EL DEBATE POR LA RENDICIÓN DE CUENTAS

Alertan que se perderán becas en universidades por recortes

Eliminación de beneficios por donaciones recibió el rechazo de los rectores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La comisión de Presupuesto terminó de votar el proyecto de Rendición de Cuentas. Foto: F. Ponzetto

Rectores de las universidades privadas alertaron ayer que cientos de estudiantes perderían sus becas el próximo año si prospera un aditivo al proyecto de Rendición de Cuentas que elimina beneficios tributarios para las empresas que donen a esas instituciones. Las universidades afectadas son Católica, ORT, Montevideo, de la Empresa y el Centro Latinoamericano de Economía Humana (Claeh).

El aditivo fue presentado por el sector frenteamplista IR, de la diputada Macarena Gelman, y votado en la madrugada del viernes en la comisión de Presupuesto por el resto de los grupos de la coalición de izquierda. Sin embargo, no todos en el Frente Amplio defendieron con igual entusiasmo esta medida, dijeron a El País fuentes de la comisión.

Cuando se presentó el aditivo, el diputado del Partido Nacional Jorge Gandini pidió a la bancada del Frente Amplio que lo fundamentara. El socialista Gonzalo Civila dijo que hay "razones políticas e ideológicas" para eliminar los beneficios a las empresas que donan a las universidades privadas, y que lo fundamentarán en el plenario cuando se vote la Rendición de Cuentas. Alfredo Asti, de Asamblea Uruguay, aclaró que no había firmado la moción, y Alejandro Sánchez, del MPP, que la votaba por "disciplina partidaria", dijeron las fuentes.

Empresas y particulares donaron el año pasado US$ 1,6 millones a las cinco universidades privadas, casi medio millón más de lo que recibieron las facultades de Ciencias Económicas, Veterinaria, Agronomía, Arquitectura, Ingeniería, Odontología y Química de la Universidad de la República, según cifras oficiales.

Buena parte de estas donaciones provienen de empresas que pueden descontar hasta un 75% de lo que pagan por el Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE) y por el Impuesto al Patrimonio.

El aditivo al proyecto de Rendición de Cuentas votado en la madrugada del viernes por la bancada del Frente Amplio, quita la posibilidad a las empresas de descontar estas donaciones a las universidades privadas.

Los rectores de los institutos privados tomaron conocimiento de la iniciativa ayer sábado cuando lo publicó El País.

Eduardo Casarotti, rector de la Universidad Católica, dijo que tomó con "sorpresa que de una lista larga de instituciones" que reciben donaciones, "solo se afectó a las cinco universidades privadas". El rector se preguntó por qué se adopta una decisión que no reduce "significativamente" el déficit fiscal y que, en cambio, afecta "en gran medida" a los estudiantes.

El 20% de los alumnos que se inscribieron este año en la Universidad Católica recibieron una beca por estudio. Ese "subsidio" proviene de un fondo que se nutre de las donaciones de empresas, explicó Casarotti. De ahí que el impacto más grande de la iniciativa parlamentaria sea el recorte de proyectos de investigación y de "estudio para quienes tienen menos recursos".

Esa visión fue compartida por Jaime Fuentes, obispo de Minas y docente de la Universidad de Montevideo, quien tuiteó: "¿Saben los señores legisladores cuántos alumnos sin recursos y ahora becados dejarán por el camino?". También el cardenal Daniel Sturla hizo referencia al tema en las redes sociales: "A la hora de querer mejor educación: ¿qué sentido tiene una medida contra las universidades privadas?".

La Iglesia Católica tiene injerencia en al menos dos de las cinco universidades afectadas por la iniciativa que promueve el Frente Amplio a impulso del grupo IR, que reúne a varios docentes de la Universidad de la República.

El rector de la Universidad ORT, Jorge Grunberg, también alertó sobre los efectos de esta medida. "La consecuencia más directa de esta decisión —en caso de ser aprobada por el Parlamento— es que a partir del próximo año cientos de alumnos becados en las universidades privadas no podrán seguir estudiando", dice Grunberg en una columna que se publica en esta página.

Si no puede ver los datos haga click aquí

Por su parte, el senador del Partido Nacional Javier García se refirió al tema en su cuenta de Twitter: "La persecución ideológica a la educación privada no va a mejorar la educación pública. La educación pública se fue a pique por los malos gobiernos del Frente Amplio". Asimismo enfatizó que la mayor migración hacia la educación privada se dio en los gobiernos del Frente Amplio, que "lograron privatizar la matrícula educativa y generar desigualdad dentro de la sociedad".

Este debate surge en medio de una polémica en el Frente Amplio por los recursos para la educación pública. El Ministerio de Economía proyectaba postergar por un año la ejecución de unos $ 2.600 millones en gastos en educación pública. Sin embargo, ayer la comisión de Presupuesto rechazó esta medida y aprobó un artículo que baja en $ 850 millones ese monto, dejando en $ 1.750 millones los gastos a postergar. Los recortes que se evitan "salvan" el presupuesto de la Universidad de la República y en algo el de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). El financiamiento lo obtendrían de fondos del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) y del Fondo de Infraestructura Pública de la ANEP.

La ajustada mayoría del Frente otra vez a prueba.

Ayer la comisión de Presupuesto rechazó el artículo sexto de la Rendición de Cuentas tal como lo había enviado el Poder Ejecutivo. La votación salió 17 a cero, es decir que ni siquiera los diputados del Frente Amplio lo apoyaron. La comisión terminó votando un artículo sustitutivo acordado por el Frente Amplio pero con una apretada mayoría: nueve en 17. De todos modos, la coalición de izquierda no tiene segura la aprobación en la Cámara, ya que tres sectores no votan el artículo sustitutivo. Estos sectores son la Liga Federal, el Partido Comunista y el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP), que suman cuatro votos en el plenario de la Cámara. Para la aprobación de la Rendición de Cuentas el Frente Amplio necesitará de sus 50 diputados, por lo que cualquier rebelión lo dejaría sin votos. Ayer tenía seguros 46.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)