Departamento golpeado por desempleo y niveles de ingresos bajos

Artigas "le pasó factura" al Frente

Artigas, el departamento más norteño del país, es de los más rezagado en materia de indicadores socioeconómicos. Ocupa el lugar quince entre los 19 departamentos en cuanto a ingreso mensual promedio de las familias y su población bajó entre 2004 y 2011 de 78.019 a 73.318 habitantes. El desempleo, que en 2013 fue 6,5% en promedio a nivel nacional, en Artigas se ubicó en 7%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Han destinado inversiones de ALUR, único municipio que logró conservar el FA en Artigas.

Su segunda ciudad, Bella Unión, está asociada a grandes batallas de la izquierda porque fue allí donde el líder histórico del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), Raúl Sendic, organizó a los cañeros en la década de 1960. Y Bella Unión es hoy un baluarte electoral del Frente Amplio.

Artigas fue durante muchas décadas quizás el departamento más colorado del país. En las elecciones realizadas entre 1971 y 2000 el porcentaje de votos del Partido Colorado osciló entre un mínimo de 41,2% y un máximo de 58,5%. Pero luego, como en casi todo el país, ese histórica colectividad se derrumbó y en las recientes elecciones departamentales solamente logró 11,7% de los votos.

En forma casi inesperada para el propio Frente Amplio, la coalición de izquierda accedió al gobierno departamental en 2010 y Patricia Ayala, del MPP, resultó electa intendenta. Cinco años después, sin embargo, sufrió un duro revés, pese a que había ganado en las elecciones nacionales en todos los municipios con cierta comodidad. Ahora debió conformarse con retener Bella Unión con tres concejales, aunque incluso allí su votación mermó. El Partido Nacional logró 24.996 votos frente a los 17.741 del Frente Amplio y el blanco Pablo Caram resultó electo intendente.

La dirigencia frenteamplista local no quiere profundizar en los motivos de la derrota, pero reconoce que hubo "dificultades en la gestión" de Ayala.

Leandro dos Santos, edil electo, renunció en 2011 al cargo de director de Descentralización y ahora dice El País que su decisión de entonces "quiso ser un llamado de atención pero no tuvo eco". Fue la primera renuncia que desencadenó otros desgajamientos en el gabinete de Ayala. "El votante pasó factura por la gestión, sin duda", consideró Dos Santos.

El médico y diputado Silvio Ríos compitió con Caram y obtuvo 10.937 superando a Ayala que solamente recogió 5.822. Ríos dijo a El País que "hubo algunos problemas de gestión, se apuntó a lo elemental, a las calles y al alumbrado, pero no se hizo lo suficiente". "Todas las encuestas daban un final abierto, pero el resultado fue contundente" a favor del Partido Nacional, reconoció Ríos, exdirector del hospital de Artigas.

El estilo de Ayala generó resistencias. William Cresceri, que fue alcalde frenteamplista de Bella Unión, abandonó la coalición de izquierda y ahora fue electo concejal blanco en esa localidad. Sostiene que Ayala retaceó recursos y demostró "centralismo e incomprensión".

Ayala, Ríos y Carlos Maseda, el restante candidato frentista, pese a tener matices, realizaron actos conjuntos tanto en Artigas como en Bella Unión y confiaban en el efecto positivo de esa imagen unitaria. Por esto fue que la derrota electoral del domingo les resultó sorprendente.

El Partido Nacional logró triunfar en los municipios de Tomás Gomensoro, Baltasar Brum (en este caso por 7 votos), localidades ubicadas entre Bella Unión y Artigas.

Mejor pero no tanto.

Todos los actores políticos reconocen que Bella Unión, una localidad de tradición combativa que entre su centro y periferia reúne a 18.000 habitantes, está mejor. Atrás quedó el año 2002 cuando se denunció que en el asentamiento Las Láminas los niños comían pasto. El asentamiento desapareció sustituido por viviendas de material. Pero hay problemas y no menores. El concejal blanco Cresceri denunció que en la zona cercana a la vía férrea se está formando otro asentamiento en terrenos propiedad de AFE y del Ministerio de Transporte.

Calvinor cerró y Calagua y Greenfrozen atraviesan serios problemas. Esta última, dedicada al congelamiento de hortalizas, está cerrada y ocupada. Unas 250 familias y en particular muchas mujeres jefas de hogar dependían de esta fuente de trabajo, lo que motivó que se realizara recientemente una marcha que terminó en la plaza 25 de Agosto.

Cresceri dice que la popularidad del presidente Tabaré Vázquez es alta en la localidad, porque se reconoce que el gobierno frenteamplista al impulsar a Alcoholes del Uruguay (ALUR) permitió sostener la actividad en Bella Unión. Y el flamante diputado blanco Mario Ayala también admite que generó movimiento y que debe mantenerse, pero considera que no se administra con transparencia. Trabajan en la planta de ALUR unas 820 personas, que procesan la caña de 420 productores.

Jorge Rodas, sindicalista de la Unión de Trabajadores Azucareros de Artigas (UTAA), considera que se debe pasar de las actuales 9.000 hectáreas de caña (hoy cortadas por 938 personas) plantadas a 12.000 y buscar que la actividad salga de "zafralidad". "Antes había emigración temporal a Río Grande del Sur, a Argentina, a Maldonado, a Montevideo para la construcción, para hacer galpones. Pero ahora me dicen que la construcción cayó en Maldonado", dijo Rodas. "Y en Greenfrozen trabajaban 150 mujeres jefas de hogar pero el inversor argentino se fue y tampoco el Estado le pidió que se quedara", se lamentó.

Minería y agro.

Mario Ayala, que se hizo conocido porque cuando asumió su banca el 15 de febrero llegó al Palacio Legislativo a caballo, vestido de gaucho y luciendo un sombrero de ala ancha, señala que es consciente de que la emigración y los bajos niveles salariales son lo que caracteriza hace ya mucho tiempo al departamento. Quiere que se potencie la explotación de un recurso único como son las ágatas y amatistas, de las que se exportan entre US$ 18 millones y US$ 20 millones anuales, para que el número de personas que trabajan en el sector pase de 1.000 a 1.500. La clave, sostiene, está en evitar que los productores malvendan las piedras y que les agreguen valor.

Es que en Artigas no abundan las posibilidades de trabajo. El sector ovino hace años que no está bien y la ganadería está afectada por la sequía. La zona de Baltasar Brum se defiende con la producción de sorgo y caña de azúcar.

El edil Dos Santos lo tiene claro. "Artigas está necesitando alguna inversión importante y mejorar su infraestructura. Tenemos el problema de que el aeropuerto de la capital dejó de ser considerado internacional. Estamos a 600 kilómetros del puerto de Montevideo y las inversiones no llegan. No hay industria", señaló.

Y eso se refleja en las cifras. Artigas es junto con Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Montevideo uno de los departamentos donde la pobreza afecta a más del 8% de los hogares. El resto de los departamentos está por debajo de ese umbral. En 2013 el promedio de ingresos mensual de los hogares a nivel nacional era de $ 40.303. En Montevideo se ubicaba en $ 47.792 y en el interior en $ 35.006. En Artigas estaba en $ 29.303. La desocupación juvenil genera adicciones, en particular a la pasta base en los barrios más humildes y no hay centros de tratamiento, reconoce el diputado Mario Ayala. (Producción desde Artigas, Freddy Fernández).

Coincidencia en que hay que reparar las rutas

n En lo que hay coincidencia en Artigas es en la necesidad de reparar la destrozada ruta 30 entre Bella Unión y la ciudad capital departamental, y la ruta 4. Por ahora, el presidente Tabaré Vázquez se comprometió a dar prioridad a la reparación del tramo entre el punto denominado Buena Unión y la Bajada de Pena. El diputado Silvio Ríos asegura que bregará para que en el presupuesto nacional se contemple la reparación de toda la ruta porque es clave para el transporte de arroz y ganado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)