GASTOS EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

ALUR ya no usa avión que compró hace cuatro años

En el último año y medio hizo solo 26 viajes; Ancap quiere desprenderse de él, pero no encuentra interesados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cessna 414. Foto: aeronavesenadami.blogspot.com.uy / Martín Blanco

Ancap se quiere deshacer del avión que ALUR SA compró en 2012 por US$ 385.000, y que hasta ahora le ha costado otros US$ 500.000 por uso y mantenimiento. Considera que ahora ya no lo necesita, y la aeronave pasa más tiempo en el hangar que en vuelo. Sin embargo, no encuentra institución que la acepte y se haga cargo de mantener sus gastos.

Como parte de un plan de ajuste de sus cuentas, Ancap se lo ofreció a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) para el traslado de pacientes, pero fue rechazado porque no se adapta a las necesidades de la institución que, además, cuenta con la Fuerza Aérea cuando requiere de traslados de urgencia.

El ente también ha mantenido conversaciones con la Fuerza Aérea, pero no ha llegado a un acuerdo concreto.

En noviembre de 2012, ALUR compró un avión Cessna 414, bimotor, por US$ 385.000. Su primer vuelo fue de comprobación, y lo hizo el 4 de marzo de 2013. Dos días después viajó a San Fernando, ciudad al norte de Buenos Aires. El resto de ese año fue usado cada dos días, según surge de un detalle entregado por Ancap a El País en base a un pedido de acceso a la información pública. Entre marzo y diciembre de 2013 se hicieron 113 vuelos. La mayoría de ellos al norte del país (Bella Unión, Paysandú, Salto, Rivera), aunque la aeronave también fue utilizada para trasladar directivos de ALUR y Ancap a destinos más cercanos. Por ejemplo, el 8 de agosto de 2013 partió del aeropuerto de Carrasco hacia Melo y luego retornó a Melilla.

La aeronave también sirvió para llevar delegaciones al exterior, conectando desde Montevideo con Buenos Aires, Rosario, Santa Fe, Villa Ocampo, Posadas, Mendoza o San Juan en Argentina; Lontras y Porto Alegre en Brasil, y Asunción en Paraguay.

En 2014 la intensidad en el uso de la aeronave bajó drásticamente, y se puso en vuelo cada seis días, completando ese año 63 viajes. En 2015 apenas realizó 21 vuelos, es decir, uno cada 17 días, y en los primeros cuatro meses de este año se usó en solo cinco oportunidades.

Desde 2013 y hasta marzo de 2015 la autorización de los vuelos estaba a cargo de la dirección de ALUR, y su coordinación corría por cuenta del asistente de dirección. En marzo del año pasado la nave pasó a ser coordinada por la Gerencia de Abastecimiento y por la Secretaría General con la autorización de la Gerencia General de Ancap.

Fuentes de ALUR dijeron a El País que en el último año y medio el avión pasó más tiempo en el hangar que en el aire porque ya no tiene utilidad para la empresa. "Se compró ese avión porque en 2013 se estaba extendiendo el área azucarera y había que hacer visitas muy frecuentes al norte del país. Ya se alcanzaron las 10.000 hectáreas de azúcar, y hoy ese avión ya no tiene sentido para ALUR", se explicó. Entre 2015 y 2016 la aeronave pasó 519 días estacionada en el hangar del aeropuerto de Melilla. "Es un pasivo y la empresa tiene que deshacerse de él", dijeron las fuentes.

El uso de la avioneta está contemplado dentro del presupuesto anual de Ancap. No se realiza un análisis del costo de cada vuelo, aunque se controlan las horas de vuelo, el gasto de combustible y los gastos particulares de aeropuerto, tasas de embarque, etc.

En 2013 el uso del avión costó a Ancap $ 3.397.225; en 2014 el presupuesto aumentó a $ 4.261.941, pese a que su uso cayó drásticamente, mientras que en 2015 se le asignaron $ 2.507.967. En dólares totalizan US$ 440.000.

En reparaciones y mantenimiento, desde que fue adquirido hasta ahora, Ancap gastó US$ 48.689 en la aeronave.

Lo que más costó fueron repuestos y overhaul para la hélice; el 2 de junio de 2014 pagó US$ 6.614. Lo último fue el cambio de cerradura para el compartimento de carga delantero y la reparación de la salida de aire: US$ 550.

Nunca voló en misión oficial como se anunció.

La compra del avión por parte de ALUR generó polémica en su momento. Quienes la cuestionaron señalaban que no era necesario. ALUR se defendió, en ese momento estaba expandiendo el área cañera en el norte del país y argumentó que los continuos viajes de directivos desde Montevideo demandaban mucho tiempo y agotamiento. También se dijo que el avión podría usarse por otros miembros del gobierno en misiones oficiales, pero eso nunca ocurrió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)