SOBREFACTURACIONES Y COIMAS

ASSE cesa a firma que participó en caso Silva

Dueño fue procesado por coima; le pagó $ 40.000 a Texeira.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El diputado nacionalista Martín Lema convocó a la cúpula del MSP . Foto: M.Bonjour

La firma Onamérica, una de las cinco involucradas en la trama de sobrefacturaciones y coimas de tercerizadas que trabajaban para la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y la única que aún desempeña tareas para la institución, fue cesada de dos de los tres contratos que mantenía en hospitales.

Onamérica conservaba dos contratos con el Pasteur, uno por peones y otro por camilleros. Ambos se rescindieron por "incumplimiento", luego de que El País develara en una nota que la empresa continuaba trabajando para ASSE.

De todas formas la firma sigue en el Pasteur y se irá recién cuando sus sustitutas, las empresas que quedaron segundas en las licitaciones que ganó, se hagan cargo del servicio de peones y camilleros.

De esta manera Onamérica mantiene un solo contrato vigente con ASSE, encargándose de la limpieza del Hospital Saint Bois. Este le fue adjudicado el 15 de enero de este año.

Fuentes de la empresa dijeron a El País que también se encargan de la seguridad de este último centro de salud, pero esto no figura en una respuesta a un pedido de informes entregado la semana pasada por ASSE al diputado nacionalista Martín Lema.

Tras el nuevo contrato a Onamérica, y luego de una denuncia de una de sus competidoras en la licitación, el pasado 6 de abril el Tribunal de Cuentas observó el gasto. La firma Jorge Rebollo Vicente denunció que no era verdad lo que ASSE adujo para que esta perdiera ante Onamérica sobre un supuesto incumplimiento de los requisitos en el Pliego de Condiciones Particulares.

Desde julio de 2014, cuando el director general de ASSE, Alfredo Silva, fue procesado por la trama de sobrefacturaciones y coimas, la institución intentó deshacerse de estas empresas. Pidió "la suspensión y eliminación" al Consejo Directivo Honorario de la Agencia de Compras y Contrataciones del Estado, pero esta advirtió que la Reglamentación del Funcionamiento del Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE) impide llegar a tal extremo. Solo se puede tomar una medida de estas características en caso de incumplimiento en los contratos, como pasó ahora con los camilleros y peones del Hospital Pasteur.

Con todo, ASSE pudo poco a poco deshacerse de estas empresas: Buena Estrella, acusada de sobrefacturaciones en el Hospital Maciel, y las otras tres firmas, además de Onamérica, acusadas de coimas (Asociación APEX, Joaka S.A. y Jorge Lucero) ya no trabajan más para el Estado.

Cuando estalló el caso Silva, Onamérica tenía 11 contratos con ASSE. Desde la firma advirtieron que una vez que se termine su vínculo con el Hospital Saint Bois tienen pensado "no presentarse más" a licitaciones para trabajar en hospitales públicos. Y añadieron también que cuentan con "varios" contratos en el sector privado.

Durante las declaraciones a la Justicia por la trama de corrupción, el dueño de Onamérica dijo que accedió a girarle al entonces encargado de empresas tercerizadas de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Heber Texeira, 40 mil pesos para dejar de tener conflictos sindicales. Y que dos días después le reclamó "20 o 30 mil pesos más", a lo que él declaró haberse negado.

Diputados.

Convocado por Lema, el Ministerio de Salud Pública (MSP) se presentó ante la Comisión de Salud de Diputados para contestar sobre las irregularidades en ASSE, no solo en lo que tiene que ver con la nueva contratación a Onamérica, sino también con dos auditorías que dieron cuenta de trabajadores en negro y pagos por debajo del laudo en muchas de estas firmas —Onamérica no está involucrada en esto.

Durante la sesión, el diputado frenteamplista Luis Gallo, dijo que no estaba de acuerdo con que ASSE hubiera contratado una vez más a Onamérica para desempeñar tareas en el Saint Bois. "No me parece una buena decisión", insistió Gallo en declaraciones a El País tras salir de la Comisión que se extendió por unas seis horas.

Lema, en tanto, sostuvo que quedó "inconforme" con las respuestas dadas por el ministro de Salud Pública, Jorge Basso que, según él, "respaldó la gestión de ASSE pese a todo lo que muestran las auditorías".

El diputado nacionalista pidió al secretario de Estado que le contestara si había "clientelismo o falta de capacidad en ASSE", y si se iba a aplicar algún tipo de sanción.

En efecto, el ministro dijo dentro de la sala que daba su "respaldo al proceso" que lleva a cabo ASSE, pero al mismo tiempo advirtió: "Asumimos que tenemos problemas serios. Somos responsables y vamos a trabajar para resolverlos".

10 muertos por gripe a (H1N1)

Van "una decena" de muertos por gripe A (H1N1), según dijo ayer el ministro Jorge Basso a su salida de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados. El jerarca advirtió que las cifras no se han disparado gracias a que una gran cantidad de gente se ha vacunado. La cartera de Salud Pública ya gastó las primeras 500.000 dosis y a fines de esta semana llegarán 100.000 más.

Basso aclaró que solo se refirió a los fallecidos por gripe A (H1N1) y no por enfermedades respiratorias en general.

En Uruguay mueren unas 1.500 personas al año por enfermedades respiratorias, y por ahora no esperan que este número se dispare en 2016.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)