FIN DEL CONFLICTO

Arroceros subieron los fletes y terminó el paro

Una comisión buscará evitar problemas en la próxima zafra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cereal: los costos serían muy similares a los de la zafra pasada. Foto: AFP

Una larga reunión en la localidad de José Pedro Varela, en el norte de Lavalleja, en plena zona arrocera, entre representantes de los molinos arroceros (Saman, Coopar y Casarone), de los transportistas y de los cultivadores del cereal, permitió desactivar un conflicto que ya estaba afectando a un sector exportador clave en plena zafra.

El acuerdo supone en términos generales una mejora en el precio de los fletes que en algunos casos se acerca al 20% como pretendía la Intergremial del Transporte Profesional de Cargas (ITPC).

La situación comenzó a destrabarse en una reunión en la sede montevideana de la ITPC realizada bien entrada la noche del jueves. Las partes acordaron que se creará una comisión que trabajará durante este año para fijar con anticipación los fletes para la próxima cosecha, en el entendido de que no se puede repetir una situación similar.

Hubo muchos problemas en zonas arroceras del norte de Rocha, Treinta y Tres y Cerro Largo, y enfrentamientos entre camioneros que querían transportar el cereal y otros que adherían a las medidas de la ITPC.

El presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, Alfredo Lago, explicó que su gremial buscará mejorar las tarifas de los fletes que pagan los productores que estuvieran por debajo del valor promedio en la zona respectiva. "No hay una tabla, una paramétrica, pero sí hay un ajuste, que era lo que pedían los camioneros".

Más allá de que los contratos son individuales, se intervendrá buscando ayudar en esa aproximación entre el productor arrocero y los camioneros", explicó.

La gremial de arroceros se había plantado firme en que no quería que se estableciera una paramétrica porque pretendía preservar la libertad de negociación entre el productor y los transportistas.

La situación había llevado a que no se trillara el jueves en el norte de Rocha, lo cual era "una lástima" porque los rindes y la calidad estaban siendo excelentes, dijo a El País el presidente de la Asociación Agropecuaria de Lascano, José Bresque.

En la zona había esperanzas de que esta campaña pudiera compensar la anterior que no fue buena por las enormes inundaciones que afectaron la región en abril del año pasado y mermaron mucho los rendimientos. Este año se presentó con un nivel de luz solar muy adecuado para el cultivo y pocos días de lluvia. Los rendimientos son muy buenos y rondarán los 9.000 kilos por hectárea, dijo Bresque.

Hasta avanzada la tarde de ayer en las cercanías de Lascano se seguían deteniendo los camiones con todo tipo de carga, aunque no hubo incidentes como en días anteriores.

Los cultivadores de arroz tenían la necesidad de solucionar rápidamente el conflicto porque el grano del cereal se puede deteriorar rápidamente. El cultivo se exporta en su casi totalidad (95%).

El transporte de hacienda seguramente se normalizará hoy, informó a El País la presidente de la gremial de transportistas de ganado, Gabriela Lombardo. Sin embargo, la empresaria advirtió que el suyo es el único sector que todavía no tiene una paramétrica acordada con sus contratantes, y que si en los meses siguientes los transportistas no llegan a un entendimiento con las gremiales de la industria frigorífica, quizás haya medidas de protesta con el apoyo de ITPC.

Este no es el momento adecuado para un eventual paro debido a que la faena ha bajado e incluso algunas plantas no están trabajando. Este sector de transportistas sostiene que la industria no ha contemplado en los fletes el alza de los costos laborales que tuvieron en los últimos dos años los propietarios de camiones y solamente acepta ajustar las tarifas que paga en función de la evolución del precio de los combustibles.

Otros sectores como el transporte de granos, de leche, de madera y de combustibles tienen sus paramétricas acordadas y no deberían atravesar situaciones conflictivas.

Un mensaje de Rossi para los productores.

El Gobierno siguió de cerca el conflicto entre los arroceros y los propietarios de camiones aunque no debió recurrir al decreto "antipiquetes". El ministro de Transporte, Víctor Rossi, con sutileza, insinuó que los cultivadores debían flexibilizar su postura. Es que en determinado momento el diálogo se cortó entre los productores y los transportistas y hubo reproches duros entre las partes. Rossi había dicho que "rechazar la aceptación de una tarifa de referencia, que no obliga a nada, pero que sí sirve a los actores para saber dónde estamos parados, me parece que no es un gesto amigable, ni que favorezca al intercambio y apueste a la convivencia que necesitamos los uruguayos".

La gremial de arroceros se había plantado firme en que no quería una tabla de precios. Una carta de los arroceros de Tacuarembó, fechada el 23 de marzo, señalaba que "lo básico y lo fundamental es que durante todo el desarrollo del sector arrocero nunca a nadie se le ocurrió trabajar con contratos entre empresas tarifados ni por empresas ni por el gobierno ni por las gremiales (...) Siempre al llegar a un precio de arrendamiento de tierras, al instalar costosas inversiones en riego, comprar nuestros insumos, contratar servicios de maquinaria o equipos aéreos, siempre fue en negocios con otros empresarios que para nuestra satisfacción supieron crecer junto al sector, generando una sinergia que es visible en los polos arroceros que crecieron del este al norte del país", decía la carta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)