Dejaron una canilla abierta; se estropearon textos antiguos

Agua destroza libros en la Biblioteca del Parlamento

En la noche del lunes pasado una canilla quedó abierta en el baño de un obrador del Palacio Legislativo. El agua corrió, desbordó el lavatorio, llegó al suelo y no paró de avanzar hasta que se filtró al piso de abajo donde funciona un depósito de la Biblioteca del Palacio Legislativo, una de las más completas del país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fortuna: el agua no se llegó a filtrar hasta la zona principal de la Biblioteca del Palacio.

El martes por la mañana los funcionarios de la Biblioteca descubrieron un enorme aro oscuro sobre el techo del depósito, en su centro se podía ver una buena cantidad de gotas.

Debajo del obrador, el desastre. El agua había caído sobre una colección de libros de arquitectura editada en los primeros años del siglo XX. Además, afectó a otros libros, en particular los que están instalados en una estantería del depósito número 10.

Ahora los bibliotecólogos y otros funcionarios del Palacio Legislativo están secando los libros hoja por hoja con planchas, como las que se usan para la ropa. Para ello se adaptó un lugar en el último piso. El daño total provocado por el agua aún está siendo evaluado, según explicó a El País Wilder Leal, secretario de la Comisión Administrativa del Parlamento.

Una vez que se culmine con los trabajos de planchado sobre los materiales afectados, el Poder Legislativo saldrá a buscar en el mercado local los títulos que fueron estropeados por el agua, indicó el jerarca.

En un primer momento se manejó que alguien habría intentaron robar la canilla y el resto del lavatorio y que la puerta había sido forzada, lo que quedó descartado durante la primera etapa de la investigación que ordenó la Comisión Administrativa.

De hecho, la canilla fue retirada porque el encargado de la sección colocó un tapón en el caño que no paraba de largar agua. "Siempre hay un balde debajo de esa canilla por si pasa algo", explicó Leal.

Una de las hipótesis que se manejan es que durante la madrugada, se haya producido un abrupto incremento de la presión de agua.

El obrador está colocado en el piso superior del Palacio, junto a dos tanques que proveen de agua a gran parte del edificio. Leal explicó que debido a que el obrador es una construcción provisoria, la instalación de agua es con caños de PVC.

Se están realizando trabajos de impermeabilización en las azoteas del Palacio Legislativo. Por ello, el obrador está instalado en el área más alta del edificio, indicó Leal.

La obra en las azoteas está a cargo de funcionarios presupuestados del Poder Legislativo. El área construida del edificio fundado en el año 1925, junto al Anexo, es de 650.000 metros cuadrados.

Necesitan más espacio físico.

El espacio disponible en los depósitos de la Biblioteca del Palacio Legislativo está muy cerca de su límite. "En algún momento el Parlamento tendrá que pensar en cambiar el depósito de libros. Ya tenemos 250.000 ejemplares y el espacio es cada vez menor", afirmó a El País Wilder Leal, secretario de la Comisión Administrativa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)