SALUD PÚBLICA

ASSE exige respetar un convenio que es deficitario

Acuerdo instaba al Hospital de Rivera a derivar tomografías a mutualista.

Funcionarios del hospital denuncian que el centro está paralizado. Foto: Archivo El País
Funcionarios del hospital denuncian que el centro está paralizado. Foto: Archivo El País

La Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) exigió en enero de 2016 a la Dirección del Hospital de Rivera respetar "sin excepción" un convenio —no firmado— entre el prestador de salud y una mutualista que integra la Federación de Prestadores Médicos del Interior (Fepremi) para que las tomografías computadas sean derivadas al centro de salud privado y no se envíen directamente a institutos de imagenología en Brasil.

El País comparó y constató que el costo de los estudios en centros brasileños son sensiblemente más baratos que los que oferta la mutualista.

La situación molestó sobremanera al entonces director del Hospital de Rivera, el comunista Andrés Toriani, quien indicó en un intercambio de mails con el ex director regional Norte-Este de ASSE, Richard Millán —hoy gerente general—, que "los precios no eran los más convenientes" y que "contradicen una política de conveniencia en lo comercial". La situación provocó en enero de 2016 que Toriani llegara a poner su cargo a disposición de las autoridades.

El actual gerente general de ASSE, Richard Millán, fue consultado por El País sobre la particularidad del contrato, pero declinó realizar comentarios.

Por su parte, desde Fepremi, se indicó que "no se trata de un convenio central" y que "el único vigente es uno para el CTI de niños".

Lo cierto es que Toriani fue cesado de sus funciones como director del centro de salud junto al subdirector, Víctor Recchi, luego de que la propia ASSE admitiera "presuntas irregularidades administrativas" en la contratación de servicios y pago de sueldos a funcionarios. La resolución del cese adoptada por el Directorio de ASSE se aprobó sin el voto de la presidenta del organismo, Susana Muñiz, que como Toriani, también es de filiación comunista.

El convenio nunca firmado ni completado, fue adjunto a una respuesta de Millán al director Toriani en la que indica que "de acuerdo al convenio alcanzado entre ASSE y la mutualista a partir del 1° de enero de 2016 todas las tomografías del hospital deberán ser enviadas sin excepción" a la mutualista.

Posteriormente, el comunicado firmado por Millán establece que "por lo tanto se comunica formalmente que esa unidad ejecutora deberá manejarse de acuerdo a los términos del convenio de referencia que se adjunta a la nota". Lo adjuntado, justamente fue un convenio sin completar.

En el mismo, "ASSE se obliga a contratar a la mutualista como único proveedor privado". A su vez, se deja establecido que el centro de salud privado brindará a ASSE las tomografías a precios acordados más IVA y timbres profesionales".

En el final del convenio, se establece que el contrato debió comenzar a regir a partir del 1° de enero de 2016 con vigencia de un año y posibilidad de renovación por dos años consecutivos.

Desobediencia.

Cuando asume su cargo en 2012, Toriani decidió aplicar un convenio vigente con Brasil que permite la contratación de servicios en salud. El mismo está plasmado en una ley denominada "Ajuste complementario del acuerdo sobre permiso de Residencia, Estudio y Trabajo para nacionales fronterizos uruguayos y brasileños para prestación de servicios de salud".

Según explicaron a El País exfuncionarios del hospital, los precios de una tomografía realizada en el Instituto de Radiología "Dr. Hugolino Andrade" de Santana do Livramento en Brasil eran entre un 40% y 50% más baratos que los cobrados por la mutualista.

La medida adoptada por Toriani de no cumplir un convenio que no estaba firmado, precipitó su salida como director del centro de salud.

En su respuesta a ASSE, Toriani indicó que el convenio pretendido, "bloquea el acceso de los usuarios a los servicios de mayor calidad y capacidad tecnológica disponibles en la localidad y la región fronteriza".

Por otro lado, el exdirector advirtió que "ni siquiera una licitación pública puede establecer una compra de servicios en exclusividad". Toriani también sugiere que "tampoco los precios establecidos en el presunto convenio son más convenientes".

Consideró además que "el convenio propuesto, significa un grave retroceso en nuestras políticas asistenciales y comerciales que fueron ampliamente reconocidas por ASSE y el Ministerio de Salud Pública (MSP) y otras autoridades en el transcurso de estos tres años de gestión".

