VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Alarma en el fútbol por tres casos violentos en 15 días

Rampla sufrió otro hecho de violencia y reclama más seguridad a Bonomi.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La sede de Rampla Juniors fue baleada. Foto: Francisco Flores.

Tres episodios de violencia ocurridos en el fútbol en los últimos 15 días pusieron en alerta a las autoridades del gobierno y de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

El gobierno advirtió ayer que la gran mayoría de los clubes incumplieron los acuerdos alcanzados y no enviaron la lista de hinchas violentos a los que se aplicaría el derecho de admisión. En forma paralela, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) determinó que cámaras de identificación facial se desplieguen en el próximo partido de Nacional-Danubio, considerado de alto riesgo.

El presidente de Rampla Juniors y director Nacional de Trabajo, Juan Castillo, discrepó con la medida del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, sobre que la Policía no debe ingresar en las canchas.

Castillo planteó ayer en el seno de la directiva picapiedra una moción de retirar al equipo del Campeonato Intermedio por los hechos de inseguridad que afectan al club.

"Una variable podría ser pedir una suspensión transitoria del torneo hasta que se tome alguna medida de protección, de brindar seguridad", dijo a El País. Enseguida agregó: "Todo lo que pasa en el fútbol parece ahora que está bajo sospecha. En cualquier momento recibís un balazo en una cancha de juveniles, en una sede y en una cancha de mayores. Hay que discutir algunas cositas".

Consultado sobre si Rampla no pagará un precio alto si opta por retirarse del campeonato uruguayo, Castillo respondió que es posible. "Lo tenemos que analizar con mucha frialdad. Con los brazos cruzados no nos vamos a quedar. Hay tres hechos con armas de fuego en menos de un año y los tres tienen de protagonista a Rampla. ¿Qué es lo que pasa? Alguien tiene que dar la cara", advirtió.

El secretario de Asuntos Económicos y Financieros de la AUF, Ignacio Alonso, dijo a El País que aún no tenía información de que se habían solicitado las cámaras móviles para el partido que Nacional y Danubio jugarán en Jardines del Hipódromo. "Supongo que sí. Esas cámaras permiten identificar 90 rostros por segundo", explicó Alonso.

El directivo de la AUF indicó que estas cámaras se utilizarán para detectar el flujo de entradas al estadio. Cuando se viene una avalancha o borbollón (de hinchas), estas cámaras "no tienen problemas" de identificar a todos ellos, aseguró.

Consultado sobre si los últimos hechos violentos ocurridos en el fútbol podrían determinar la suspensión de la próxima fecha del Campeonato Uruguayo, Alonso descartó totalmente esa posibilidad.

En menos de dos semanas, tres incidentes violentos pusieron otra vez el tema de la violencia en el fútbol en el tapete. El miércoles 17 en el clásico cerrense de Tercera División en el Complejo Bauzá en Pajas Blancas, un individuo hirió en la espalda a uno de los colaboradores del cuerpo técnico, Miguel Servetti.

El martes 23, durante el partido Nacional-Lanús en el Parque Central, un funcionario de seguridad del club tricolor desplegó en la tribuna una bandera de Peñarol robada. En la mañana de ayer, un sujeto, que más tarde fue detenido, atentó contra la sede de Rampla ubicada en el Cerro.

Este individuo, conocido como "el Pelo", negó ayer ante la jueza Blanca Rieiro y la fiscal Andrea Puppo haber disparado a Servetti. Si esta persona queda hoy en libertad, será indagado por el atentado cometido contra la sede de Rampla.

Otro hecho violento vinculado con un hincha de fútbol ocurrió el domingo 28 en Tres Cruces. Vestido con el equipo de Nacional, Marcelo Fabián Meneses (47) recibió un disparo en la cabeza. El homicidio ocurrió en Juan Paullier y La Paz.

Fuentes policiales indicaron a El País que Meneses había integrado la barra brava de Nacional, pero se había desvinculado tiempo atrás.

Atentado.

A las 9:00 horas de ayer, "el Pelo" efectuó dos disparos contra la sede de Rampla Juniors, ubicada en Grecia y Barcelona. Las balas impactaron en una ventana. El interior de la sede del club estaba vacío.

El agresor se desplazaba en un auto requerido por la Policía. Testigos llamaron al 911 y varios móviles policiales armaron un cerco y ubicaron al auto. Varios patrulleros iniciaron una persecución y lograron detener al autor de los disparos. En la sede policial, este sujeto confesó haber sido el autor de los disparos contra Servetti en el Complejo Bauzá.

Dentro del auto, los policías encontraron un arma robada y una escopeta. En este momento, Policía Científica trata de dilucidar si las balas disparadas contra la sede de Rampla pertenecen a la misma arma que disparó contra Servetti.

Medida.

La Dirección de Inteligencia ya cuenta con una lista de 320 hinchas que tienen prohibido ingresar a estadios por haber sido procesados o sentenciados por haber participado en incidentes dentro de un estadio.

Hasta el momento, solo dos clubes entregaron la lista de violentos a Inteligencia Policial. Es decir, aquellos parciales que se les aplicará el derecho de admisión.

En una rueda de prensa, el director de la Secretaría Nacional del Deporte, Fernando Cáceres, señaló ayer: "El nivel de acuerdo es muy amplio y el compromiso es explícito, pero siempre hay déficit en los compromisos asumidos que hay que ir corrigiendo, y en este caso estamos esperando todavía que la totalidad de los clubes aporten los nombres que corresponden", dijo.

Nacional ya apartó a los involucrados.

El Club Nacional de Fútbol expresó en un comunicado "su más absoluto rechazo y férreo repudio" a la exhibición de banderas de Peñarol en el reciente partido del club tricolor contra el argentino Lanús por la Copa Libertadores y aseguró que el hecho fue protagonizado por "un grupo minoritario" de hinchas que fue neutralizado rápidamente por el personal de seguridad de la institución. La directiva de Nacional asegura que ya el 24 de mayo ordenó investigar lo ocurrido antes de que lo hicieran las autoridades públicas para "ponerse a la vanguardia del tema". El club señaló también que suspendió o finalizó los contratos laborales con las personas involucradas y que Marcelo Sosa (considerado líder de la "barra brava" de Nacional) renunció ayer "voluntariamente".

El comunicado también destaca "la rápida actuación de la guardia privada del club" que aplicó rápidamente el protocolo de seguridad de la institución y revirtió "inmediatamente" la situación planteada. "Este episodio nos obliga a estar alerta y preocupados, pero no puede arrasar ni anular todas las acciones positivas que viene desplegando desde hace mucho tiempo el club en materia de seguridad", señaló el comunicado de Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)