EN CONTRA DE LAS CARRERAS

Animalistas marcharán en defensa de galgos

Mañana, a las 19:00 horas, realizan movilización al Palacio Legislativo para que se prohíban las carreras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bozal: su uso es criticado por los defensores de los animales. Foto: La Nación/ GDA

"Pedimos tu apoyo para terminar con la explotación y la crueldad contra los galgos. No los condenes a un futuro de dolor y sacrificio". Con esas palabras las distintas organizaciones animalistas convocan a las personas a participar de la marcha que se realizará mañana, a las 19:00 horas, comenzando desde Avenida Libertador y Río Negro hasta el Palacio Legislativo. El objetivo es lograr que se prohíban las carreras de galgos en Uruguay y "concientizar a las personas sobre el daño que trae a los animales.

"De momento ese tipo de carreras no son legales, pero desde algunos meses, la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba) está buscando regularizar la actividad, basándose en que sería lo mejor teniendo en cuenta lo que establece la ley 18.471 de bienestar animal", explicó Jonathan Vilar, integrante de la Asociación Animalista Libera!

En cambio ellos sostienen que, por el contrario, se estaría violando la ley si se legaliza la actividad. "La regulación de las carreras de perros estaría avalando la explotación y el maltrato animal", puntualizó.

"El daño a los perros no es solo en la carrera, sino sobre todo durante los entrenamientos. Esa es la peor parte. Desde chicos, tienen a las perras hembras todo el tiempo teniendo crías para seleccionar a los mejores cachorros, entrenarlos y que compitan en las carreras", dijo. Según contó, el entrenamiento consiste en hacerlos correr todos los días, incluso "atándolos a los autos, para que corran a la velocidad de los vehículos", explicó.

La peor parte, narró, llega cuando los perros sufren alguna lesión o no sirven para las carreras. "Cuando compiten, muchos perros se lastiman, se quiebran y los dueños los terminan sacrificando. Lo mismo si son lentos y no sirven para correr. Si no los matan, en el mejor de los casos los abandonan y terminan en una protectora de animales", sostuvo. "Te podría decir que en todos los refugios de animales de Uruguay hay algún galgo que fue abandonado", agregó.

El integrante de la organización animalista contó también que a los perros de carreras se les suele administrar drogas para que corran a mayor velocidad. "Algunas legales y otras no", aclaró.

A pesar de que durante las carreras hay veterinarios que realizan test antidoping, su presencia "no es para controlar la salud de los perros, sino para cerciorarse que el dueño del perro no está haciendo trampa para ganar la apuesta", dijo y explicó que el uso de fármacos le daña la salud al animal y le acorta su expectativa de vida.

"Uruguay en riesgo".

En noviembre del año pasado, la Asociación Animalista que integra Jonathan Vilar, comenzó una campaña a través de la plataforma Change.org, denominada "#StopGalguerosUy", donde solicitaban al presidente de la República, Tabaré Vazquez, que se terminara con ese tipo de competiciones que tiene a los perros como protagonistas. Hoy, luego de cuatro meses, la petición tiene más de 35.000 firmas de apoyo.

La iniciativa cuenta con el respaldo de la organización Proyecto Galgo Argentina, país donde desde hace poco tiempo se logró prohibirlas.

En relación a ello, el veterinario y diputado por el Partido Nacional, Gastón Cossia, sostuvo que el país está en riesgo, ya que "todos los galgueros que en Argentina no pueden realizar esa actividad, están viniendo a Uruguay y están fortaleciendo los circuitos de carreras clandestinos". Esa situación, según el diputado, se incrementaría en caso de que se regularice la actividad en el país.

"Provocaría que esa práctica, que todavía es amateur en el país, se profesionalice cada vez más, lo que sería altamente contraproducente para el bienestar animal", sostuvo.

"Nadie los obliga a correr"

Leonardo del Río, integrante de la Asociación Uruguaya de Galgueros, sostuvo que los galgos son cuidados, tienen todas las vacunas, son controlados por veterinarios y están en excelente estado físico. "Cuando se lesionan o no pueden correr más, se los sigue cuidando hasta que sean viejitos porque se utilizan como padres o madres. Es mentira que se los mata o abandona. Que alguien traiga a algún galgo puro de carrera que fue abandonado, no creo que haya", dijo. "Se necesitan pruebas para ensuciar una actividad. Yo no he visto a ninguna de estas protectoras ver un entrenamiento de un galgo o ir a las carreras. Es un deporte que no tiene jinete, que no son castigados para que corran más rápido, sino que corren a voluntad. Si quieren pueden parar, nadie lo está obligando", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)