Sectores de izquierda señalan que ahora tiene un discurso de la derecha

Almagro provocó en el FA furia y aplausos con crítica a Maduro

Desconcierto y enojo provocó en el Frente Amplio el secretario general de la OEA y excanciller, Luis Almagro, al afirmar en una extensa y demoledora carta que "no está garantizado el nivel de transparencia y justicia electoral" en Venezuela y describió en ese país situaciones de persecución a la oposición.

La misiva marca un antes y después en las relaciones de Almagro con ese país. Atrás quedaron los abrazos afectuosos con el presidente Nicolás Maduro y la cerrada defensa que supo hacer del régimen chavista ante el Parlamento, cuando la oposición cuestionaba al gobierno del expresidente José Mujica por la incondicional amistad con Venezuela.

Con sus apreciaciones, Almagro enfureció a casi toda la izquierda que históricamente fue aliada del chavismo; pero encontró el elogio del ministro de Economía y líder del Frente Líber Seregni, Danilo Astori. Me pareció una carta magnífica, muy equilibrada en defensa de los intereses de los ciudadanos de Venezuela y mi posición personal es de acuerdo con el contenido de la misma", señaló. Además, descartó que las declaraciones afecten al comercio con Venezuela. "Decir lo que pensamos sobre un proceso de este tipo, no es atacar al país", subrayó.

La postura de Almagro en relación a Venezuela fue cambiando a medida que se iba acercando a la OEA. A tal punto, que en sus primeros meses de gestión como secretario general del organismo fue calificado de "antivenezolano" por el gobierno de Maduro, luego de haber recibido al líder opositor Henrique Capriles.

Hasta ese momento, la izquierda había hecho oídos sordos a las controversias de Almagro con Maduro, pero ayer la mayoría de los sectores que componen el Frente Amplio se alinearon con Venezuela y fustigaron al secretario general de la OEA. La nueva postura de Almagro provocó un fuerte rechazo entre comunistas y socialistas y también irritó a dirigentes del Movimiento de Participación Popular (MPP), sector al que pertenece el excanciller.

Aunque algunos diputados mujiquistas se llamaron a silencio, otros como el senador Ernesto Agazzi cuestionaron a su excompañero. "Me parece que no es una carta equilibrada. Un secretario general de la OEA no puede hacer una carta en base a lo que le han informado (...) Creo que no corresponde", señaló a Subrayado. Consultado por El País, el senador Andrés Berterreche (MPP) se limitó a decir: "No tengo por qué hacer declaraciones, la carta es del secretario general de la OEA y se juzgará por los países que la integran". Desde Colombia, Mujica trató de poner paños fríos al enfrentamiento del MPP con Almagro. "No me gustan los presos políticos en ninguna parte de la tierra", declaró a radio Caracol.

Desilusión y vergüenza. Así describieron los legisladores oficialistas su sentir con respecto al cambio de postura de Almagro, desde que asumió el cargo de secretario general de la OEA . "Allá él", dijo el senador comunista Marcos Carámbula sobre Almagro, al tiempo que llamó a "defender los gobiernos democráticos de América". A su vez, el diputado socialista Roberto Chiazzaro dijo a El País que le "sorprendieron" los comentarios y afirmó que "esto no cambia en nada la posición del Frente Amplio con respecto a Venezuela".

Chiazzaro opinó que el sistema electoral venezolano es "transparente" y "garantista". "No tenemos nada que nos haga suponer que puede haber un fraude electoral. Realmente causa sorpresa y desilusión lo que planteó Almagro, porque no pensábamos que tuviese este tipo de opinión", señaló.

El diputado comunista Gerardo Núñez se mostró dolido por el giro de Almagro. "Es una carta totalmente descentrada, que manifiesta niveles de injusticia con la realidad venezolana", subrayó. En la misma línea, dijo sentir "una vergüenza muy grande" por el hecho que un integrante del Frente, y exfuncionario de gobierno, haga "apreciaciones tan duras" contra Venezuela. "Duelen este tipo de declaraciones, porque no tienen ningún asidero. Si fueran verdad no tenemos ningún inconveniente de asumirlo; pero duelen más porque reproducen el discurso de toda la derecha continental", afirmó.

En consonancia, el senador Leonardo De León (711) no quiso hacer comentarios sobre la carta de Almagro, pero se expresó a favor del gobierno de Venezuela y en contra de lo que llamó una "arremetida de la derecha" en América Latina.

"El tema central es que las elecciones se dan en un marco de transparencia y lo que nos llama la atención es el clima que crea la derecha de América Latina en esta arremetida contra todos los procesos progresistas", opinó. De León sostuvo que "la derecha latinoamericana, y la uruguaya, quieren generar un clima para que si Maduro pierde las mayorías parlamentarias se tenga que ir de la presidencia".

En tanto, en una declaración pública, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) se solidarizó con Venezuela y rechazó las declaraciones de Almagro, por "no favorecer a la estabilidad democrática". "El prestigio y las campañas de organismos que solo han servido a los intereses del imperio, no pueden poner en entredicho la solidaridad de los frenteamplistas con la hermana República Bolivariana de Venezuela", concluyeron.

Misiones.

En medio de la polémica con Almagro por las elecciones en Venezuela, la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente (Carifa) acordó enviar una misión observadora a las elecciones de Venezuela. La delegación que fue invitada por el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y excanciller, Elías Jaua, se integrará con cinco legisladores frenteamplistas, aunque aún no fueron definidos los nombres.

Por su parte, el diputado frenteamplista Gonzalo Mujica también viajará a las elecciones de Venezuela como observador, pero lo hará invitado por una organización no gubernamental. El legislador que ha cuestionado públicamente al gobierno venezolano, dijo a El País que la carta de Almagro "prestigia a la OEA y prestigia al Uruguay, porque esta organización vuelve a cumplir un rol esencial de garante de los procesos electorales latinoamericanos".

En el otro extremo, el diputado Eduardo Rubio (Unidad Popular) consideró que la carta de Almagro "es digna de la triste historia de la OEA, instrumento del imperialismo yanqui. Esta es la OEA que echó a Cuba, que apañó a las dictaduras del continente. Almagro repite lo que la derecha del mundo dice de Venezuela", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)