ESTABA DISPUESTO PARA ESTA SEMANA

Asesino de Brissa iba a tener tobillera por otro caso de abuso

Fue denunciado por su expareja por manosear a tres pequeñas en un taxi.

Las Vegas: el cuerpo de Brissa fue encontrado a 200 metros de la Ruta Interbalnearia. Foto: M. Bonjour
El cuerpo de Brissa fue encontrado a 200 metros de la Ruta Interbalnearia. Foto: M. Bonjour

La jueza de Familia Lilián Elhorriburu trasmitió ayer al fiscal de Homicidios, Juan Gómez, que había recibido hace un mes una denuncia por abuso sexual de la expareja del taxista acusado de ultimar a la niña Brissa González, Williams Pintos Pinto.

En la conversación mantenida con Gómez, la jueza Elhorriburu dijo que la denunciante había declarado que Pintos Pinto había manoseado a sus hijas pequeñas —dos de ocho años y una de cinco— cuando las trasladaba en el taxi.

La magistrada también le señaló al representante del Ministerio Público que había ordenado que le colocaran a Pintos Pinto una tobillera. Estaba previsto que el Ministerio del Interior lo hiciera en esta semana.

Es posible que la tobillera no evitara el asesinato de Brissa. Pero tal vez podría haber funcionado como un elemento disuasorio.

La hermana de Pintos Pinto, Ana, dijo a El País que quería pedir perdón a la familia de Brissa. "No sé por qué el gobierno no hace nada con estas personas. Se sabe que tienen patologías. ¿Por qué no le ponen una tobillera? Le ponen chip a los perros y no a estas personas que son un peligro", expresó Ana.

Ante un pedido del fiscal Gómez, la jueza Elhorriburu dijo que hoy le enviará una copia de todos los expedientes del Juzgado de Familia Especializado de 7° Turno vinculados con el acusado de matar a Brissa.

El caso.

La Suprema Corte de Justicia difundió ayer un expediente que revela que Pintos Pinto fue juzgado por un caso de violencia doméstica un mes antes del horrendo infanticidio que aún conmueve a todo el país.

El documento establece que la expareja del acusado, L.F. se presentó en octubre pasado ante la Unidad Especializada en Violencia Doméstica manifestando que tuvo una relación con Pintos Pinto durante nueve meses. En ese período, dijo, sufrió malos tratos, violencia física, psicológica y en una ocasión intentó mantener relaciones sexuales sin su consentimiento.

Cuando el acusado quiso violarla, la mujer le pegó una cachetada, a lo que el hombre respondió tomándola del cuello para asfixiarla. Pero llegó a gritar, lo que provocó la huida del agresor de la vivienda de la mujer, según el expediente.

El 17 de octubre pasado, Pintos Pinto ingresó a la casa de su pareja durante la noche, cuando no había nadie en la propiedad, y se llevó documentos, ropa, además de romper artefactos lumínicos. La víctima dijo que en ese momento decidió no radicar una denuncia por miedo.

Dos días después el hombre volvió a la casa, esta vez sobre las 20:40 horas. Saltó el portón y golpeó la puerta. "Abrime, quiero hablar contigo, vos me engañás con otros por Facebook", gritó el hombre. La denunciante no abrió la puerta.

Fallo.

El 20 de octubre, un mes antes de la muerte de Brissa, intervino la jueza Elhorriburu, la que dispuso como medidas cautelares "la prohibición de comunicación, acercamiento y relacionamiento en un radio de exclusión de 500 metros" y una audiencia entre todas las partes prevista para el 23 de noviembre.

El sábado 21 de octubre se tomó declaración a Pintos, quien dijo que "hasta el lunes estaban bien", pero se enteró que la mujer estaría relacionándose con otro hombre y que le había enviado la foto de esta persona. Reconoció que el miércoles 18 fue a la casa de L.F. y que hablaron "en una bien", negando que haya amenazado o insultado a la mujer.

También negó que durante la relación con L.F. hayan ocurrido hechos de violencia.

El 23 de octubre pasado, la magistrada resolvió derivar a la denunciante L.F. al equipo multidisciplinario especializado en violencia doméstica de Gremca y que el hombre fuese enviado al Proyecto Dominó. También mantuvo la medida de prohibición de que se acercara a la mujer en un radio de 500 metros, y esta disposición la amplió para las tres niñas hasta el día 20 de abril de 2018 inclusive.

"No va a salir en 20 años", responde el fiscal Gómez

El fiscal de Homicidios Juan Gómez rechazó los dichos del fiscal de Flagrancia, Gustavo Zubía, respecto a que el asesino de la niña Brissa González saldrá en libertad dentro de 20 años y que a eso se le suma el beneficio de reducción de pena por trabajo o estudio.

Gómez advirtió que jamás opina sobre los expedientes de otros colegas y agregó que la pena máxima por homicidio es de 30 años y a esta se le suman 15 por medidas eliminativas.

"No me parece adecuado este tipo de comentarios. Solo hacen llevar más incertidumbre a una población sobrecogida por estos hechos. Ni él ni nadie sabe qué pena pediré" al juez, dijo Gómez.

Investigación apunta a certificado policial

El fiscal de Homicidios Juan Gómez citará al propietario del taxi para preguntarle si había pedido o no a Pintos Pinto el certificado de buena conducta antes de contratarlo. Fuentes de la Patronal del taxímetro explicaron a El País que la persona "en la medida que tiene la libreta profesional al día está habilitada a ser conductor profesional".

En un comunicado de prensa emitido ayer, la Intendencia de Montevideo informó que, para el otorgamiento de la libreta profesional, se solicita entre los requisitos el certificado de buena conducta. Cuatro días antes de ultimar a Brissa González, el acusado la trasladó en taxi a la escuela y ella dijo que era su día de suerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos