inn content para PWC

El arte de hacer un buen currículum

Crear un currículum atractivo y evitar los errores más comunes son claves al momento de buscar trabajo. Aquí algunos consejos de una especialista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El curriculum vitae es la tarjeta de presentación con que cuenta el trabajador.

El currículum vitae (CV) es la tarjeta de presentación del trabajador. Es el responsable de que uno pase a la siguiente etapa en el proceso de selección de personal o que resulte desestimado. Por esta razón, es esencial que al escribirlo uno tenga presente que debe ser claro, conciso y atractivo. Y sobre todo, no caer en los errores más comunes.

Para evitar cometer las principales fallas y presentar un documento adecuado, la Senior Manager del Área de Selección de Personal de PwC, Geraldine Delfino, explica los elementos claves que le darán a la persona algunas herramientas para pasar el primer filtro.

Currículums únicos

En primer lugar, uno tiene que tener en cuenta que no debería presentar el mismo CV para cada oportunidad, nuestra sugerencia es que se debería adaptar a cada puesto y empresa. Si hay un aviso en el que se comunica la vacante, uno debe tomarlo como un índice para que la organización de la información esté supeditada a lo que se pide puntualmente en el llamado, señaló Delfino.

De esta forma, al detallar las experiencias laborales se destacarán las tareas o responsabilidades que avalan que sea un candidato ajustado al puesto.

Si se prepara un currículum de esa forma, se trasmitirá empatía hacia las personas que lo van a leer porque le facilitará el trabajo de lectura y análisis, además de resaltar ciertas virtudes del candidato. Demuestra capacidad de comprensión e interés por la propuesta, captando así la atención del seleccionador.

“Si yo selectora de personal encuentro un currículum con esas características en donde voy tildando y digo listo: este requisito lo cumple, este también y este… la conclusión va a ser que por lo menos vale la pena conocerlo y tener una primera entrevista”, puntualizó la experta.

Hay que tener cuenta las palabras claves como: “excluyente”, “se valorará”, “imprescindible”. “Esto quiere decir que si hay una persona que sí tiene lo que se solicita como excluyente, o imprescindible y yo no lo tengo, seguramente le van a dar prioridad a esa persona”, reveló.

Sólo los datos imprescindibles

 La experta reconoce que en estas latitudes existe una deformación en cuanto a qué información personal hay que dar a conocer y se tiende a incluir demasiados datos personales que pueden dar lugar a actos de discriminación, a priori y sin darnos la oportunidad de conversar personalmente.

Para evitar que esto suceda, recomienda no agregar cosas que no se piden. Desaconseja incluir foto, teléfono fijo, dirección particular, estado civil, fecha de nacimiento, ocupación de sus padres y pareja, hijos. Los datos que sí no deben faltar y deben estar siempre son: nombre completo, cédula de identidad, celular, email, la url de su perfil de Linkedin si lo tuviera y Skype, si fuera usuario.

En los casos en el que el aviso pida profesionales egresados de determinada carrera universitaria, no es necesario precisar que cursó primaria y secundaria. La excepción a esto sería si dichos estudios primarios y secundarios se realizaron en instituciones educativas bilingües y nuestra sugerencia es que esto sea incluido en el capítulo destinado a los idiomas.

La sobriedad no pasa de moda

Existen muchos esquemas para armar un CV. Delfino sugiere hacerlo de lo más actual hacia atrás, porque seguramente son las últimas experiencias laborales lo que lo hará el candidato más ajustado para el puesto. En esta línea, subrayó que no es necesario detallar todos los cursos que se realizaron, sino los más actuales y relevantes para el cargo en cuestión. Por ejemplo, si la persona hizo un curso de informática hace 20 años, seguramente ya haya quedado obsoleto.

Lo ideal es que nuestra Hoja de Vida no supere las dos hojas, ya que esto también demuestra capacidad de síntesis, así como capacidad de enfocarse en lo relevante e importante.

En lo que refiere al estilo, sugiere la sobriedad. Una excepción por ejemplo podría ser el caso de los diseñadores gráficos, donde a través del currículum pueden dejar en evidencia sus habilidades profesionales. De lo contrario, nuestra sugerencia es que sea sobrio y empleando el blanco y negro.

Además, se puede acompañar el currículum con una carta de presentación, que no debería tener una extensión superior a 20 líneas. El objetivo de este texto es hacer un resumen breve explicando las razones por las cuales uno se presenta al puesto y que luego se reflejen en el contenido del CV.

Errores a evitar

Entre ellos están las faltas de ortografías -que en ocasiones son muy graves-; que haya información inexacta, en la que existan lagunas de años; poner siglas que hacen a la jerga de la profesión, porque quien lo está leyendo puede no saber de qué se está hablando; y la extensión.

“Muchas veces tienes que llegar al final, después de leer 15 o 20 páginas, para darte cuenta que tiene por ejemplo los conocimientos o la experiencia. Porque si al leer el aviso esto era lo importante, ¿por qué lo pusiste después de 20 páginas?”, cuestionó Delfino.
Por otro lado, nosotros, hace ya un tiempo hemos dejado de consultar las referencia personales, pero sí son fundamentales las laborales. En este aspecto, es esencial poner al menos una por cada lugar de trabajo en el que se desempeñó y el contacto debería ser el de una persona que haya supervisado sus tareas.

Pero el peor error que uno puede llegar a cometer es el de ocultar información. El mercado uruguayo es muy chico y aunque no lo fuera de una u otra forma se puede quedar en evidencia. “Lo peor que puede pasar es quedar en evidencia ante una mentira o engaño, esto resta mucho a la hora de decidir por un candidato. Los currículum mentirosos no sirven”, remarcó la experta.

Los detalles del CV que revelan a la persona

El CV deja entrever algunas características del candidato. Si se trata de un CV muy extenso, podemos llegar a pensar que puede tratarse de una persona muy conversadora o con escasa capacidad de síntesis por ejemplo. El hecho de que haya información desorganizada o poco precisa, puede dar cuenta de ciertas características del titular de ese CV ante lo cual “levantamos ciertas hipótesis de que quizá la organización por ejemplo no es su fuerte. Esto no quiere decir que no se lo convoque a una primera entrevista si cumple con los requisitos, pero al momento de entrevistarlo procuraremos ver si nuestras hipótesis son válidas o no y si pueden llegar a ser un menos para cumplir con lo que nuestro cliente necesita, explicó Delfino.

Experta en selección de personal 

Geraldine Delfino es Senior Manager del área de Selección de Personal de PwC. Es Psicóloga egresada del Instituto de Filosofía Ciencias y Letras de Montevideo—convalidada por la Universidad Católica del Uruguay- con especialización en Gestión de Recursos Humanos de la Universidad ORT del Uruguay y la Universidad de Chile.
Forma parte de PwC Uruguay desde 1989, y su actividad se centra en el Área de RRHH, brindando asesoramiento a distintas organizaciones, fundamentalmente en materia de Búsqueda y Selección de Personal, Programas de Outplacement, Evaluaciones de Potencial, Definición y Análisis de Competencias y de perfiles.

Geraldine Delfino es Senior  Manager del área de Selección de Personal de PwC.
Geraldine Delfino es Senior Manager del área de Selección de Personal de PwC.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)