Toriani puso énfasis en el final del mail en "la transparencia en la gestión", así como en "la recuperación de la confianza y credibilidad de los usuarios y la sociedad riverense".

Agregó que "el desarrollo de nuevas y avanzadas capacidades, han sustentado entre otras, nuestros esfuerzos por ubicar al hospital como un ejemplo de los logros de ASSE, la reforma y el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS)".

Cifras.

Los funcionarios del Hospital de Rivera advierten que la mutualista involucrada en el presunto convenio, si bien tiene tomógrafo, también deriva a Brasil los estudios cuando "se le rompe" el aparato.

Por otro lado, coinciden en que el procedimiento por el cual se decide trasladar los estudios es por compra directa, lo que contraviene el artículo 33 del Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf).

Un relevamiento realizado por El País a más de diez boletas de tomografías computadas en la mutualista local y en centros de imagenología en la zona brasileña, permite identificar sobrecostos en el prestador de salud privado uruguayo.

Por ejemplo; una tomografía computada de oído con contraste derivada a la mutualista —sin IVA y sin timbre profesional— le cuesta al hospital público $ 4.252. En cambio, la misma tomografía realizada del lado brasileño, tiene un valor de $ 2.760, lo que equivale a 300 reales. La situación se replica por decenas, y en algunos casos las tomografías computadas en tres regiones del cuerpo alcanzan valores de $ 16.000, según se constató.

Desvío del gasto se considera falta grave.

El 28 de diciembre de 2016, el Directorio de ASSE resolvió considerar como una "falta administrativa" las nuevas contrataciones de Recursos Humanos a través de Gastos de Funcionamiento (Objetos Estudios Médicos y Otros) hechas en Rivera, así como la "desviación sobre el presupuesto anual otorgado, salvo autorización expresa de la Gerencia General". Por otro lado, se establecieron diferentes acciones para abatir el gasto generado en 2016; entre ellas: solicitar a las unidades ejecutoras indicadas un plan de trabajo con las medidas necesarias para "compensar el déficit generado". A su vez, establece como un incumplimiento el aumento de gastos de funcionamiento por encima del crédito otorgado.

Comisión recibirá a Muñiz y a Millán.

La Comisión Investigadora de ASSE en el Parlamento recibirá mañana por primera vez al Directorio del prestador de salud.

La presidenta del organismo, Susana Muñiz, y el gerente general, Richard Millán, concurrirán con información y respuestas a varios de los planteos realizados por la oposición política sobre presuntas irregularidades en la gestión de hospitales en todo el país.

En el primer bloque de la investigadora parlamentaria, se analizan las irregularidades en los hospitales públicos de Bella Unión, Dolores, Mercedes, Rivera y Cerro Largo.

Se le pedirá al Directorio las fechas de las denuncias, confirmó el pasado lunes el diputado del Frente Amplio, Luis Enrique Gallo.

LAS ETAPAS DEL CESE DE ANDRÉS TORIANI.

1 - Constatan irregularidades.

ASSE constató que el Hospital de Rivera pagaba los sueldos de los funcionarios con recursos no destinados a ese rubro, lo que se evidenció en un incremento en el rubro Servicios Médicos Asistenciales y Sociales, subrubro "Estudios Médicos". El País accedió a una auditoría interna del prestador en la que se admitían "presuntas irregularidades administrativas" en la contratación de servicios realizada por ese hospital a la empresa Centro Médico Odontológico Cuaro (devenida en una cooperativa).

2 - Vázquez pidió cese de funciones.

El presidente Tabaré Vázquez ordenó que si las autoridades de ASSE no separaban de su cargo a Toriani, sería el Ministerio de Salud Pública el que tomaría cartas en el asunto.

Mientras tanto, desde la oposición seguían las críticas. El diputado del Partido Nacional, Martín Lema, denunció en varias ocasiones las irregularidades en el Hospital de Rivera. Recordó que "es un tema que venimos advirtiendo desde septiembre de 2016; se optó por disimular la situación".

3 - Diferentes posturas.

El cese del director del Hospital de Rivera —el exdiputado del Partido Comunista Andrés Toriani— y del subdirector, Víctor Recchi, por parte del Directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) evidenció las diferencias entre los directores que responden al ministro de Salud Pública, Jorge Basso, y que actuaron ante el pedido del presidente Vázquez de resolver cuanto antes el futuro de Toriani, y aquellos que apoyan a la presidenta de ese organismo, Susana Muñiz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)