EL HOMICIDIO DE DAVID FREMD

Las alertas que nadie vio antes del crimen de Fremd

Dirigente judío cree que pudo ser un error no denunciar marcha antisemita.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tras el asesinato, sanduceros dejaron claro su repudio al antisemitismo. Foto: D. Rojas

El hijo del asesinado comerciante judío David Fremd llamó la atención en una columna publicada en El País ayer viernes sobre algunos hechos que precedieron la muerte de su padre que, a su juicio, constituían indicios de antisemitismo en Paysandú, a los que no se les dio importancia.

"Sin ir más lejos, en el año 2014 un grupo de sanduceros realizó sin ningún pudor una manifestación pública en una plaza de nuestra ciudad, portando una gran pancarta que decía ‘Fuera judíos de Paysandú’. Eran sanduceros reclamando la expulsión de otros sanduceros por su condición religiosa, y a nadie se le movió un pelo", escribió Guillermo Fremd. También hizo notar que Carlos Peralta, el maestro homicida de su padre, iba a los cibercafés, donde jugaba a videojuegos violentos y expresaba a viva voz su odio por los judíos (aunque parece que el propietario del local señaló que no observó que la conducta de Peralta fuese anormal).

Ahora, mirando hacia atrás, referentes de la sociedad sanducera reconocen que quizás se pecó de exceso de confianza y no se percibió que había luces amarillas.

Alejandro Wajner, presidente de la colectividad judía en Paysandú, reconoció a El País "quizás fue un error" no haber hecho una denuncia policial por la marcha de 2014 mencionada por el hijo de Fremd que había tenido como objetivo protestar contra Israel y sus ataques a la población palestina de la franja de Gaza. La marcha se dio en un contexto especial porque en agosto de 2014 el entonces presidente José Mujica había dicho que Israel cometía "genocidio" al atacar a los palestinos, lo que provocó una dura crítica del gobierno israelí.

Wajner dijo que aquel momento en Paysandú fue "bastante duro" para la colectividad judía sanducera. En la marcha participaron un par de decenas de personas y un vehículo circulaba con carteles con contenido antisemita, relató. En ese momento, se pudo notar un antisemitismo "que hasta el momento no habíamos percibido", y hubo pintadas hostiles en la sede de la colectividad.

No se guardó registro de esa manifestación a la que se le dio poca importancia. Se sabe que Peralta había increpado al embajador de Israel cuando visitó Paysandú, reprochándole la actuación de su país en Gaza.

Wajner dijo que puede haber "críticas legítimas a la política del Estado de Israel", pero que algo distinto es el antisemitismo. El dirigente judío reconoció que pese a lo ocurrido en 2014 "las precauciones eran muy pocas" en la colectividad.

Ahora hay guardia policial en la sede de la colectividad en la ciudad de Paysandú. Aún así, Wajner dijo que la colectividad judía "no se ha replegado sino que por el contrario ha hecho el acompañamiento de la familia Fremd".

El periodista sanducero Mauro Goldman dijo a El País que "en Paysandú existe en algunas personas un sentimiento fuerte de rechazo a la política de Israel, pero esa marcha no tuvo trascendencia, quizás porque nadie la denunció. En los medios locales no se vio reflejado, por lo que en mi opinión pasó totalmente inadvertida. Buscando antecedentes, apunto más a Primaria porque en todo caso permitía a Peralta seguir ejerciendo como docente".

Los diputados por Paysandú no percibieron antisemitismo en su departamento antes del crimen de Fremd, el pasado 8 de marzo. La diputada del Frente Amplio, Cecilia Bottino, dijo a El País que "quizás hubo un exceso de confianza de toda la sociedad", pero aseguró que nunca la colectividad judía planteó la preocupación por la marcha o porque notase un clima de antisemitismo en Paysandú.

"Por eso nos sacudió tanto lo ocurrido, porque estábamos acostumbrados a convivir con los judíos sanduceros que están insertos totalmente en la sociedad y que son pujantes", dijo la diputada. La colectividad judía está presente en Paysandú desde hace un siglo, recordó.

Por su parte, el diputado Nicolás Olivera, del Partido Nacional, que en 2014 era director municipal, señaló que no recordaba la marcha y que un brote antisemita "se habría notado".

El crimen de Fremd "me tomó por sorpresa", sostuvo. "Todo lo que se dijo sobre Peralta y sobre el antisemitismo fue a posteriori" de este hecho, agregó Olivera, que cree que la fecha de la muerte de Fremd quizás podría ser declarada por ley como el "día de la tolerancia".

El diputado del Partido Colorado, Walter Verri, señaló, por su parte, que antes del crimen de Fremd "no se percibía un clima hostil, más allá de alguna pintada", y aseguró que la colectividad judía en Paysandú "tenía una integración muy fuerte". Para Verri, lo ocurrido debe llevar a tener "mucha más desconfianza hacia el futuro porque los fundamentalistas están ganando cabezas en todo el mundo, son cada vez más radicalizados y eso es una luz de alerta".

Guillermo Fremd, hijo del comerciante judío asesinado, ve que en Uruguay hay un antisemitismo larvado. "Permítanme ser muy directo: ciertos niveles de antisemitismo son penosamente aceptados como normales en la sociedad uruguaya. Las expresiones anónimas en contra de la comunidad judía en las redes sociales y las pintadas antisemitas en los muros de nuestro país son parte del paisaje cotidiano", sostuvo en la columna publicada en El País. Respecto a la marcha de 2014, el hijo de Fremd escribió que algunos decían que "fueron unos pocos locos sueltos". "Nadie realizó la denuncia pertinente, y ningún órgano del Estado actuó de oficio, seguramente gracias a una triste resignación y la aceptación como normal de una discriminación explícita y violenta contra un sector específico de nuestra sociedad", se lamentó.

La carta del hijo de Fremd publicada en El País fue reproducida ayer por las páginas web de dos organizaciones judías de Uruguay: el Comité Central Israelita y la filial local de la Bnai Brith.

El homicida sigue en el Vilardebó.

Carlos Peralta, el maestro que mató el mes pasado al comerciante judío de Paysandú David Fremd, sigue en la sala 11 del hospital Vilardebó en Montevideo a la espera de un informe del Instituto Técnico Forense en base al cual se determinará si permanece allí, si es traslado a otro centro o si va a una cárcel. Peralta está medicado.

El homicida había sido sumariado por Primaria antes de cometer el crimen tras ser denunciado por los padres de los niños que concurrían a la escuela rural de la colonia sanducera Ros de Oger, donde se desempeñaba como maestro director. Presentó un recurso y fue restituido a la docencia, y realizó una suplencia en la misma semana en la que mató a Fremd. El homicidio lo cometió con un cuchillo en pleno centro de Paysandú, cerca de la entrada del comercio de Fremd. Un hombre logró reducirlo a unas cuadras de allí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)