MEDIO AMBIENTE

Alertan de malas condiciones de los arroyos de la capital

Plan de Aguas recomienda buscar alternativas para obtener agua potable.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El trabajo ve bien preparada a OSE para potabilizar; no se aguarda un crecimiento de la demanda urbana. Foto: Ricardo Figueredo.

Los arroyos de Montevideo están en muy malas condiciones y tienden a deteriorarse, hay que analizar fuentes alternativas de abastecimiento de agua para la zona metropolitana y los niveles de fósforo en todas las cuencas de Uruguay son ampliamente superiores a los estándares establecidos.

Estas son algunas conclusiones del Plan Nacional de Aguas que el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente presentó al Poder Ejecutivo.

El documento de 318 páginas es un completo relevamiento de la situación del agua en Uruguay y destaca que OSE tiene adecuados procesos de potabilización y que la mayor parte de Uruguay no enfrentará, por los volúmenes de consumo esperables, problemas para satisfacer la demanda.

"La calidad del agua de los arroyos urbanos monitoreados en Montevideo y Canelones como el Pantanoso, Miguelete, Carrasco y Las Piedras está seriamente afectada. Según indica el Programa de Monitoreo de cuerpos de Agua de Montevideo-Informe Anual 2014, aunque algunos tramos de arroyos mejoraron su nivel de categoría según el Índice Simplificado de Calidad de Agua ISCA, para la mayoría de los parámetros el deterioro es continuo y existe una tendencia al incremento en alguno de ellos. Se siguen constatando problemas endémicos que perjudican la capacidad autodepuradora de los cursos de agua de Montevideo (...) El nivel trófico de todos los cuerpos de agua de Montevideo corresponde a la eutrofia (N. de R: elevada concentración de nutrientes) o hipereutrofia, lo cual es preocupante por la preservación del propio curso y porque limita el uso recreativo y de esparcimiento. Los problemas mencionados anteriormente asociados y/o potenciados por otros cambios ambientales, favorecen las condiciones para la aparición y/o mayor permanencia en el tiempo de las floraciones de cianobacterias potencialmente tóxicas", dice el trabajo de referencia.

La situación es atribuida al uso de los arroyos como destino final de la clasificación informal de residuos sólidos, a los vertidos de saneamiento urbano sin tratar provenientes de asentamientos irregulares y a que las industrias también realizan vertidos con altas cargas de nutrientes.

El estudio también reconoce que en todas las cuencas que se analizaron se exceden holgadamente los límites establecidos de fósforo total. "En particular en la cuenca del río Santa Lucía se llega a valores superiores a los 2 miligramos por litro en algunos cursos de agua", señala.

De todas maneras, el informe da tranquilidad respecto a la capacidad de OSE para atender los problemas de calidad del agua. "El tratamiento de potabilización es eficiente para obtener agua de acuerdo con la normativa vigente, y aun en casos de floraciones algales intensas siempre se ha conseguido la remoción de toxinas con la aplicación de carbón activado y posterior cloración.

Estos tratamientos son cada vez más complejos, requieren importantes inversiones y aumentan considerablemente los costos operativos", señala el análisis.

No se aguardan problemas con el volumen de agua disponible para el consumo humano, pero aun así deben estudiarse alternativas de abastecimiento.

"No se prevé un aumento importante de la demanda de agua para las poblaciones. Esta acompañará el crecimiento demográfico y es posible que tenga aumentos diferenciales si la población continúa migrando internamente hacia las grandes ciudades. En la zona sur del país, la prioridad del uso del agua será en la cuenca del río Santa Lucía para el abastecimiento a poblaciones. Si bien no se espera un incremento importante de la demanda, la disponibilidad de agua en la cuenca es baja y ya se requiere la construcción de nuevas reservas pa-ra el Sistema Metropolitano de Montevideo", advierte el trabajo.

