EMPRESAS PÚBLICAS

Ancap encuentra dificultades para bajar costos en cementeras

Buscaba el retiro de 100 trabajadores tercerizados; solo se presentaron 50.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ancap financia con recursos propios el retiro de trabajadores de varias empresas privadas. Foto: Archivo

Alrededor de 50 personas que trabajan en empresas que dan servicios a Ancap en sus plantas cementeras de Paysandú y Minas se presentaron al plan de retiro incentivado financiado por la empresa pública que lo acordó con el sindicato de la construcción (Sunca). Ancap, que reconoce que se trata de un plan de retiro incentivado particular porque es financiado por el propio ente pese a que sus destinatarios son empleados de empresas privadas, aspiraba a que se presentaran un centenar de personas. Los trabajadores cumplían tareas mayoritariamente en empresas de seguridad y de cuidado de áreas verdes. El incentivo que Ancap ofreció a los trabajadores equivale a seis salarios a los que se suma el despido. La implementación de este plan fue acompañada por todos los directores de Ancap.

Cuando este año Ancap anunció que dejaría sin efecto los contratos con estas empresas, generó protestas, fundamentalmente en la ciudad de Paysandú, porque algunas de las personas que se iban a ver afectadas integran cooperativas sociales compuestas, en buena medida, por madres de familia de bajos ingresos. Por eso, Ancap modificó su idea inicial y comenzó a negociar con los trabajadores que son representados por el poderoso sindicato de la construcción (Sunca).

La división de cementos de Ancap perdió en los últimos 15 años US$ 207 millones. Ancap definió a comienzos de año un plan para que la división llegue a un punto de equilibrio el próximo año. Se propone reducir los costos de las plantas este año y el próximo en US$ 20 millones. En 2016 la división tuvo un rojo de US$ 16 millones. Por ahora no está exportando y su nivel de ventas en el mercado interno no crece.

Ancap está realizando un mantenimiento mínimo en las plantas de Paysandú y Minas. El directorio visitó esta semana las instalaciones sanduceras y por ahora sigue firme la decisión de no instalar un tercer horno en Paysandú que fue comprado en decenas de millones de dólares pero nunca fue puesto en marcha. El horno no fue montado y sus piezas están en decenas de contenedores. Costó US$ 80 millones y la decisión de adquirirlo fue tomada en 2012 por el directorio que encabezaba el hoy vicepresidente Raúl Sendic. El sindicato de Ancap reclama que se instale porque entiende que, sin él, la división de cemento no tiene futuro. Sin embargo, el actual directorio de Ancap evalúa su venta. Un informe de un equipo técnico del ente indica que si se instalara ese tercer horno, recién para 2023 se recuperaría la inversión en la medida en que se puedan exportar 750.000 toneladas anuales de cemento, más del doble de lo que Ancap produce en la actualidad.

En la planta sanducera de cemento de Ancap trabajaban, en febrero pasado, 125 personas que no integran la plantilla del ente, 105 en la misma condición lo hacían en Minas y 57 en Manga.

La división de cemento destina US$ 2 millones anuales a horas extras y, por el momento, Ancap descarta cerrar alguna de las tres plantas.

La división de fabricación de cemento de Ancap, que comenzó a funcionar en 1956, tiene que comprarle el producto a su competencia (básicamente "Cementos Artigas", de capitales españoles) para cumplir con sus clientes. Sus costos de producción equivalen al doble de los que enfrentan esos competidores, y tendrá pérdidas este año que Ancap estima en US$ 12 millones que se sumarán a los US$ 207 millones que perdió en los últimos 15 años.

Alur se pone como meta bajar sus productos.

Alcoholes del Uruguay (Alur) anunció que adoptará nuevos lineamientos de trabajo cuyo "objetivo final es que los biocombustibles sean más baratos para todos los uruguayos (…) y eso no va a ser a costa de cerrar alguna planta, sino de que Alur trabaje mejor", según su presidente, Juan Carlos Herrera. El funcionario aseguró que no está previsto modificar la proporción de biocombustibles en las mezclas que se realizan con otros combustibles. El directorio de Ancap y las autoridades de Alur tuvieron dos jornadas de trabajo en Paysandú esta semana y avanzaron en el diseño de un plan estratégico con horizonte en el año 2025.

"La visión es conformar una empresa modelo, sostenible e innovadora en energías renovables, agroindustria, química y alimento", dice un comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)