La versión de Amodio

Así habría caído Marenales

En el libro Palabra de Amodio, escrito por el investigador Jorge Marius, el extupamaro Héctor Amodio Pérez asegura que Julio Marenales fue "el promotor" de señalarlo como "el traidor" y que "mantuvo una falsa acusación" durante 37 años.

"Conocedor desde 1972 de la responsabilidad de (Adolfo) Wassen en la entrega de la Cárcel del Pueblo, recién lo admitirá públicamente en el año 2009, por lo que la falsa acusación la mantuvo 37 años", afirma Amodio Pérez.

Esta es la versión que da Amodio en el libro sobre la detención de Marenales: "El capitán Luis Aguirregaray es el que iba al mando del vehículo en el cual me llevaban a ver a mi madre, que tenía una flebitis. Como todos los que eran transportados en un camello al juzgado o al hospital, se nos vestía de soldados con una chaqueta y un pantalón caqui puestos encima de la ropa para que no se supiera que iban detenidos en ese vehículo. En esos momentos se estaban produciendo las negociaciones por las comisiones de los ilícitos con oficiales de diferentes unidades, pero fundamentalmente a iniciativa de la gente del (Batallón) Florida. En esas reuniones habían estado cara a cara (Henry) Engler con (Carlos) Calcagno y (Efraín) Martínez Platero con Aguirregaray. Se habían adjudicado entre ellos inmunidades recíprocas, es decir, si se encontraban en la calle, mirarían para otro lado. En una de las reuniones que participaron Engler, Fernández Huidobro y Calcagno, Engler le dijo a Fernández Huidobro: mirá, estas reuniones no valen nada, lo que tenemos que hacer es pegarle un tiro a ese hijo de puta y vos no volvés al cuartel. Fernández Huidobro tuvo la buena idea de contarle a Calcagno lo que Engler le había dicho. Él creía en esa época que convertiría en revolucionarios a un sector de la oficialidad. Calcagno se lo dijo a los oficiales del Florida y Aguirre- garay, que era muy amigo de Calcagno me dijo: lástima que este hijo de puta de Engler tiene inmunidad, porque lo he visto por la calle, lo veo todos los días por Larrañaga… (…) Ese día Aguirregaray, camino de mi casa, me llevó adonde decía que solía ver a Engler y me dijo: mirá, ahí viene y se bajó del camello para decirle: no te detengo porque sos Engler. Pero el que venía no era Engler, era Marenales y cuando yo vi que era Marenales y que Aguirregaray se baja a hablar dije: no es Engler, es Marenales, lo va a matar. Entonces el sargento que iba a mi lado se tiró metralleta en mano y se enfrentaron. Estuve, pero no lo marqué." Pero para el MLN-T, Marenales fue delato por Héctor Amodio Pérez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)