"la coima nunca da recibo"

Arsuaga convencido, pero sin pruebas de presunta corrupción de Figueredo

El expresidente de Defensor, Eduardo Arsuaga, declara ante crimen organizado en causa que investigaun supuesto delito de estafa y lavado de dinero por parte de Eugenio Figueredo en el tiempo que presidió la Conmebol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eduardo Arsuaga, expresidente de Defensor Sporting. Foto: Archivo El País

El caso indaga una denuncia interpuesta a finales de 2013 por varios equipos de fútbol del país y por la Mutual Uruguaya de Futbolistas, que acusaban de la existencia en la Conmebol de una "organización criminal" que se apropiaba de dinero que tendría que ir a parar a clubes, jugadores y a la propia organización.

El primer citado a declarar es el expresidente del Defensor Sporting Eduardo Arsuaga, quien ejerció entre 1987 y 2001 y trató con Figuerero, quien fue vicepresidente de la Conmebol de 1993 al 2013 y presidente entre 2013 y 2014.

Al tiempo, también coincidieron en el ámbito local durante el periodo en el que Figueredo fue presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), de 1997 a 2006.

Arsuaga dijo hoy a Efe tener convicciones personales acerca de la gestión de Figueredo, pero no tener pruebas ya que "la coima nunca da recibo".

No obstante, dijo poseer un informe fiscal firmado por personas ajenas a la AUF relativo a la organización de la Copa América de 1995, en la cual Uruguay fue anfitrión y Figueredo presidió el Comité Organizador.

"El informe es demoledor y contiene cientos de observaciones sobre la falta de formalidad en varias compras, la existencia de comprobantes no regularizados, presupuestos no enviados y compras realizadas sin cumplir los requisitos de la AUF para la realización de gastos", explicó Arsuaga.

Dijo que su declaración ante el fiscal no responde a una citación formal, pues ni siquiera le llegó por escrito, pero que la judicatura mostró confianza en él para entender el manejo del fútbol durante aquellos años y no tiene ningún inconveniente en hablar.

Además de Arsuaga, en las próximas semanas se tomará declaración a cerca de 30 personas relacionadas con el fútbol y a empresarios.

Figueredo, que también fue vicepresidente de FIFA, se encuentra detenido en Suiza, donde en mayo pasado fue arrestado y acusado por la justicia de Estados Unidos de organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero.

En paralelo a la investigación estadounidense, que implica a otros altos cargos de FIFA, la justicia uruguaya reabrió en junio la denuncia interpuesta a finales de 2013 por los clubes y la Mutual de jugadores.

La intención de Gómez es poder interrogar también al propio Figueredo, algo para lo que se podría esperar a que vuelva al país o hacerlo por exhorto y pedir la extradición, según comentó el fiscal.

"Pero evidentemente va a tener que responder ante la Justicia uruguaya", aseveró Gómez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)