DUDAS

Aseguran que Lula estuvo en Uruguay traído por OAS

La empresa de Brasil dejó deudas en Uruguay tras fracasar la gasificadora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El principal proyecto de infraestructura del país se encuentra parado.

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, cuando ya había dejado su cargo, fue traído a Uruguay por la empresa brasileña de construcción OAS y participó en una reunión con empresarios de distintos sectores en un hotel de Carrasco donde se analizó la obra de la regasificadora de Puntas de Sayago. OAS, envuelta en un escándalo de corrupción en Brasil, era la responsable de la construcción de la obra en Puntas de Sayago que quedó trunca.

La información fue dada en la comisión investigadora de la Cámara de Representantes que analiza todo lo vinculado a la regasificadora por el presidente de la Cámara de la Construcción, Ignacio Otegui. La reunión no había trascendido hasta ahora.

La Policia Federal brasileña y la Procuradoria de la República sospechan que el ex presidente recibió sobornos por 3,7 millones de reales (aproximadamente US$1,1 millones) de OAS. La prensa brasileña ha informado que Lula aparentemente tenía una relación estrecha con el ex presidente de OAS, Leo Pinheiro. Condenado a 39 años de prisión, Pinheiro está preso desde septiembre pasado. Ahora negocia un acuerdo de "delación premiada" y ha prometido dar información sobre presuntas irregularidades cometidas por Lula, su Partido de los Trabajadores e integrantes del Superior Tribunal de Justicia de Brasil.

Otegui confirmó a El País que en la reunión en la que participaron varios empresarios de otros sectores (una docena) le planteó personalmente a Lula la necesidad de que en la obra participasen como socias en la construcción empresas uruguayas, algo que al final no ocurrió.

"Él habló también de otras obras, como el puerto de aguas profundas que el gobierno de Brasil estaba interesado en apoyar", dijo Otegui.

El 17 de marzo de 2015, GNLS, consorcio conformado por la francesa GDF- Suez y la japonesa Marubeni, que a su vez había contratado a OAS, rescindió unilateralmente el contrato con esta invocando diferencias técnicas.

El diputado blanco, Pablo Abdala, que impulsó la creación de la comisión investigadora, dijo a El País que la visita de Lula a Uruguay "por lo visto fue reservada" y recordó que la prensa brasileña ha publicado mails en los que Pinheiro pide a sus empleados coordinar viajes del ex mandatario al exterior incluyendo uno a Chile y otro a Uruguay en enero de 2014. El pasado día 20, además, Pinheiro le dijo al juez Moro que OAS le había pagado USS 1 millón a Lula por dar cinco conferencias fuera de Brasil.

Perjuicios

Ayer, en la comisión investigadora estuvieron representantes de cinco empresas que se consideran perjudicadas por OAS. Los ejecutivos contaron que a dos años del concurso de OAS, esta no ha pagado nada a las numerosas empresas que contrató. El concurso asciende ya a US$ 30 millones e involucra a 250 empresas.

Por ejemplo, una empresa de canteras vendió material a OAS y al no cobrar debió enviar personal al seguro de paro, y contrajo deudas con fleteros. Se había endeudado además para realizar inversiones, contó Abdala. Otra firma, Nautimil, proveyó lanchas, remolcadores y pontones y ahora enfrenta problemas con el Banco República. Infinito Construcciones capacitó soldadores y luego tampoco cobró, señalo Abdala.

Otra empresa, Costa Fortuna, construyó pilotes y denunció penalmente por estafa a varios ejecutivos de GNLS y OAS porque entiende que fue engañada y sufrió un perjuicio de US$ 10 millones.

Abdala mencionó también que se da la "ironía" de que tras provocar "tanto daño" OAS tendría intención de reclamar US$ 13 millones a Gas Sayago, (conformada por UTE y ANCAP e impulsora de la regasificadora) que habían quedado en garantía. Para Abdala, además, Gas Sayago, al reclamar activos del concurso "actuó en perjuicio de los acreedores nacionales". Según el legislador, OAS hizo una propuesta de pago "formal pero absolutamente inaceptable" que solamente apuntaba a la necesidad de presentar un plan para cumplir requisitos legales y evitar que la constructora debiera ir a liquidación.

El jueves próximo la comisión investigadora recibirá a dos gerentes de UTE y al ex presidente de la empresa pública, Beno Ruchansky.

La comisión también espera información sobre la presunta participación de Fernando Pimentel, ex ministro de Desarrollo de Lula, y acusado en varios casos de corrupción, en la adjudicación de la frustrada regasificadora. Este proyecto está parado hace más de dos años y el gobierno ya dejó claro que su construcción no es más una prioridad.

El proyecto de la planta tuvo errores de diseño.

El presidente de la Cámara de la Construcción, Ignacio Otegui, dijo ayer en la comisión investigadora de la planta regasificadora que el proyecto tuvo problemas de diseño y que OAS no le dio importancia a los volúmenes de sedimentación en el Río de la Plata. El futuro de la regasificadora depende de negociaciones en curso con la multinacional Shell. Uruguay sondeó la potencial demanda de Argentina de gas natural que se produciría en la planta sin obtener resultados que resultaran alentadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)