OPERATIVO EN CORDÓN

Quedaron detenidos los 12 dueños de locales allanados

De los 32 detenidos en esta jornada, seis hombres y seis mujeres serán conducidos la próxima jornada ante la Justicia. El resto de los implicados recuperó la libertad.

  •  
mar oct 22 2013 02:00

Tras una extensa jornada, la Justicia dejó en libertad a 20 de las 32 personas detenidas hoy temprano en un operativo por el cual se allanaron 15 locales de fotocopiado instalados en una galería ubicada frente a la Facultad de Derecho, en la avenida 18 de Julio y Eduardo Avecedo, tras una denuncia presentada por la Fundación de Cultura Universitaria (FCU).

Quienes recuperaron la libertad eran empleados de los comercios y clientes que se encontraban en el negocio en el momento del allanamiento. Las restantes doce personas, seis hombres y seis mujeres, son los dueños de los locales, quienes volverán mañana a declarar ante la jueza Adriana de los Santos y la fiscal Mónica Ferrero, informaron a El País fuentes del caso.

En los procedimientos, realizados por efectivos de la Dirección de Crimen Organizado y personal de la Dirección General Impositiva, se incautaron 70 fotocopiadoras, algunas alquiladas y otras propiedad de quienes continúan detenidos.

La denuncia de la FCU es porque en los locales se fotocopiaban libros enteros y no solamente capítulos puntuales.

Directivos de la Cámara Uruguaya del Libro fueron en el mes de agosto al Parlamento y plantearon su preocupación con el fotocopiado de libros de texto de estudio, fundamentalmente en niveles de Secundaria y de enseñanza terciaria.

La directiva Alicia Guglielmo aseguró que se estaba enfrentando un problema “muy grave” porque la cultura de la fotocopia de los libros se “generalizó”. “Hemos llegado a un punto en el cual el docente se presenta a la clase con fotocopias en su mano, y esto sucede a todo nivel; ya no depende de la situación económica. Hemos comprobado que los colegios más caros del país también tienen esa práctica. Entonces, el trabajo del editor y del autor resulta robado”, aseguró.

Guglielmo comparó el fotocopiado de libros con entrar a robar una panadería, según consta en la versión taquigráfica de la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Representantes a la que asistieron representantes de la Casa de los Escritores del Uruguay y de la Cámara del Libro.

“Si uno va por la calle y tiene hambre, pasa por una panadería, ve una torta de frutillas, entra y la saca, alguien le va a decir que eso está mal; alguien va a intentar detener esa acción. El hecho de que alguien fotocopie un libro de un autor, que utilizó muchísimas horas de trabajo para producirlo, no es mal visto”

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.