DE COMPETIDORAS, PROVEEDORES Y FUNCIONARIOS

Ancap enfrenta demandas civiles por US$ 73 millones

El Directorio de la empresa duplicó sus provisiones de pagos de juicios en 2016.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Siguen apareciendo irregularidades vinculada a contratación directa de empresas. Foto: F. Ponzetto

Ancap enfrenta juicios por US$ 73 millones por parte de empresas competidoras, proveedores y funcionarios, según los estados financieros del ejercicio 2016 de la compañía estatal. El informe fue elaborado por la consultora KPMG a pedido del Directorio del organismo público.

Para enfrentar esas demandas, la dirección de Ancap, con el asesoramiento del área jurídica, duplicó la provisión de fondos para juicios. En diciembre de 2015, Ancap destinó el equivalente a US$ 5.200.000 para demandas que podría perder. En 2016, dicha provisión trepó a US$ 10 millones.

"La compañía es parte en diversos juicios, siendo demandada en la mayoría de los mismos, ascendiendo el monto total reclamado a la suma de $ 2.482 millones (US$ 73 millones al tipo de cambio promedio de diciembre de 2016)", señala el documento de Ancap al que tuvo acceso El País.

Advierte que si bien no es posible predecir con suficiente seguridad el resultado final de la mayoría de los procesos judiciales en trámite, sí puede estimarse el resultado desfavorable de alguno de ellos, por lo cual "se realiza la provisión correspondiente".

En sus estados financieros hasta el 31 de diciembre de 2016, Ancap omitió detallar el juicio civil por US$ 62 millones que le inició la empresa Salaur S.A. en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 1er Turno, cuyo titular es el juez Gabriel Ohanian. Salaur S.A. pretendía fabricar grapa y aceite de pepita de uva, entre otros alcoholes.

Ancap tampoco incluyó una demanda millonaria —no trascendió el monto— iniciada por Nafirey (Grappamiel Vesubio) por entender que la empresa estatal incurrió en competencia desleal.

La empresa CABA S.A., propiedad de Ancap, sí incluyó en sus estados financieros de 2016 la demanda por US$ 62 millones iniciada por Salaur S.A., pero no mencionó el juicio de Nafirey.

En su informe, CABA S.A. señaló que se encuentra involucrada en una acción judicial iniciada por un competidor (Salaur S.A.) que reclama daños y perjuicios derivados de supuestos hechos y omisiones de la administración pública.

El juicio de Salaur S.A., iniciado el 8 de junio de 2009, es contra el Poder Ejecutivo, Ancap y privados (UNIT y empresas vinculadas a la comercialización de bebidas alcohólicas). En una audiencia realizada el 16 de febrero de 2011, la Justicia Civil acogió una excepción solicitada por CABA S.A. Los abogados de dicha empresa entendieron que, por la vía de los hechos, el monto del reclamo de Salaur S.A. se reduce a no más US$ 15 millones.

Desleal.

En una demanda iniciada en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo de 3er Turno, a cargo del juez Pablo Eguren Casal, Ancap fue acusada por Nafirey S.A. (Grappamiel Vesubio) de "beneficiar" a su empresa CABA S.A., que también vende grapa miel y grapas, mediante incautaciones y operativos de control a mercaderías de la competencia en las principales cadenas de supermercados del país. "Ancap y CABA S.A. conforman un mismo grupo económico. Donde la primera es controlante de la segunda. Mientras CABA S.A. es competencia directa nuestra, Ancap interviene en el mercado con sus facultades regulatorias e inspectivas y nos perjudica. Ancap tiene intereses inmediatos en beneficiar a CABA S.A.", dice la demanda a la que tuvo acceso El País a través de una de las partes.

El juicio también incluyó un recurso de amparo a la decisión de Ancap de exigir que todas las grapas con miel deberían tener en sus etiquetas el porcentaje de grapa que contienen.

Fuentes del caso indicaron a El País que la grapa miel líder en el mercado es elaborada con grapa —para cumplir con normas UNIT— y miel natural. Sin embargo, CABA S.A. y otras empresas competidoras pretendieron que la grapa miel referente en el mercado debía incluir el 10% de grapa en su bebida, lo cual cambiaría su sabor.

La empresa recordó, en su escrito, que Ancap se encarga de controlar la elaboración de las bebidas alcohólicas en el país, mientras que CABA S.A. también comercializa grapa miel, grapa y ron, entre otras bebidas que contienen alcohol.

Nafirey (Grappamiel Vesubio) posee el 60% del mercado uruguayo y compite con marcas de CABA S.A. y de una decena de pequeñas empresas.

En un hecho kafkiano, los abogados de Ancap utilizaron, en el juicio con Nafirey, los argumentos que Salaur S.A. usó en otra demanda contra el ente, señalaron a El País fuentes del caso.

El 18 de abril de este año, los abogados de Salaur S.A. presentaron un escrito al juez Ohanian donde le solicitaron que el expediente tramitado en el juzgado de Eguren se anexe a su escrito.

Ancap apeló por considerar que ambos juicios no tenían ninguna vinculación. Ohanian entendió lo contrario y no hizo lugar a la posición de Ancap. Posteriormente, emitió un decreto que solicitaba a Eguren una copia de la demanda iniciada por Nafirey S.A. (Grappamiel Vesubio) contra el ente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)