LA HISTORIA REVIVIDA EN TACUAREMBÓ

Los asesinos fueron fusilados dos veces, y hoy volverán a fusilarlos

Tabaré Vidal y Nelson Rodríguez no se cansan de morir en la Patria Gaucha.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uno de los delincuentes junto con el cura antes de la ejecución. La recreación llevó más de un mes Foto: @leopedrouza

Ahí vienen Tabaré Vidal y Nelson Rodríguez. ¿No son los mismos que habían fusilado esta mañana?", preguntaba sorprendido uno de los visitantes de la Patria Gaucha mientras degustaba un chorizo al pan en la aparecería de la sociedad criolla Patria y Tradición.

En efecto, Vidal y Rodríguez habían estado horas antes frente al pelotón de fusilamiento. Y hoy volverán a morir dos veces más —de mañana y de tarde— cuando se recree en la aparcería la última ejecución legal que tuvo lugar en Uruguay.

La representación es una de las doce que realizan las agrupaciones tradicionalistas en la 31ª edición de la Patria Gaucha en Tacuarembó. Este año, la sociedad Patria y Tradición decidió revivir para el clásico fogón el último fusilamiento legal, que se realizó en el año 1902 en Aiguá. Para ello, varias personas trabajaron durante más de un mes componiendo los distintos personajes del drama. A Vidal y Rodríguez les tocaron los papeles estelares: los condenados a muerte.

El crimen.

En el año 1901 Manuel Páez y Aurelio González coparon una estancia en el paraje La Coronilla, al norte de Maldonado, donde vivían Adolfo Silveira y su esposa Luisa De Los Santos, dos peones rurales, y un niño de 10 años.

Páez no era un desconocido para Silveira. Había tenido trato comercial con él y se había ganado su confianza. El hombre se ganaba la vida como contrabandista. Traía yerba y tabaco desde Brasil para el estanciero. Los delincuentes se habían enterado que Silveira había hecho una venta de 500 cabezas de novillos. El objetivo era matarlo para robar el dinero.

Llegaron a la casa de Silveira y como eran viejos conocidos, fueron invitados a cenar.

Después de comer, Páez y González mataron a los peones y al dueño de casa cuando intentó defender a sus trabajadores. La esposa de Silveira fue mantenida con vida y torturada para que confesara dónde habían escondido el dinero, pero la mujer no sabía nada. Los dos maleantes realizaron una extensa búsqueda en la vivienda, pero no encontraron el dinero.

Ejecución.

Los asesinos fueron arrestados poco tiempo después y trasladados a Montevideo. Un año después del crimen, fueron llevados a Punta del Este en barco y desde allí, en carreta, hasta la estancia de los Silveira. Delante de una de las paredes de la vivienda donde habían cometido el crimen, Páez y González fueron fusilados, pasando a ser los últimos dos civiles sentenciados a pena de muerte, antes de la abolición establecida en la Ley 3.238 del 23 de septiembre de 1907.

Representación.

Más de un mes le llevó a la sociedad Patria y Tradición armar la representación de aquel episodio.

En la Laguna de las Lavanderas, levantaron una réplica de la pared de piedra de la casa de la familia Silveira, y reconstruyeron un rancho de barro "donde estaba el escritorio y la cocina de la familia y donde la señora hilaba lana", contó Tandio Betancourt, de la sociedad Patria y Tradición. Además de las construcciones, 10 integrantes de la sociedad realizaron ayer la teatralización del fusilamiento frente a los jueces del concurso.

Vidal y Rodríguez actúan como los reos fusilados, otros componen el pelotón y los restantes representan al cura, al médico y al juez que estuvieron presentes hace más de 100 años en la ejecución. En total, la obra dura entre 15 y 20 minutos, y entre ayer y hoy, se repite en cuatro oportunidades frente a los jueces del concurso de aparcerías.

Para recrear los hechos, los integrantes de Patria y Tradición tenían la intención de visitar la estancia, con el objetivo de reconstruir el interior de la casa con la mayor fidelidad posible. Pero la visita se frustró, porque desde hace unos años se prohibió la entrada a la vivienda.

"Muchas personas que visitaban la estancia de los Silveira, lo hacían para revolver el lugar en busca del dinero de la venta del ganado, que nunca fue hallado; por esa razón decidieron bloquear la entrada", explicó Betancourt. Hoy solo quedan las paredes de la casa. Para realizar las representaciones se basaron en las fotos y en libros sobre el hecho.

31 años de historia.

La sociedad criolla Patria y Tradición es la más antigua de las doce que compiten en la Patria Gaucha: fue fundada el 18 de mayo de 1945. Forma parte de la fiesta desde sus inicios, hace 31 años. A lo largo de las sucesivas ediciones, Patria y Tradición ha recreado pulperías de Tacuarembó, escuelas y comercios.

El año pasado ganaron el primer premio al mejor fogón por su recreación de la estancia Santa Blanca, donde nació Carlos Gardel. "Siempre hemos estado entre los tres primeros puestos" del certamen, dijo Betancourt a El País.

Este año esperan volver a repetir el resultado del año anterior, sobre todo "porque la historia es muy buena".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)