Los derechos de TV los unieron en la AUF y los separaron en la Conmebol

De aliados a enemigos: la relación Figueredo-Casal

El interés de Paco Casal por lograr los derechos de TV de los torneos sudamericanos lo llevó a embestir en 2013 al entonces muy fuerte castillo de la Conmebol, cuyo presidente era el paraguayo Nicolás Leoz, pero su verdadero rey era el argentino Julio Grondona. Eugenio Figueredo, como escudero, quedó de ese lado. Y allí permaneció hasta la redada del miércoles en Zúrich.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Casal fue aliado de Figueredo pero terminó enfrentándose con él cuando quiso entrar a Conmebol.

La relación entre el empresario y el ahora detenido vicepresidente de la FIFA ya se había deteriorado, luego de una etapa en la cual sus intereses coincidieron.

Aquel invierno de 1997 el clima era gélido en el fútbol uruguayo, casi fuera del Mundial de Francia, lleno de conflictos y sin presidente por la renuncia de Carlos Maresca.

Pensando en que las soluciones podían venir de afuera, los clubes votaron como nuevo presidente a Eugenio Figueredo, ya que tenía "conexiones internacionales", según se decía, debido a su ya notoria actuación en la Conmebol. De cualquier manera, la elección fue reñida, hubo misteriosos cambios de postura de dirigentes y algunos clubes, como Danubio, Defensor Sporting y Liverpool que nunca lo apoyaron.

Pero la primera conexión de Figueredo fue con el empresario Paco Casal. Con él llevó adelante el primer contrato de cesión de derechos de televisión y la Selección, que provocó tantas polémicas que sus ecos todavía se escuchan en el ambiente del fútbol.

"En ese momento Paco tenía un contrato muy pequeño por todos los derechos. Con Juan Damiani le ofrecimos el fútbol a los tres canales. Ninguno lo quiso. Entonces negociamos con Casal e hicimos un contrato de US$ 50.000.000 por 10 años. Eso fue en 1997. Probablemente si hoy lo revisás decís ¡qué barbaridad lo que se hizo!, pero era 1997 y no había nada, ¡nada! Era lo único. Cumplió, pagó y hasta hoy veo que el único dinero que circula en Uruguay es el de Casal", afirmó Figueredo a El País en agosto de 2014.

En realidad, la propuesta de Casal no fue la única. Bersabel SA ofrecía 32 millones más que Paco y sus socios Nelson Gutiérrez y Enzo Francescoli. Pero una asamblea de clubes en la cual intervinieron los propios exfutbolistas convertidos en empresarios, aprobó el acuerdo con Tenfield.

El expresidente de Defensor Sporting, Eduardo Arsuaga, aportó un dato más en una entrevista publicada ayer por el semanario Búsqueda. "Figueredo tenía un 10% de comisión por el otorgamiento de los derechos de televisión del fútbol uruguayo durante su presidencia en la AUF. Eso significó en su momento cinco millones de dólares. El 10% eran US$ 500.000 (…) Claro, era una coima", aseguró. Además, Arsuaga recordó que poco después de aquel episodio, Figueredo compró un apartamento por 500.000 dólares al contado.

A partir de aquel contrato, la relación de Casal con Figueredo y con la AUF fue muy estrecha. Por sugerencia del empresario, se trajo al argentino Daniel Passarella para dirigir a la Selección e incluso él aportó un porcentaje del elevado salario del profesional. Uruguay, aunque sin Passarella, se clasificó al Mundial 2002 y alguien escribió "Gracias Paco" en el tablero electrónico de la tribuna Colombes.

Después, la conexión entre Figueredo y Casal se fue deteriorando por razones de fútbol y también por negocios privados, según se maneja en el ambiente. El dirigente perdió su cargo en la AUF, pero se mantuvo en la Conmebol. Cuando los negocios de ambos volvieron a chocar, se produjo la gran ruptura.

Asamblea de famosos contra la Conmebol.

En septiembre de 2013, Paco Casal patrocinó un encuentro de exfutbolistas realizado en la sede del Corinthians de San Pablo, con la presencia de notables como Diego Maradona, Oscar Ruggeri, José Luis Chilavert, Iván Zamorano, Romario y Enzo Francescoli. Allí se criticó duramente a la Conmebol y se reclamó que el organismo fuera presidido por un antiguo jugador, como ocurre con el francés Michel Platini en la UEFA.

Los vaivenes de un vínculo.

Casal y Figueredo firmaron el primer contrato sobre derechos del fútbol uruguayo en 1997.

El empresario le sugirió a Figueredo la contratación de Passarella para dirigir a Uruguay.

un 2005, Figueredo propuso mediar entre Peñarol y Casal en el caso Bueno-"Cebolla" Rodríguez-Bizera, pero no llegó lejos.

En 2006, cuando el Ejecutivo de la AUF encabezado por José Luis Corbo pretendía un cambio en las condiciones del contrato con Casal, este buscó que Figueredo intercediera en su favor.

En 2013, Casal logró que siete clubes presentaran una denuncia ante la Justicia por corrupción en la Conmebol, el último feudo de Figueredo.

PAGO O COIMA.

La AUF no habló ayer y Bauzá espera.

El expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Sebastián Bauzá, presentó ayer una nota ante la institución para que se le entregue el balance del año 2013 y el comprobante que acredita que el 26 de diciembre de ese año ingresaron a las arcas de la institución US$ 1,5 millones por concepto de adelanto por contrato de derechos de televisión.

En la denuncia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, se maneja que ese dinero formó parte del pago de un soborno para los responsables de cada una de las confederaciones de la Conmebol por la organización de varias copas América. Bauzá pretende hacerse de la documentación para aclarar cualquier duda sobre su gestión en conferencia de prensa. Bauzá dijo a El País que el dinero llegó bajo la forma de transferencia bancaria desde Paraguay e ingresó a una cuenta de la AUF. Ayer, en su página web la Asociación no publicó información destinada a aclarar el hecho que tuvo repercusión mundial. El gobierno, a través del director nacional de Deportes, Fernando Cáceres, dio fe ayer del ingreso del dinero como parte del pago por derechos de televisación, y calificó de "canallada" cualquier insinuación sobre la gestión de Bauzá.

Conmebol investigará 20 años de contratos.

El presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Wilmar Valdez, dijo a El País desde Zúrich que la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) aprobó hoy por unanimidad "que se haga una investigación interna sobre los manejos financieros de los últimos veinte años". La propuesta fue elevada por el propio presidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Ángel Napout.

La Conmebol, integrada por diez países de América del Sur, fue la más golpeada en la denuncia que investiga el Departamento de Justicia de Estados Unidos, ya que la mayoría de los arrestados pertenecen a ella y se la acusa de haber recibido sobornos por US$ 110 millones por contratos vinculados a las copas América.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)