ENSEÑANZA

ANEP busca estudiantes creativos y versátiles

Presentó, por primera vez, lo que pretende de sus egresados

El eterno femenino de una imaginativa pintora
ANEP presentó el Marco Curricular de Referencia Nacional. Foto: F. Ponzetto

Unos minutos antes de que se largara la lluvia en la tardecita de ayer, la ANEP presentó el nuevo "paraguas" de la educación. Así definió el presidente del organismo al Marco Curricular de Referencia Nacional (MCRN), el paso más decisivo, hasta el momento, para el cambio del ADN en la enseñanza.

A diferencia de lo que sucede en Finlandia, donde el Parlamento es el que decide cada unos cinco años los lineamientos de para qué y qué educar, el caso uruguayo no implica un cambio de gobernanza. La ANEP es la que marca qué se pretende de un estudiante luego de transitar la formación obligatoria: de seis a 18 años. Y eso es lo que se publicó ayer.

El documento entra ahora en su etapa de presentación en diferentes ámbitos y de "apropiación". La fecha límite para ello es febrero de 2018. A partir de entonces, se supone, quedará claro que cada alumno irá avanzando en su "viaje educativo" con cierta coherencia. La matemática que aprenderá en la escuela tendrá su continuidad en el liceo.

El próximo lunes, por ejemplo, comienza la preinscripción de los estudiantes de sexto de escuela que pasan al liceo. Según Netto, estos 42 mil alumnos darán un salto hacia una sistema de clase diferente (con profesores por asignaturas en lugar de maestros), pero eso no implicará una discontinuidad en su aprendizaje.

Puede decirse que ahora Uruguay tiene una Ley de Educación que ordena al sistema. De ella parte este Marco Curricular que redactó la ANEP; de ese documento sale el perfil de egreso de la educación obligatoria (cómo se espera que salga un estudiante al término del Bachillerato). Para llegar a eso hay perfiles por tramo (uno al término de tercero de escuela, otro en sexto de Primaria y en tercero de liceo). Hasta ahí avanzaron las autoridades.

¿Qué queda? Durante este semestre cada Consejo desconcentrado diseñará las progresiones de aprendizaje, la relación de cada asignatura para que se cumpla todo lo anterior.

Según el secretario general de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes), José Olivera, "se supone que un marco curricular de referencia nacional debería estar dentro de un plan nacional de educación". El sindicalista dijo el miércoles, en la Comisión de Educación de Diputados, que la ANEP hizo "una consulta pública —no sabemos sobre qué base— acerca de un marco curricular, a mitad de un período de gobierno".

El lunes se reunirá el ejecutivo de Fenapes y, dentro de la agenda, está previsto un análisis del documento oficial. El núcleo sindical del liceo nº 5 ya se pronunció y rechazó ayer el proceder del Codicen en la consulta a los profesores.

Pero los docentes sindicalizados no han sido las únicas voces que han llamado la atención en este proceso. Se ha dicho que el exsubsecretario de Educación, Fernando Filgueira, quien iba a liderar el cambio educativo, renunció porque Netto no era afín a estos marcos. Sin embargo, el presidente del Codicen dijo: "Esto es una leyenda urbana, de hecho lo que se presenta se basa, en parte, en un documento que viene desde 2013".

Por su parte, el colectivo ciudadano Eduy21, que justamente dirige Filgueira, es uno de los grupos que más ha insistido en la necesidad de un marco curricular. Pero va más allá y apunta a un "paraguas" desde los tres años y un cambio de gobernanza, en el que cada centro seleccione sus recursos humanos y sus modos para llegar a las metas.

Aun así, buena parte de lo que Eduy21 quiere para un estudiante al término de la Educación Media Superior es muy similar a lo que planteó la ANEP: saber segundas lenguas, el uso (con sentido crítico) de la tecnología, la creatividad, el trabajo en equipo y la construcción de ciudadanía.

La llamada cuarta revolución industrial, esa en que intervienen los robots conectados a sistemas ciberfísicos, es parte de lo que se pretende de un egresado de la educación formal. Para ello se distinguieron los cinco rasgos generales: "Habilitar e intervenir en la complejidad del mundo"; "Ejercer de manera plena su ciudadanía"; "Emprender y desplegar proyectos personales y colectivos"; "Pensar y actuar creativamente"; y "comunicar y comunicarse". Ahora lo que resta es "bajar esto" a la práctica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)