EL CEMENTO Y SUS COSTOS

Ancap decidió cubrir 43 vacantes en cementeras

Decisión por mayoría; Gerente de una planta lo desaconseja.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El directorio de Ancap mantendrá las plantas operativas. Foto: AFP

El directorio de Ancap resolvió ayer por cuatro votos contra uno ratificar un pre-acuerdo que había sido suscripto en el Ministerio de Trabajo la semana pasada y se comprometió a mantener operativas sus plantas de cemento y a realizar un llamado "interno" solamente para funcionarios de la empresa pública para incrementar en 43 personas la plantilla de la división portland que en la última década perdió más de US$200 millones. El pre-acuerdo se había firmado luego de que el sindicato de Ancap amenazara con un paro general de 24 horas que hubiese afectado a la refinería de La Teja.

Los cuatro directores oficialistas votaron a favor. El representante blanco, Diego Labat, votó en contra porque entiende que no tiene sentido agregar costos, según supo El País.

A su vez, el directorio se comprometió a presentar hoy unas denominadas "líneas estratégicas" en las que se compromete a obtener "eficiencias operativas", a reducir costos y a mantener todas las plantas operativas. Sin embargo, en el documento no se comprometerán montos de inversión ni se profundiza en la explicación de las medidas que se adoptarían.

La división de cementos de Ancap vendió el año pasado unos US$50 millones y sus costos ascendieron a US$75 millones. El año pasado perdió, por lo tanto, al menos US$25 millones y se espera que este año pierda un monto similar.

El diputado colorado Walter Verri pidió ayer que la ministra de Industria, Carolina Cosse y el directorio de Ancap, comparezcan rápidamente ante la comisión de Industria de la Cámara de Representantes para obtener explicaciones sobre los planes de futuro de la empresa, los acuerdos con los trabajadores, el ingreso de nuevos trabajadores y las inversiones a realizar.

Ancap, con el asesoramiento en algunos temas del Ministerio de Industria, Energía y Minería, definió catorce escenarios posibles para la división cemento pero ninguna de ellos contempla que pueda equilibrar sus cuentas en el corto plazo. La división necesitaría también abatir sus costos en materia de energía, que representan algo más del 20% del total. De todas formas, el mayor costo de las plantas de cemento de Ancap es el personal. Representa más del 40%, dijeron a El País fuentes de Ancap.

Horno inviable

Hace tres años que al lado de la planta de Paysandú están dispersas en cien contenedores las piezas de un tercer horno que se adquirió pero que nunca se instaló. Fernando Acuña, gerente de Portland de Ancap, reconoció en declaraciones al diario sanducero "El Telégrafo" que se necesitarían US$130 millones para instalarlo y se requeriría producir unas 400.000 toneladas al año. Actualmente en Paysandú se podrían llegar a producir 250.000 toneladas anuales aunque no se llega a esa cantidad.

"Cuando hablamos de sustentabilidad, hablamos de mantener una exportación de 400.000 toneladas a lo largo del tiempo, y eso está bastante lejos de ser cierto", reconoció Acuña."Lograr colocar esa cantidad en el tiempo, nadie lo asegura, y eso genera una incertidumbre tan grande que hace prácticamente inviable realizar esa inversión para la puesta en marcha del tercer horno", admitió. Consultado respecto a si con el horno 2 se podría producir en la planta de Paysandú de manera rentable, señaló que "este horno requiere ciertas inversiones; le falta todavía determinada mejora en la parte tecnológica para poder rendir lo que debe ser". "Y eso deberá estar acompañado por cambios en la gestión de mantenimiento de la planta", agregó.

Acuña reconoció que si bien "el costo de energía térmica es bastante razonable, la energía eléctrica es un poco cara". "Y en cualquiera de los casos, sea horno 3 u horno 2, el gran problema es el costo fijo básicamente de personal, que hace bastante difícil llegar al equilibrio", advirtió. En las declaraciones al diario sanducero y, en contradicción con la decisión tomada ayer de hacer un llamado para incrementar la plantilla en 43 personas , Acuña dijo que "una posible acción" sería que a medida que se jubilan funcionarios, no se llenen las vacantes". Esto no llevaría tanto tiempo porque la mitad de los funcionarios tienen más de 55 años, explicó. "Estamos analizando iniciativas para preparar la fábrica para trabajar con menos personal. Una fábrica normal de cemento en el mundo, o específicamente en Uruguay o Argentina anda en 150 personas", dijo incluso Acuña.

En la planta de Paysandú se desempeñan 180 trabajadores que integran la plantilla de Ancap y 120 tercerizados. En Minas trabajan 245 personas, de las cuales 138 son funcionarios de Ancap. En 2016 Ancap no logró exportar, según el sindicato, por el mal estado de los equipos. Incluso debió comprarle producción a su competidora privada "Cementos" Artigas para atender la demanda interna. La planta de Paysandú que en 2015 produjo 149.000 toneladas en 2016 no pasó de las 140.000 y trabajó 150 días en el año.

Ancap y una posible alianza con un privado.

Otro actor que puede llegar a tener un rol importante en el futuro de la división de cemento de Ancap es Cimsa, la empresa que tiene como socios a los futbolistas Diego Lugano y Diego Godín, que firmó un preacuerdo en noviembre para buscar una asociación con Ancap. Pero el sindicato tiene desconfianza hacia esta firma y han aparecido pintadas contra el cemento "Charrúa" que es la marca de Cimsa, en las inmediaciones de Ancap. Cimsa tiene una planta en Treinta y Tres, aún no operativa, donde se fabricará "clinker" que es la materia prima del cemento.

Apuran venta de negocio de bebidas alcohólicas.

Ancap planea tener pronto sobre fin de mes un plan para desprenderse del negocio de fabricación de bebidas alcohólicas que tiene intención de vender por no considerarlo prioritario. Si bien le genera pérdidas, estas no son tan abultadas en comparación con las que producen otras áreas de Ancap (rondan los US$1 millón anuales). Si bien se han realizado muchos contactos con posibles interesados hasta ahora no se han dado pasos concretos para la venta, dijeron a El País fuentes de la empresa pública. El sindicato de Ancap está buscando que el directorio defina el destino de los alrededor de 50 trabajadores que se dedicaban a la fabricación de bebidas alcohólicas y de otros productos como repelentes y perfumes que dejará de producir Ancap.

La empresa pública perdió en su conjunto en 2015 US$ 198 millones, unos US$ 542.000 diarios. Desde 2011, sus pérdidas suman US$ 800 millones. El último año en que Ancap tuvo ganancias fue 2010 (US$ 70 millones).

Ancap dejará de fabricar caña, grappamiel, whisky, gin, vodka, brandy y gin. También se dejará de elaborar el alcohol azul, el aguarrás, el removedor, el desoxidante y el thinner Ancap. Tampoco seguirán en circulación el insecticida "Explorador" y el iniciador de fuego del mismo nombre.

Otras áreas que a Ancap le resultaban más rentables como la fabricación de solventes y alcoholes de uso industrial se fusionarán con Alcoholes del Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)