Ayer declararon ante la Justicia Beatriz Silva y Enrique Soto

ASSE: exdirectores toman distancia de Alfredo Silva

Beatriz Silva y Enrique Soto, expresidenta y exvicepresidente de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), respectivamente, comparecieron ayer ante el Juzgado del Crimen Organizado como testigos de la trama de corrupción que terminó con el procesamiento del delegado de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Alfredo Silva, en el directorio del organismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alfredo Silva, procesado por la Justicia por un delito en ASSE. Foto: Archivo.

Se busca ampliar la información sobre las acciones adoptadas por ASSE durante la gestión de Alfredo Silva como director.

Ambos confirmaron ante el juez Néstor Valetti que estaban en conocimiento de Buena Estrella, la cooperativa que se encargaba de la limpieza en el Hospital Maciel, y a la que se le comprobó sobrefacturación. Sin embargo, aclararon que las competencias de un director de ASSE no incluyen extralimitaciones como las atribuidas a los procesados por esa trama.

"Todos los testigos convocados reafirmaron los hechos que ya fueron atribuidos", dijo a El País una fuente del caso refiriéndose a la responsabilidad de los procesados.

Los testigos aseguraron que los directores actúan dentro de un colegiado y no pueden tomar este tipo de atribuciones.

Las declaraciones fueron realizadas a pedido del fiscal Gilberto Rodríguez. Este había pedido las citaciones del directorio de ASSE y de la exministra y hoy presidenta de ASSE, Susana Muñiz, al juez Valetti cuando este procesó a Silva en julio del año pasado. En el expediente figura un correo, en el que Muñiz, como coordinadora de los hospitales del interior de ASSE, recomendó la contratación de Buena Estrella.

También declaró el representante de los usuarios Wilfredo López, y el primer presidente de ASSE en el gobierno de José Mujica, Mario Córdoba. Los citados concurrieron en su mayoría sin representante legal.

El caso.

Silva fue procesado sin prisión por un delito de conjunción del interés personal y del público junto a Heber Tejeira, otro sindicalista de la FFSP, que fue liberado el 11 de marzo. En su caso también se le imputó cohecho, luego de que se probara que pidió coimas a particulares que se encargaban de la limpieza de algunos hospitales.

En el caso de Silva se probó que como jerarca de ASSE se interesó en beneficiar a algunas empresas, entre ellas Buena Estrella, según el testimonio de una decena de indagados. Uno de los testimonios clave fue el de su adjunto, quien admitió que algunas empresas gozaban de trato preferencial.

El expediente está en el Tribunal de Apelaciones, porque Silva y algunos de los acusados apelaron el procesamiento. El juez Valetti formó "un testimonio" (una fotocopia del expediente) para poder avanzar en el caso y realizar las citaciones pedidas por el fiscal.

La Justicia probó dos tipos de maniobras delictivas. Por un lado, presiones por parte de Silva y Tejeira a los mandos medios de centros de salud públicos para que contrataran a Buena Estrella, que sobrefacturó más de US$ 100.000.

Por otro, Tejeira cobró coimas a particulares para que ASSE agilizara los pagos a otras cuatro empresas en otros hospitales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)