De haber estado toda la oposición, el proyecto hubiera resultado negativo

Aratirí: oposición acusa al gobierno de ceder a presiones

Mientras el presidente José Mujica admitió que ve con buenos ojos una propuesta de Zamin Ferrous para reducir la dimensión del proyecto Aratirí, el Senado se enfrascó ayer en un duro debate por el pedido de prórroga que hizo el gobierno para negociar con la minera. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según la ley, la empresa india podría vender al estado la información geológica recabada.

Para la oposición, todo se trata de ganar tiempo para que Aratirí pueda vender su proyecto a otra empresa e irse de Uruguay. A esto se dedican las "empresas junior", alertó el senador colorado Pedro Bordaberry.

El gobierno de Mujica aparece hoy embretado con Aratirí y no se sabe a ciencia cierta si se firmarán los contratos para la explotación de hierro por 30 años. Y en ese contexto la nueva propuesta del empresario indio Pramod Agarwal parece haber llegado para descomprimir la situación.

Según informó ayer Búsqueda, el miércoles 4, el mismo día en que el Parlamento tomaba conocimiento del pedido del gobierno para ampliar por un año el plazo de negociación con Aratirí, el empresario indio dueño de la minera ofreció a Mujica un proyecto de extracción de hierro menos ambicioso al que se negocia y por fuera de la ley de minería de gran porte. La idea es desarrollar un proyecto de extracción del yacimiento Valentines de entre 1,5 millones y 2 millones de toneladas de hierro al año, bastante menos ambicioso que el actual que era para extraer 18 millones de toneladas anuales.

Factores como el deprimido precio del hierro, el bajo nivel de concentración de los metales en el suelo uruguayo, y problemas en el extranjero de la empresa madre de Aratirí, han hecho hasta ahora que el gobierno no tenga claro si firmar el postergado contrato con la minera. Además, la empresa no tiene aún la habilitación ambiental y el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) le anuló en diciembre varios permisos de prospección.

En entrevista con radio Rural, Mujica dijo ayer que "esta empresa hindú tiene derechos adquiridos en Uruguay porque, según ellos, han invertido más de 300 millones de dólares" y que ya han hecho investigaciones con dinero propio. Esas investigaciones, según Mujica, "tienen un valor que es propiedad de la empresa. Entonces si nosotros, en el marco jurídico que tenemos, no demostramos una voluntad positiva de negociar nos exponemos a tener un juicio internacional que aunque lo ganemos después estamos cuatro o cinco años sin poder hacer nada".

Como Pluna.

Por eso, subrayó Mujica, el gobierno "no le hace un mandado" a la empresa minera sino que trata de evitar que haya un juicio contra el Estado.

Respecto al proyecto que recibió de Agarwal —en presencia del ministro de Industria Roberto Kreimerman, del subsecretario Edgardo Ortuño y del prosecretario de Presidencia Diego Cánepa—, Mujica sostuvo que es para tener en cuenta, y que por ser más pequeño y con salida por el puerto de Montevideo, podría acordarse.

La oposición comparó la advertencia de Mujica sobre un inminente juicio de Aratirí con lo ocurrido con Pluna, cerrada en junio de 2012 bajo el argumento de que se venía una serie de juicios en el exterior por US$ 3.000 millones, algo que finalmente nunca ocurrió.

Con el escenario del Senado y sobre la mesa el proyecto de Mujica pidiendo prorrogar por un año las tratativas con Zamin Ferrous para desplegar el proyecto, los partidos de la oposición discutieron fuertemente con el oficialismo tratando de impedir la votación de este proyecto, pero finalmente se votó. Lo singular es que la bancada oficialista aportó 14 votos en 23 presentes. Como faltaban en sala dos senadores del Frente Amplio, si la oposición hubiera tenido en la sesión a sus 15 miembros, el proyecto se hubiera rechazado. Pero solo había ocho senadores blancos y colorados.

Bordaberry (Partido Colorado) y Luis Alberto Heber (Partido Nacional) lanzaron fuertes críticas al gobierno por impulsar la prórroga, cuestionaron al Poder Ejecutivo por su "debilidad" y por permitir "coacciones" de la empresa.

"Le hacemos una ley a medida al nuevo López Mena, al nuevo Campiani", sostuvo Bordaberry, quien comparó este proyecto minero con experiencias fracasadas como el Tren de los Pueblos Libres o Pluna. Dijo que Zamin Ferrous "está armando un negocio para revenderlo" y que "no va a explotarlo".

