Hoy va a careo con exguerrilleros que lo acusan de delatarlos

Amodio cambió eje de la causa por torturas

La presencia del exguerrillero Héctor Amodio Pérez en Uruguay cambió el eje de una causa que se inició en 2011 por 28 mujeres torturadas en dictadura y que aspiraba a procesar a los militares responsables.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El exguerrillero vuelve hoy al juzgado de Staricco. Foto: M. Bonjour.

Inmediatamente, el abogado patrocinante de la denuncia, Federico Álvarez Petraglia, enfocó su estrategia en Amodio Pérez, a los efectos de demostrar que colaboró con los militares en el señalamiento de sus excompañeros de armas. Desde el domingo, cuando Amodio compareció por primera vez ante la jueza Julia Staricco y la fiscal Estela Llorente, la defensa ha solicitado citación en calidad de testigos de una decena de tupamaros y militares. "Es Amodio el que ahora está en la mira. No son los militares, van por Amodio", dijo a El País una fuente judicial.

El propio Álvarez Petraglia justificó de manera enfática su decisión de encontrar responsabilidades en Amodio Pérez: "Este muchacho no es un extupa, él es otro Gavazzo. Cayó "Pajarito" Silvera, Gavazzo y faltaba este. Todos estos tipos trabajaron con información dada por él. Amodio Pérez no era un extupamaro, fue tupamaro y luego se integró como paramilitar. Le guste a él o no, pasó a ser parte del grupo de represión", sostuvo el exjuez penal.

El denunciante entiende que si puede probar a través de testimonios que Amodio Pérez participó del señalamiento y eventual captura de guerrilleros, podría interpretarse que fue coautor de las torturas a la que fueron sometidos los detenidos. Amodio colaboró con los militares del Batallón Florida entre mayo de 1972 y octubre de 1973, casi un año en democracia y cuatro meses en dictadura.

Los extupamaros Héctor Pascual Quartieri, Carlos Martell y Julio Listre declararon que Amodio los identificó y permitió su captura por parte de los militares.

Por su parte, el exintegrante de la dirección del MLN, Julio Marenales, relató que Amodio se encontraba en un vehículo militar cuando lo detuvieron en 1972, aunque preguntado específicamente dijo que no podía asegurar que lo hubiera señalado. Sin embargo así fue. Se trata del único caso en el que el propio Amodio Pérez admite su presencia, aunque la justifica por una situación fortuita. Incluso relata ese episodio en su libro Palabra de Amodio. Ayer declaró ante la jueza Staricco la exmilitante tupamara Teresa Lezama, quien se encontraba con Marenales ese día. Dijo que mientras caminaban fue Marenales quien le dijo que en el vehículo militar que se les acercaba estaba Amodio, por lo que ella se alejó. Escuchó el intercambio de disparos escondida en un bar pero no vio lo que ocurrió.

Hoy está previsto que Amodio Pérez sea sometido a careo con los extupamaros que aseguran que él los delató. También se espera que el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, responda si concurrirá o responderá por escrito a la jueza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)