policial

Con 19 años confesó haber participado en cinco homicidios

El delincuente está en la cárcel y podría tener vinculos con otros hechos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía realizó un operativo en septiembre de 2015 para detener al acusado. Foto: F. Flores

Con tan solo 19 años, Aron Anezio Scaffo Larrosa, alias el "Piru", poseedor de varios antecedentes penales confesó haber sido partícipe de, al menos, cinco homicidios en cuestión de un año.

Aún así, pesa sobre el joven delincuente del barrio Casabó un largo prontuario de hurtos, rapiñas y heridos que fue dejando a medida que se iba vinculando, cada vez más, a la delincuencia.

El "Piru", como lo conocen sus allegados del barrio, se encuentra preso en el Comcar desde principios de año luego de que la Policía montara un operativo de inteligencia en su casa para lograr atraparlo. Pero el escurridizo muchacho logró evadir cercos policiales en más de una ocasión, saltando ventanas, muros y techos de casas que conocía a la perfección.

Declaración.

El "Piru", que cumplió sus 20 años estando en prisión, aseguró ante la Justicia que fue partícipe y autor del homicidio de Marcio Soriano (20) y Diego Quintana (33), alias el "Wanner", cuñados entre sí.

Según el muchacho, el viernes 14 de agosto del año pasado, junto a un amigo, Nicolás Míguez de 21 años, apodado el "Nikito", que tiene antecedentes penales y se encuentra en prisión, salieron en una moto y al llegar al cruce con Ruta 1, se encuentran en la esquina con Marcio y "Wanner", por lo que los invitan a una casa de "a fumar porro". Los jóvenes aceptan, y cuando llegan al lugar se suben a la azotea de la casa, según el relato del "Piru".

Una vez allí, estando sentados los cuatro sobre el techo, Marcio se para, contempla el paisaje del barrio desde la azotea y el "Piru" sin mediar palabras le dispara en la nuca con una pistola calibre 9 milímetros. La misma suerte corrió el "Wanner", pero a este, según declaró el "Piru" ante la Justicia, lo mató su compañero el "Nikito", también de un tiro en la cabeza.

Luego se desprende de las declaraciones del joven recluso que colocaron los cuerpos en un "carrito tipo de feria", los cubrieron con una lona verde y llevaron el carro de remolque hasta Ruta 1, donde rociaron todo con nafta, los prendieron fuego y después, antes de irse, mientras que ardían los cuerpos entre las llamas, descargaron sobre ellos unos 12 tiros más.

Los motivos de este caso, aún no están claros, tanto para la Justicia como para la Policía. Fuentes vinculadas a la investigación aseguraron a El País "que el Piru no fue quien mató a estos muchachos, tenemos pruebas de eso y estamos trabajando en el caso". El joven, se podría haber adjudicado el homicidio para ganar "prestigio" dentro de la cárcel, según las fuentes.

Otro de los casos en los que participó el joven, tiene como protagonista a un repartidor, que fue ultimado de un tiro en el barrio Casabó el pasado 23 de enero. En ese entonces, luego de que el trabajador "les diera unos pesos" de la recaudación, el "Nikito" le disparó en el pecho y ambos huyeron en una motocicleta.

Un motonetista también fue víctima del "Piru" y el "Nikito". En este caso, cuando le fueron a robar el vehículo, le dispararon por la espalda para que se bajara de la moto. El conductor murió en el lugar y los delincuentes se dieron a la fuga en las dos motos.

Los casos se multiplicaban semana a semana, siempre había violencia a cambio de "unos pocos pesos", según los jóvenes implicados en los casos.

El quinto homicidio declarado por el "Piru", es el de un pizero en el barrio Nuevo París. El 30 de agosto del año pasado con un cómplice, asaltaron una pizzería. Cuando se estaban yendo con la recaudación del local, se cruzan con Alejandro Pérez de 41 años, el pizero, que tenía las manos en alto. El cómplice, mientras el hombre lo miraba, decidió dispararle y darle muerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)