Siete entraron y estuvieron seis días en el país; ayer devolvieron a otros diez

Alerta por ingreso de árabes al país con pasaportes falsos

El sábado 31 de enero, procedentes de Brasil, llegaron al aeropuerto de Carrasco siete personas portando pasaporte israelí. Las autoridades de migración chequearon los documentos y no constataron ninguna irregularidad. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sirios huyen de la guerra con destino a Europa y Uruguay. Foto: Reuters

Los visitantes estuvieron en territorio nacional hasta el 5 de febrero, cuando partieron con rumbo a España. Una vez allí pidieron asilo político, alegando ser sirios que huyen de la guerra en su país. Fue recién ahí que se constató que tenían documentación falsa.

España comunicó el hecho al gobierno uruguayo y las alertas se dispararon. Fuentes del gobierno consultadas por El País consideraron que es "extremadamente grave" que extranjeros hayan sorteado todos los controles en la puerta de ingreso más importante del país y hayan permanecido en territorio nacional casi una semana sin que detectara la situación.

"Pudieron ser víctimas de trata de personas, terroristas o turistas. El tema es que entraron y eso nos obliga a ser mucho más cuidadosos", confió la fuente.

A partir del alerta desde España la Dirección Nacional de Migraciones y la Dirección General de Información e Inteligencia extremaron los controles ante la posibilidad de que los siete sirios fueran solo la punta del iceberg.

El incremento de la seguridad dio su primer resultado el pasado sábado cuando pasadas las 17 horas, también procedentes de Brasil, arribaron en un avión de la aerolínea GOL diez visitantes, hombres y mujeres jóvenes, que presentaron pasaporte israelí. Los documentos fueron escaneados en un sistema que contiene una biblioteca con pasaportes de todo el mundo y no se detectó que fueran apócrifos.

El director nacional de Migración, Carlos del Puerto, dijo a El País que la situación era sospechosa por lo que se procedió a mantenerlos en tránsito y darle intervención a la Dirección de Inteligencia.

Los pasajeros se negaron a hablar cuando se los interrogó durante doce horas y tampoco admitieron su nacionalidad. Se les preguntó en español, inglés y hebreo y dieron a entender que no manejaban ninguno de esos idiomas. El interrogatorio en hebreo estuvo a cargo de un experto que estuvo a disposición de las autoridades de Inteligencia e Interpol.

Cuando se les comunicó que serían devueltos a Brasil no ofrecieron ninguna resistencia. Ayer domingo, a las siete de la mañana, partieron con destino a Brasil, donde se les iniciará una investigación.

"Es común que se rechace gente porque tiene pasaportes que generan dudas o están en mal estado o no tienen visa. En ese caso, como están en tránsito, la autoridad migratoria puede proceder a devolverlos y la aerolínea que los trajo está obligada a llevarlos al lugar de origen", dijo Del Puerto.

El jerarca manifestó a El País que presume que la decena de visitantes era de origen sirio dado el reciente antecedente que se alertó desde España. También precisó que la falsificación de sus pasaportes es una suposición porque en la verificación de rutina que hace Migraciones no se detectó que los documentos fueran apócrifos.

Las fuentes consultadas por El País explicaron que son miles los sirios que huyen de la guerra en su país y a diario intentan ingresar a Europa, fundamentalmente a través de España, utilizando distintas rutas. Existen organizaciones que falsifican pasaportes y se los venden y otras que se dedican a toda la logística y cuyo objetivo final puede ser la trata de personas. Brasil es uno de los puntos "calientes" para la salida de sirios con destino a la Unión Europea, donde solicitan asilo y se amparan en una extendida red de sirios que les dan cobertura. La aparición de Uruguay en dicha ruta es nueva, según las autoridades, y por eso ambos casos registrados en tan solo una semana encendió las alarmas. La preocupación en Europa refiere a la posibilidad de que entre quienes verdaderamente huyen de la guerra siria se cuelen terroristas o yihadistas que pretenden afincarse en España, Francia o el Reino Unido para continuar su guerra. En esa lógica los controles se intensificaron en todos los puntos de ingreso al país, fundamentalmente en Carrasco.

Temen "camuflados" entre los refugiados

Un informe de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales de España divulgado el pasado viernes por El País de Madrid alertó que el éxodo masivo de personas por el conflicto bélico en Siria ha traído consigo "la proliferación de organizaciones de tráfico de seres humanos que valiéndose del uso de documentaciones falsas están introduciendo a miles de personas en países europeos".

Y alerta: "La problemática se agrava si tenemos en cuenta que, usando las mismas redes, se facilita la entrada con documentación falsa a excombatientes europeos que se han desplazado a luchar a Siria e Irak a favor del Estado Islámico y que están en busca y captura por diferentes Estados (España, Francia, Reino Unido, etcétera), así como miembros o células del EI que pudieran cruzar nuestras fronteras para actuar en el entorno europeo creando el terror" y son expertos en el uso de armas y explosivos.

El informe describe que una de las rutas tiene escala en Brasil. "Los inmigrantes (sirios e iraquíes principalmente) son llevados en avión. La ruta hace escala en Brasil, Perú o Venezuela, previo paso por Grecia o Turquía y con destino final en España", sostiene. Señala que se trata de refugiados que tienen mayor nivel económico y cultural que la etnia kurda, y utilizan organizaciones asentadas en España que les gestionan el viaje. Pagan por el trayecto entre 6.000 y 10.000 euros por persona. El abono de esta cantidad les da derecho a los pasajes del avión, la estancia y el alojamiento en los países de tránsito (en ocasiones son escalas de varios días) y a sucesivos intentos si son detectados antes de llegar a España. Piden asilo y luego se van a Francia o Alemania.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)