"La ley de Minería no es parte del acuerdo interpartidario en cuanto a beneficios tributarios, protección ambiental y plan de cierre", añadió.

"No insistan más en que esta ley no es para Aratirí porque no se lo cree nadie. Es como decir que los Reyes Magos no son los padres, que son Gaspar, Melchor y Baltasar. Es una tomada de pelo al pueblo", remató Bordaberry.

Bordaberry dijo que Mujica declaró en la mañana que se pide la prórroga "porque estamos expuestos a un juicio internacional. Eso no figura en la exposición de motivos. Es algo grave".

En seguida, el frenteamplista Ernesto Agazzi explicó que lo que dijo Mujica es "su opinión sobre lo que podría pasar", pero que "no aseguró que habrá un juicio".

Agazzi insistió en que "los de Aratirí no son amigos del gobierno. ¿Qué coaccionan al gobierno? Todas las empresas defienden sus intereses. ¿Hay empresas trasnacionales buenas y malas? No. Se instalan para ganar dinero. El problema es cuáles son las reglas de juego. El gobierno está firme, no tiene ninguna amenaza que yo sepa".

El proyecto.

En caso de llevarse a cabo, este proyecto minero a cielo abierto de gran porte se realizaría en la zona de la Cuchilla Grande, en los departamentos de Treinta y Tres, Durazno y Florida, cerca de Valentines. Se prevé la extracción de 18 millones de toneladas anuales de hierro por un período de 30 años.

En los documentos presentados a la Dirección de Medio Ambiente (Dinama), como parte de la solicitud de autorización ambiental previa, la empresa expresó que se espera que el proyecto opere 20 años, plazo en el que se habría extraído todo el hierro recuperable. Algunas de las minas proyectadas se agotarán en los primeros 10 años de explotación.

Según la empresa, el proyec- to implica una inversión de US$ 3.000 millones, la mayor realizada en el país.

El proyecto consta de tres partes: 1) un complejo de minas a cielo abierto en un área de 6.210 hectáreas. Habrá molinos de trituración, instalaciones para la separación del hierro por campo magnético y un embalse, ya que el proceso requiere gran cantidad de agua; 2) un mineroducto de 214 km que transportará el concentrado de hierro de la zona de mina hasta la terminal portuaria. Cruzará los departamentos de Durazno, Florida, Lavalleja, Treinta y Tres y Rocha. El acceso a él se dará a través de las rutas 7 (acceso a la cabecera norte), ruta 8 (acceso al punto medio del mineroducto) y ruta 9 (acceso a la cabecera sur); y 3) una terminal portuaria por la cual se exportará el concentrado de hierro.

Mujica y el nuevo proyecto minero

El presidente José Mujica dijo en Artigas que ahora cambia el proyecto de explotación minera a cielo abierto. Menor cantidad y salida a través del puerto de Montevideo. "Lo vemos con simpatía relativa, estamos juntando información y vamos a facilitar al próximo gobierno para que tome las decisiones", dijo. Considera que el nuevo proyecto de la empresa es viable y práctico, a escala posible de Uruguay, incluso "pensando en la posibilidad de empezar a aprender en un tema donde no sabemos nada".

Senador Heber: "¿Dónde están los tupamaros?

El debate en el Senado sobre la prórroga por un año en el plazo para negociar con Aratirí, tuvo puntos de alta tensión. Además de afirmar que "esta ley es una vergüenza", el nacionalista Luis Alberto Heber dijo que "tiene nombre y apellido. El Poder Ejecutivo y los senadores del oficialismo deberían sentir vergüenza por lo que se está votando. Nunca vi un proyecto tan flagrantemente con nombre y apellido como este".

Tras un apunte que hiciera el colorado Pedro Bordaberry diciendo que el presidente José Mujica había reconocido que se prorrogaba el plazo porque podía haber juicios contra el Estado, Heber preguntó: "¿Uruguay está siendo presionado? ¿De qué soberanía me hablan? Una multinacional coacciona al gobierno. El gobierno se muestra débil frente a una empresa de pésima reputación. ¿Dónde están los tupamaros? ¿No se hubieran levantado en armas contra esto? ¿Ahora vienen estos sinvergüenzas y ceden? Están en silencio, avergonzados. Hay que echarlos, es una vergüenza nacional si vinieron a amenazar con un juicio".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)