"Es una tortura"

Asamblea en medio de llantos y bronca

El movimiento sindical vive momentos difíciles de afrontar, sobre todo el Suinau que carga con 26 de sus afiliados procesados por el delito de tortura, según dictaminó el juez Gustavo Iribarren.

Ayer durante una asamblea que se llevó a cabo en su central sindical se vio de todo. Caras tristes, rostros cansados y la poca simpatía general que se podía palpitar en el entorno de la casona ubicada en Avenida Agraciada y Bulevar Artigas. Decenas de personas llegaban al mediodía, muchos de ellos con termo y mate prontos para una larga jornada. Así fue, mientras las palabras, los aplausos y los gritos de apoyo pasaron para quienes tuvieron que afrontar la primera noche en la cárcel, otros tantos susurraban por lo bajo, incluso lloraban desconsolados por lo que estaba pasando.

"Esto es una tortura", señalaba una mujer de rulos, rubia, abrazada a su pareja. Otra mujer indignada gritaba desde el fondo del salón central: "¡no nos vamos a dar por vencidos! ¡Fuerza a los compañeros!".

Algunos familiares de funcionarios que se encuentran presos estuvieron también durante la asamblea. En este sentido Joselo López les agradeció por el apoyo y dijo que a todas las familias que están pasando por esto se las ayudará con alimentos, dinero y con la atención de un profesional en psicología si es necesario.

El momento más emotivo fue cuando López no pudo continuar hablándole al público porque los ojos se le llenaron de lágrimas. El sindicalista estaba haciendo referencia a un compañero que padece una enfermedad y que hora está procesado con prisión.

López también mencionó el caso de otro funcionario que está internado en Casa de Galicia "porque infartó luego de que se conoció la noticia de su procesamiento".

En tanto, dentro del público, un hombre comenzó una repentina charla con otro, totalmente fuera de sí: "Qué me vienen a hablar de torturas a mí. Yo supe pasar por la picana y el submarino hermano, a estos no les hicieron nada, no son unos bebés de pecho, ¡no jodan!", remató.

Inmediatamente después otro hombre alto, con remera de Peñarol, también intervino: "si estuviera el Pepe acá (por el expresidente José Mujica), qué diría de esto, se les cagaría de risa en la cara por nabos, como dice él".

Ya sobre el final, a eso de las 16 horas, luego de que intervino todo el que quiso en la asamblea, se remató con un fuerte aplauso y el abrazo de Joselo López con otro sindicalista. Luego, en representación de los sindicatos, Pablo Cabrera y Carlos Salaberry salieron a hablar con los medios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)