Invita a los tupamaros a asistir a la conferencia de prensa

Amodio Pérez llega a Uruguay a dar la cara

Mañana Amodio Pérez, el "traidor" según el relato oficial del Movimiento de Liberación Nacional, llegará a Uruguay para presentar en conferencia de prensa su libro "Palabra de Amodio, la otra historia de los tupamaros".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Embarque: Amodio en el aeropuerto de Barajas, Madrid. El exguerrillero vuelve a Uruguay.

Y su talante es desafiante: "A Mauricio Rosencof, Eleuterio Fernández Huidobro, Julio Marenales, José Mujica, Jorge Zabalza, Efraín Martínez Platero, Marcelo Estefanell, todos ellos involucrados en mayor o menor grado en la historia oficial, les pido que asistan a la conferencia de prensa. Allí tendrán una oportunidad única para rebatirme y demostrar que la verdad está de su parte", dijo Amodio a El País.

Sin embargo, algunos de ellos han sido consultados y adelantaron que se niegan a asistir. También se han negado a concurrir varios de los renombrados historiadores y periodistas que, cuarenta años después, mantienen la misma tesis sobre su traición.

Es la primera vez en 42 años que el exguerrillero pisa suelo uruguayo usando su propio nombre. En ese tiempo retornó en tres oportunidades, pero siempre en forma clandestina.

Amodio abandonó el país el 13 de octubre de 1973 junto a su compañera Alicia Rey, luego de pactar con los militares. El MLN, que lo condenó a muerte, lo considera el responsable de la derrota del movimiento por haber entregado la cárcel del pueblo, locales de la guerrilla y a algunos de sus miembros. Sin embargo, ya en 2009, Julio Marenales había admitido en una entrevista con el periodista Gerardo Tagliaferro que quien entregó la cárcel del pueblo fue Adolfo Wasem.

"Fue un error del compañero, dijo entonces Marenales. ¿Por qué ante la misma circunstancia lo que para uno fue un error para mí es una condena a muerte? ¿Por qué una vez que el compañero admitió su responsabilidad el MLN no retiró su condena? ¿Por qué Alicia Rey fue abandonada en los caños de Pocitos, sin tan siquiera haber intentado ayudarla cuando en un gesto de enorme generosidad planteó entregarse para facilitar la huida de quienes la acompañaban?", cuestiona Amodio. Y agrega: "Son preguntas que de una u otra forma quiero responder, y a eso voy".

Las declaraciones.

Amodio dice que solo "ordenó papeles" para el entonces teniente del Batallón Florida, Armando Méndez. Fuentes militares consultadas por El País indicaron que Amodio ordenó el "plan de batalla" a partir de información que los militares habían recabado, pero no sabían cómo utilizar.

Amodio afirma en el libro que una vez detenido en el Batallón Florida le dieron para leer las declaraciones de Jorge Manera, Eleuterio Fernández Huidobro, Donato Marrero, Mauricio Rosencof y otros a quienes no conocía. "Cuando terminé de leer me dijo Méndez: Bueno, ¿qué te parece?. Hay cosas que son ciertas, y otras de las que me entero ahora, le dije. Llevo tiempo sin encuadre, desconectado, a lo que respondió: Ya lo sabemos… esto te puede interesar, al tiempo que me alcanzaba otra carpeta. Son las declaraciones del Tino (Píriz Budes), agregó. ¿Lo conocés, verdad? De nombre, le dije. A medida que iba leyendo muchas detenciones y caída de locales tuvieron explicación. Tino les había informado sobre casi todas, había relatado acciones y señalado a sus responsables, desde Morán Charquero hasta Mitrione, los secuestros, las fugas, las vinculaciones con Erro, Ferreira Aldunate, Manuel Flores Mora, Gutiérrez Ruiz, Michelini, el acuerdo con los Heber para la tregua y la financiación de El Debate, los acuerdos con Allende, la vuelta de los expatriados a través de Cuba, las relaciones con Costa Gavras para la película Estado de Sitio, las relaciones con los militares y el Partido Comunista, Los Olimareños, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Daniel Viglietti… no faltaba nadie. Por último, un informe sobre cada uno de los militantes con responsabilidades internas pasadas y actuales, sus opiniones, discrepancias, características personales. No falta nada, me dije, y cerré la carpeta. Me quedé esperando y para disimular mi asombro encendí otro cigarrillo", relata Amodio en su libro.

Mujica.

Al recordarle que entre los que se salvaron en esas circunstancias se encuentra el senador y expresidente José Mujica, responde: "Ha dicho Mujica que él no mira para atrás, viejo error que viene cometiendo desde hace tiempo. El debería saber, aunque más no fuera por viejo, que de mirar para atrás surge la experiencia".

Al mencionarle la existencia de más de un centenar de libros y publicaciones que desde 1985 a la fecha lo sindican como traidor, se defiende: "Muchos se creyeron con derecho a publicar sobre mí cualquier cosa que se les ocurriera, siempre que la tal cosa fuera en mi contra, para alentar y mantener la historia oficial, historia que no tenía ni tiene más intención que ocultar las verdaderas responsabilidades de la debacle. Todos los que creímos que podríamos hacer la revolución en el Uruguay, ignorando muchas cosas, entre ellas la más importante: que llevábamos en nuestro interior el germen de la derrota, el divisionismo, los personalismos y la ambición de poder. Mientras unos publicaban libros dándose apoyatura mutuamente, citándose unos a otros, a mí se me cerraban las posibilidades de hacerlo y de defenderme contando la parte de la historia que se ha ocultado o que se ha falseado".

Seguridad en la rueda de prensa.

Amodio Pérez retorna al Uruguay para presentar su libro "Palabra de Amodio, la otra historia de los Tupamaros", escrito por el investigador Jorge Marius. La conferencia de prensa se realizará el viernes bajo medidas de seguridad porque aún teme por su integridad. Las acreditaciones de prensa se reciben en Ediciones de la Plaza por correo electrónico a [email protected] hasta las 16 horas, especificando medio de prensa, nombre, apellido y cédula de identidad de quien o quienes concurren.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)