Pablo Cabrera

"Alfredo Silva nos perjudicó; mi comportamiento es distinto"

Resta solo la venia del Senado para que el actual presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Pablo Cabrera, se convierta en el representante de los trabajadores en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Cabrera. Foto: M. Bonjour

Va a ser el primero en ocupar ese cargo luego del escándalo y la caída de Alfredo Silva. Cabrera advierte que su antecesor “perjudicó” al gremio y jura que no sabía nada sobre la maniobra de corrupción con empresas tercerizadas que aquel llevaba a cabo.

—¿Una vez que sea confirmado en ASSE, va a dejar su cargo como presidente de la FFSP?

—Sí, es lo que corresponde.

—¿Va a renunciar?

—No, voy a pedir licencia. El de ASSE es un cargo de mucha responsabilidad, mucho compromiso y en el que uno tiene que adaptarse al funcionamiento y al manejo de la institución. Si entiendo que no logro hacer ese proceso voy a volver al sindicato.

—Uno de los informes preliminares de la auditoría interna que está llevando a cabo la FFSP, da cuenta de que el exdirector de ASSE, Alfredo Silva, cobraba viáticos del sindicato mientras ejercía ese cargo. ¿Usted va a hacer lo mismo?

—Yo me voy a manejar, como corresponde, con el salario que me toque por ASSE. He tenido un comportamiento muy diferente en ese sentido.

—¿Silva perjudicó al sindicato?

—Claro que lo perjudicó, mucho lo perjudicó.

—¿Cuándo se dio cuenta que lo perjudicó?, porque en un principio él recibió el respaldo suyo y de gran parte del sindicato...

—Fui crítico internamente como corresponde. Hay temas que no hay que discutir afuera porque son temas internos. Pienso lo mismo sobre la auditoría que estamos haciendo, no es algo para debatir en la opinión pública. Tuve mi proceso crítico, lo planteé, pero las democracias son las que mandan. Se puede perder en la discrepancia y no por eso hay que irse. En primer momento había una investigación y teníamos que esperar para ver qué se resolvía. No somos jueces. A una persona que había estado vinculada durante tanto tiempo al sindicato no se la podía dejar en soledad, no creo que esa hubiera sido la manera de comportarse. Después recorrí el país, di la cara, expliqué y asumí los errores.

—¿Conocía la maniobra de corrupción con empresas tercerizadas que llevaba a cabo Silva?

—No, uno no tenía forma de saber cómo era el trabajo interno de su oficina. No trabajaba ahí y no tenía contacto directo diario con él como para saber qué tipo de trabajo había de por medio.

—¿Cuáles son sus planes en ASSE? ¿Qué quiere cambiar?

—Creo que ASSE necesita que se lo visualice más. Somos un competidor natural y tenemos los elementos para generar desde ese lugar los servicios que la gente demanda. Entonces, al ser un trabajador de la institución y conocerla, quiero ayudar a que esto cambie. Otro elemento importante es trabajar en los aspectos formativos. Los procesos de dinámica de salud cambian permanentemente y hay que lograr que los trabajadores estén a la altura.

—¿Hoy no están a la altura?

—Lo que pasa hoy es que ASSE no está preparada para esa formación continua que el trabajador necesita. La gente muchas veces se forma por su cuenta. Paga cursos, saca de su bolsillo, saca de su tiempo. Lo que entiendo es que cualquier institución debe cuidar sus fortalezas, y entre ellas están sus recursos humanos, por eso debe formarlos para que se moldeen a las necesidades.

—¿Va a luchar dentro de ASSE para que mejoren los salarios de los trabajadores?

—Ese es el rol del sindicato. Lo que puede hacer la representación de los trabajadores en ASSE es lograr que se entiendan los procesos que plantean los sindicatos.

—¿No cree que debería haber entrado antes a ASSE para participar de la negociación presupuestal desde dentro?

—Claro que sí.

—¿Cree que el atraso en su nombramiento fue adrede?

—No, es algo que tuvo que ver con la coyuntura política. Lo de Silva sucedió en el último año de gobierno de (José) Mujica. Hubo tiempos que cumplir, hubo que hacer una elección para que los trabajadores eligieran a su representante.

—¿Participará de las marchas de la FFSP como lo hacía Silva?

—Soy representante de los trabajadores y tengo derecho a acompañar a los compañeros como lo he hecho siempre. La representación social es clara, se representa a un colectivo. En ASSE hay tres representantes del gobierno y dos de las organizaciones sociales; los del gobierno hablan por el gobierno, pero los sociales hablan por la institución. Entonces, teniendo en cuenta que todos queremos lo mejor para la institución, cuando los trabajadores reclaman lo hacen en base de tener una institución mejor y quien representa a los trabajadores es parte de esa voz.

—¿Cómo cree que va a ser su desembarco en ASSE teniendo en cuenta lo violenta que fueron algunas de las protestas llevadas a cabo por la FFSP —ocuparon dos veces ASSE y una vez el Ministerio de Salud Pública (MSP), medidas con las que Cabrera no estuvo de acuerdo— durante la discusión presupuestal?

—Ya ha habido manifestaciones bastante claras a nivel público por parte de las autoridades de ASSE. La presidenta ha dicho que va a ser un alivio que lleguemos a trabajar ahí, así que me siento respaldado.

—¿Cómo queda la Federación ahora que se va y luego del escándalo Silva y de los primeros datos de una auditoría que dan cuenta de una gran cantidad de irregularidades?

—Creo que el sindicato va hacia adelante. Lo que sucedió fue un proceso de aprendizaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)