ECONOMÍA COLABORATIVA

Airbnb hace caer la recaudación de la ciudad de Nueva York

La recaudación de impuestos por vía de la ocupación hotelera cae por primera vez desde la Gran Recesión

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vista panorámica de Nueva York. Foto: Reuters

La disrupción de Airbnb, el servicio para compartir apartamentos, llega a las cuentas públicas de la mayor metrópolis de los Estados Unidos.

La recaudación de impuestos de Nueva York procedente del negocio de la hostelería cayó un 4% durante el último semestre. De hecho, fue la única fuente de ingresos fiscales que se redujo durante ese periodo en la Gran Manzana, entre otras cosas, por la mayor oferta generada por plataformas de alquiler de pisos entre particulares como Airbnb. El resto de impuestos subieron un 4,4%.

Los datos los acaba de publicar la oficina presupuestaria de la ciudad (IBO), un órgano independiente que supervisa las cuentas locales de Nueva York. La caída empezó en octubre y las proyecciones indican que la tendencia a la baja seguirá el resto del ejercicio y en 2017, antes de estabilizarse. La previsión es que se recauden 566 millones de dólares (casi 500 millones de euros) este año a través de la tasa de ocupación hotelera, un nivel muy parecido al de 2015.

La IBO señala en su informe que hay múltiples factores que explican esta moderación en la recaudación. El encarecimiento del dólar y la incertidumbre económica global afectan sin duda al tráfico de turistas internacionales. Pero también señala que hay una mayor oferta de alojamiento fuera de la isla de Manhattan, gracias a la popularidad de servicios como Airbnb, que tiene un impacto en las arcas públicas.

Es la primera vez que caen los ingresos fiscales en este capítulo desde la Gran Recesión. El ejercicio fiscal actual concluye el 30 de junio. "La competencia de Airbnb contribuye a una menor ocupación hotelera y mete presión para que se rebaje el precio de las habitaciones", explican desde la IBO. La tasa hotelera es del 14,75% sobre el precio de la habitación, a la que se añade un impuesto de 3,5 dólares por cada noche que se está en la ciudad.

Los gestores de esta aplicación se declaran dispuestos a negociar con la ciudad de Nueva York un acuerdo que les permita hacer algún tipo de aportación fiscal, similar al que recientemente se pactó en Newark (Nueva Jersey). "Nuestra comunidad puede contribuir con decenas de millones de dólares si se les da la opción", indica Airbnb en una nota distribuida tras conocerse el informe de la IBO. Airbnb ya recauda una tasa turística en ciudades europeas como París.

Nueva York, de momento, se concentra en penalizar el alquiler ilegal. El alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, lleva tiempo pidiendo a los propietarios que ofrecen sus apartamentos en Internet que sean transparentes y respeten la legislación hotelera. Amenaza así con que será agresivo ante los casos de ilegalidad. Pero para que Airbnb pueda recaudar algún tipo de impuestos en los alquileres de sus miembros necesita antes que se adopte una legislación que legitime el servicio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)