tan contentos con sus inversiones que las renovarán por otros 30 años. Que los excelentes números de rentabilidad los llevan a considerar al país como "su segunda patria". Que es un gran país para "fiarse sin ningún problema", a diferencia de todo el resto de Latinoamérica. Que en algunos sectores —como en energías renovables— están "despegados" incluso más que Alemania y varios países europeos. Y el punteo sigue. Las presentaciones de empresarios alemanes que tienen inversiones en Uruguay fueron tan halagadoras que incluso sonrojaron al presidente de la República, Tabaré Vázquez. "Me dejaron chiquito. Con todo lo que dijeron ¿qué más puedo agregar?", dijo el mandatario sonriente.

Expansión.

El jefe de Estado llegó a Hamburgo, Alemania, para continuar con su gira en busca de nuevas inversiones. Sus presentaciones destacaron una larga lista de beneficios fiscales y atractivos para los empresarios. El objetivo es claro y bien explicitado por el presidente y los ministros que lo acompañan. "Necesitamos la ayuda de ustedes para seguir creciendo", dijo ayer en la disertación en la Cámara de Comercio de Hamburgo.

Vázquez abrió el panel y presentó a sus ministros de Economía, Danilo Astori, y de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi. Ambos presentaron al país como una plaza altamente atractiva para recibir inversión extranjera.

El gobierno tiene la necesidad —casi urgente— de captar U$S 1.000 millones para lograr confirmar la segunda planta de celulosa de UPM. De concretarse el mega emprendimiento, su impacto en el Producto Interno Bruto (PIB) será significativo. Por eso, el presidente tiene claro que el partido se juega, en gran parte, en esta gira.

Uruguay lleva un periodo de crecimiento de 13 años consecutivos. Esta expansión se enlenteció mucho en los últimos años. La situación llevó al gobierno del Frente Amplio a ajustar a la baja las previsiones económicas. Ahora confía en que el panorama tiende a cambiar. Ayer el ministro Astori optó por jugar una carta fuerte y adelantar cuál será el resultado económico del año.

Antes del anuncio, el jefe del equipo económico destacó que el simple hecho que Uruguay haya mantenido su ciclo de crecimiento es una noticia más que positiva. "Llevamos trece años de crecimiento consecutivo, en un mundo volátil e incierto, en una región volátil e incierta, y en un vecindario muy complicado", dijo y destacó que el país se pudo diferenciar de Brasil y Argentina.

"Uruguay nunca dejó de crecer y les puedo asegurar que las cosas en el segundo semestre del año pasado empezaron a mejorar. Y tenemos indicios muy positivos de que durante el transcurso de este año podremos tener un resultado superior al del 2016 en materia de evolución del producto", adelantó Astori.

Basó su valoración en los números que ha revisado con su equipo en los últimos meses, antes de la primera reunión del Consejo de Ministros realizada en Anchorena. "Así lo están indicando las cifras que tenemos disponibles hasta ahora y que serán definitivas en el mes de marzo. Porque en marzo vamos a tener cerrado el ejercicio 2016 y saber con certeza como ha sido ese resultado", concluyó.

El ministro de Economía juega con las cartas vistas. El equipo económico ya comenzó a delinear la estructura de la próxima ley de Rendición de Cuentas. La discusión de la Rendición tendrá el carácter de una negociación presupuestal.

En ese sentido, y dependiendo de cuál sea la mejora en el crecimiento, los técnicos del Ministerio de Economía discutirán si vuelven a corregir las perspectivas de expansión de la economía. Si se tomase la decisión de modificarlas, esta vez será a la alza.

En el medio de su discurso el ministro sacó otra de sus cartas fuertes. Prometió mantener reglas de juego claras para la inversión. Aseguró "el respeto por las reglas de juego, y el respeto por el mantenimiento de las condiciones que se ofrecen a los que son protagonistas de la inversión". Incluso fue un poco más allá y destacó que una de los puntos que más defiende es el orden macroeconómico, "por sobre todas las cosas".

"Personalmente no conozco ninguna experiencia exitosa y sostenible en el tiempo en el mundo que se haya hecho en el desorden", dijo. Y explicó que por desorden entiende inflación, desequilibrio fiscal y endeudamiento excesivo. Para Astori el orden macroeconómico es una condición imprescindible para mantener el crecimiento así como lo son las inversiones.

Por eso prometió que si llegan al país, no solo van a encontrar las reglas de juego claras, sino también a un ministro de Economía preocupado por ordenar las cuentas. En medio de la discusión presupuestal, algunos sectores del partido de gobierno, el Frente Amplio, y la central única de trabajadores, el PIT-CNT, reclaman a Vázquez que adopte medidas impositivas para lograr mayor recaudación y así poder disponer de más recursos para salarios y obras.

Pero Astori dejó clara su posición opuesta a esta postura: "Quien crea que renunciando al orden macroeconómico obtiene más inclusión social no solo se equivoca, sino que está logrando el efecto contrario. El desorden conduce a la exclusión. No a la inclusión". Sus palabras recibieron un fuerte aplauso iniciado por el presidente de la Cámara de Comercio de Uruguay, Carlos Perera.

Quien no acompañó el aplauso fue el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, que escuchaba el discurso en el fondo del salón. El dirigente sindical remarcó en varias oportunidades que es imprescindible que el gobierno tome medidas para beneficiar a los más débiles, a los trabajadores, y los sectores con menores recursos económicos.

En su discurso en Hamburgo, el ministro de Economía argumentó a favor de la disciplina. Dijo que las consecuencias de medidas que rompan con el orden las pagan los más débiles. "¿A quién perjudica la inflación? ¿A los ricos o a los pobres?. Los ricos se adaptan fácilmente, los pobres no tienen con qué", enfatizó y logró otra vez la aprobación de la platea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)