FFSP tomará Pereira Rossell y el INCA

ASSE amenaza con no dar los aumentos si ocupan hospitales

Agarran lo que hay o se quedan sin nada. Así se resume lo que el directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) le contestó a los trabajadores del sindicato de Salud Pública, que ayer tras una asamblea resolvió la ocupación del Hospital Pereira Rossell y el Instituto Nacional del Cáncer (INCA).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En medio de un clima tenso la FFSP resolvió ir al choque. Foto: F. Flores.

Los gremialistas piden que el gobierno no condicione la entrega de una partida de dinero al presentismo.

Ocurre que las autoridades de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) ya habían generado un pre-acuerdo con ASSE, luego de que el gremio reclamara redistribuir los aumentos que estaban previstos para los auxiliares y licenciados en enfermería. El plan, según un comunicado de prensa de la Administración, se hizo "privilegiando los salarios más sumergidos, y equiparando los salarios técnicos con respecto a otras instituciones prestadoras de salud".

El sindicato, a través de un Plenario, no aceptó el plan, quejándose de las partidas por presentismo, y ASSE resolvió que el proyecto presupuestal quedará igual que "previo a las últimas instancias de negociación, y que abarca (una mejora salarial) solamente a un sector", es decir, a los enfermeros.

"Es que era así. O aceptaban este plan, o pasaba todo a enfermería", señaló una fuente de ASSE a El País. En el comunicado, ASSE, en respuesta a las amenazas de ocupar el Pereira Ressell y el INCA —lo que se llevaría a cabo el próximo 12 de noviembre—, precisa que solo aceptaran una "negociación seria y respetuosa, evitando que afecten la atención sanitaria".

Pelea.

"Discutamos el presentismo para la segunda parte de este presupuesto (es decir, diferir la negociación para 2017). Entendemos el planteo político del gobierno, pero también entendemos que no es el momento oportuno, que habría que tirarlo por lo menos dos años para adelante. Queremos que nos otorguen una partida de carácter fijo y sin condicionantes", explicó a El País el presidente del sindicato de la Salud Pública, Pablo Cabrera, luego del largo Plenario que el sindicato de Salud Pública llevó a cabo ayer.

En el plenario también se coló la agitada interna sindical. Había molestia en los rostros que salían ayer del edificio del sindicato. "Se tiraron dardos de los dos lados", dijo a El País una gremialista que viajó desde el interior para participar de la discusión.

Sucede que el plenario se llevó a cabo luego de que El País publicara en los últimos días faltantes de dinero en el sindicato y un intento de fraude en la elección.

La auditoría interna que realizó el Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt da cuenta de cuantiosos gastos, ausencia de comprobantes y onerosos viajes. El intento de fraude fue en la última elección para evitar el triunfo de Cabrera, lo cual no se logró. Un dirigente votó en lugar de personas que nunca concurrieron a sufragar.

Sin embargo, Cabrera sostuvo que estos temas no se tocaron y que hasta que termine la discusión presupuestal no se analizarán (ver entrevista).

Para perder.

Lo cierto es que la FFSP tiene mucho para perder si no acepta que parte del dinero destinado a aumentos esté condicionado al presentismo, que implica montos de 500, 700 o 900 pesos por mes a partir del primero de enero de 2016 para los trabajadores. Esto significa un beneficio para 11.701 funcionarios, según ASSE.

Con la caída de todo lo acordado en la última negociación, también se descarta el pago en diciembre de una partida única especial de $ 5.600 líquidos para todos aquellos trabajadores que perciban menos de 28.000 pesos nominales. Los trabajadores de comisión de apoyo y Patronato del Psicópata recibirán $ 2.000. Esto beneficiaba a 15.650 trabajadores.

También se caen los pisos salariales acordados en esta negociación. Implicaban 20.850 pesos para los auxiliares en enfermería y 32.200 para los licenciados, por 36 horas de trabajo. Y 20.000 pesos, por el mismo horario, por trabajadores no enfermeros, como ser auxiliares de limpieza. Esto representaba aumentos para 6.187 trabajadores, y para algunos eran aumentos importantes.

Los enfermeros igual se verán beneficiados, pero los que saldarán perdiendo son, por ejemplo, los auxiliares de servicio que hoy ganan 17.798 pesos o los administrativos y auxiliares contables, que perciben 15.377 pesos.

También se cae una partida variable anual para los años 2017 y 2018, asociada a compromisos de gestión, y la presupuestación de los trabajadores descentralizados que trabajan en las cocinas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)