El informe detecta una creciente eutrofización en la cuenca del Santa Lucía aunque actualmente el gobierno cree que la situación está controlada. "El río Santa Lucía presenta un grado de eutrofización creciente. Existen varios reportes que confirman la existencia de elevadas concentraciones de nitrógeno y fósforo en cursos de agua y embalses de su cuenca. El creciente problema de floraciones de cianobacterias, potencialmente tóxicas, en el cuerpo de agua, provoca mal olor y sabor en el agua potable, con encarecimiento y dificultades en el tratamiento del agua para potabilizar que abastece al área metropolitana. Particularmente esta situación ocurrió recientemente en: laguna del Cisne, Aguas Corrientes, laguna del Sauce, Nueva Helvecia y Fray Marcos. El uso de agroquímicos en la cuenca agrega un riesgo adicional, por la potencial llegada al agua de esas sustancias de variada incidencia en la biota", señala.

El trabajo identificó que la actividad agrícola-ganadera es una de las que más contribuye a los problemas planteados. También la erosión del suelo es un importante problema en la zona. "El vertido de efluentes industriales, sin tratamiento en las aguas, constituye un factor de contaminación hídrica de relevancia, particularmente en la Cuenca del río Santa Lucía", explica el estudio. En la cuenca del río Negro, el estudio indica un potencial conflicto entre el creciente uso del agua para riego y el uso para generación eléctrica (en las represas de Rincón del Bonete, Palmar y Baygorria). "La abundancia de agua (en el contexto internacional) y la forma de producción de alimentos, también son características únicas del país que, bien aprovechadas, pueden abrir una serie de oportunidades que deben tenerse en cuenta a la hora de planificar la gestión de un recurso tan valioso y simbólico como el agua", indica.

DIAGNÓSTICO.

Santa Lucía - Bajan vertidos orgánicos.

En 2016 se detectó que 14 empresas cumplieron y bajaron en 60% los vertidos orgánicos de nitrógeno y fósforo. Nueve seguían omisas.

Suelo - Se debe detallar uso de fertilizantes.

Desde 2016 es obligatorio para la cuenca del Santa Lucía diseñar planes de manejo de suelo que deben detallar el uso de fertilizantes.

Coliformes - Mejora la situación.

El programa de monitoreo de playas registra una tendencia a la disminución de los coliformes en el Río de la Plata hacia el este.

Agropecuaria - Actividad del agro contamina.

El 81% de la contaminación en la cuenca del río Santa Lucía se origina en actividades agropecuarias y el resto en la industria y en los hogares.

FOCO EN EL SANTA LUCÍA.

1 - Acciones de la Comuna Canaria.

Leonardo Herou, director de Gestión Ambiental de Canelones, dijo que la Intendencia redobló las acciones de cuidado ambiental en la zona del Santa Lucía. "Hemos detectado cortes de monte, se han decomisado redes de pesca ilegales, hay recorridas por tierra, hay un protocolo de denuncias. Los vecinos pueden denunciar por mensaje de texto al 09933848", señaló.

2 - Críticas de los ambientalistas.

Marcos Umpiérrez, militante ambientalista de la Asamblea por el agua del río Santa Lucía, entiende que "la situación es bastante peor de lo que se nos dice" y "comprobamos una y otra vez que el control es pobre por parte del gobierno". Recordó que en febrero de este año el río estuvo muy contaminado por coliformes a la altura de la ciudad de Santa Lucía.

3 - Incidencia de la actividad del agro.

El dinamismo adquirido por el agro, que se presentó como una amenaza en cuanto al potencial aumento en la demanda de agua y de la contaminación difusa, representa una oportunidad, dice el trabajo. "El caso del riego de arroz en Uruguay es un ejemplo de cómo es posible desarrollar estos cambios", agrega. El interés por el agua, bien canalizado, puede viabilizar obras, dice.

4 - Once medidas para el Santa Lucía.

En 2013, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente estableció un plan de acción para la protección de la calidad del agua en la cuenca del río Santa Lucía, con 11 medidas. Una de ellas exige el tratamiento y manejo obligatorio de efluentes a todos los tambos ubicados en toda la cuenca hidrográfica del río Santa Lucía.

5 - Zonas de amortiguación.

En la cuenca del río Santa Lucía se instauró una zona de amortiguación donde no se podrá hacer laboreo ni utilizar agroquímicos. Se construyó un perímetro de restricción cerca de los embalses de Paso Severino, Canelón Grande y San Francisco para evitar el acceso de ganado. Se declaró "Reserva de agua potable" a la cuenca del arroyo Casupá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)