UN PUEBLO CONSTERNADO

Asesinaron a un joven médico que residía en Casupá

La víctima fue hallada apuñalada en su dormitorio; la Justicia citó a declarar a jóvenes menores y mayores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Había estado en el Congo con las Misiones de Paz dela ONU. Foto: Facebook Mario Bautista

La pequeña localidad de Casupá, ubicada al sureste de Florida, despertó ayer conmocionada ante el anuncio del homicidio del joven médico Mario Bautista, de 33 años de edad.

Su cuerpo fue hallado sin vida a la hora 6:00 de ayer, semidesnudo, tirado en el piso del dormitorio de la casa en donde residía, ubicada frente al Estadio Parque Libertad, en la calle Lavalleja, muy transitada porque conduce a un complejo habitacional de Mevir.

Los primeros datos surgidos de medios de prensa floridenses establecen que se habría tratado de un crimen feroz cometido por una o más personas. Mario Bautista presentaba varias heridas de arma blanca en el abdomen y fue degollado.

Tras apuñalarlo, el o los autores del asesinato provocaron un incendio en la planta superior de la finca habitada por la víctima. Alertado por el humo, un joven vecino intentó acercarse para ver el origen del fuego pero nada pudo hacer y llamó a la policía local.

Los efectivos ingresaron al domicilio, subieron al primer piso y allí descubrieron que la puerta estaba trancada. Al sitio arribó después una cuadrilla de bomberos del destacamento de la localidad de Tala.

El fuego, que no alcanzó en ningún momento a la víctima, ya estaba extinguido pero permanecía la concentración de humo. Según El Heraldo de Florida, los bomberos terminaron entrando por una ventana y quedaron enfrentados a la macabra escena. Luego llegó también personal de la Policía Científica y el médico forense.

El vecino que hizo la denuncia fue en principio indagado por la policía. Fuentes del caso, que está en manos de la jueza Annabel de Souza, dijeron anoche a El País que había algunos jóvenes, menores y mayores de edad, prestando declaraciones.

En la noche del pasado lunes Mario Bautista se reunió con integrantes del club de fútbol El Inca de Casupá, que él presidía, pero de lo acontecido después de eso nada aún pudo conocerse públicamente.

Un hombre querido.

Entrevistado por la Nueva Radio de Florida, el periodista Luis Alberto Caramés de 94.1 FM Casupá manifestó que era inocultable la consternación reinante en ese pueblo, que no llega a tener 2.500 habitantes.

A esa misma emisora radial, lo único manifestado por el comisario Álvaro Piña, de la seccional 6 de Casupá, fue que se continuaría investigando para descubrir las causas del crimen.

Caramés dijo por radio que Bautista era muy querido en Casupá, por lo cual el hecho, trágico por sí mismo, golpeó más a vecinos y amigos.

"Teníamos una gran amistad con Mario. Ojalá que quien hizo esto, que es realmente terrible, pague como corresponde". En relación a qué podría haber motivado el asesinato, Caramés indicó que "conjeturas debe haber muchísimas" pero no era posible decir nada.

El mismo comunicador radial comentó que el vecino que reside en el apartamento de la planta inferior de la edificación donde también vivía Bautista trabaja en la propia radio de Casupá y les dijo que estaba sobresaltado y que no pudo escuchar nada, "simplemente se despertó por el tema del humo".

Mario Bautista era oriundo de Salto, se recibió de médico en la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana, Cuba, y revalidó el título en Uruguay en 2009.

Como médico, viajó al Congo con las Misiones de Paz de la ONU en 2010. Hacía dos años que estaba en Casupá, luego de haber residido en Paso de los Toros, Tacuarembó.

Durante un lustro, los fines de semana, su madre vendió tortas fritas a la entrada del salteño Parque Harriague para costearle la carrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)