El Pit-Cnt se prepara para exhibir su músculo en el primer paro general total 

En agosto sube la temperatura

Un paro general promovido por el Pit-Cnt, paro de la salud por 48 horas, paro de los maestros y secundaria también por dos días y una posible huelga en la educación por tiempo indeterminado marcan la tónica de este agosto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pit-Cnt espera que el paro general movilice a 800.000 trabajadores, casi el doble de sus afiliados.

Lo que a priori es una práctica habitual en una época de negociaciones y votación del presupuesto, esta vez tiene un pulso especial. Los sindicatos se preparan para exhibir su músculo en agosto y prometen un mes sin tregua, en un año que ya experimentó, en sus primer semestre, el mayor nivel de conflictividad en veinte años.

"Agosto va a ser un mes de movilizaciones, no tengo duda". Con estas palabras Juan Castillo, director nacional de Trabajo, pinta el escenario que se avecina. "Nadie podía prever cuántas jornadas de paro iba a haber, pero sí era esperable que los sindicatos que se están movilizando, estarían muy activos en estas fechas".

La novedad es que las paralizaciones están previstas con anterioridad al comienzo de las negociaciones en el sector público, fijadas para el 7 de agosto. Es que desde el movimiento sindical se insiste con que "no darán los plazos" para contemplar sus reclamos y que en años anteriores, a esta altura del año, ya se había iniciado la discusión.

De hecho el paro general del 6 de agosto fue aprobado el 9 de julio. El tiempo entre la decisión y la fecha de movilización "responde a que se está preparando el paro con mucha fuerza", explicó a El País el economista Juan Manuel Rodríguez, especialista en Relaciones Laborales.

En el primer semestre de este año, la conflictividad sindical fue 52% mayor que en los seis primeros meses del gobierno de José Mujica, según el instituto de la Universidad Católica que dirige el propio Rodríguez. Y mayor que la de todos los inicios de los últimos gobiernos desde 1995.

"Sería bueno mostrarle estos datos a Luis Lacalle Pou", dijo a El País el coordinador del Pit-Cnt, Fernando Pereira, en referencia a la duda que viene planteando el senador nacionalista sobre la empatía entre los sindicatos y el Gobierno. Es que para el Pit-Cnt, las medidas fijadas, en particular el paro general del próximo jueves, muestran la fuerza del movimiento sindical.

Desde el Pit-Cnt consideran que la adhesión al paro general involucrará a buena parte de los 405.000 trabajadores sindicalizados y, sumado a otros empleados, alcanzará las 800.000 personas. "Es esperable que en varias ciudades del país se viva como un verdadero feriado", señaló el dirigente sindical.

Tanto es así que desde la central de trabajadores entienden que los anuncios de inversión pública del Ejecutivo responden a la fijación y promoción del paro. Ahora pretenden que se mantenga y crezca el salario real. Para ello son conscientes de que "la rentabilidad de los empresarios tiene que caer un poco".

Por más que el ministro de Economía, Danilo Astori, expresó que no se está ante un escenario de crisis, el "invitado a esta cena es que hay problemas (económicos) en la región", admitió el director Castillo. "Esto no ayuda en una época de negociación".

Aun así, el director nacional de Trabajo dijo que "no utilizaría el teléfono directo" (con los trabajadores) para pedir que suavicen su discurso y movilización. En todo caso, el exdirigente del Pit-Cnt llamaría "para presentar una propuesta que contribuya al país". En sintonía, Pereira no cree que algún gobernante los llame para que "aflojen".

Más paros.

La Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) decidió ayer la realización de un paro nacional por 48 horas con movilizaciones. Aún no se ha determinado la fecha exacta, aunque se sabe que será la segunda semana de agosto. Se espera que coincida con la paralización de los maestros de Montevideo, fijada para el 12 y 13 de este mes. Habrá ocupación de liceos, talleres con alumnos —con seguridad vinculados a la muerte de Líber Arce, hace 47 años, un 14 de agosto— y marchas callejeras.

"Como ya ocurrió en 2010, el Ejecutivo no habilita un espacio de negociación", dijo a El País José Olivera, dirigente de Fenapes. "La actitud del Gobierno puede entenderse como una violación de la ley (18.508, de negociación colectiva)". En particular, el gremio de profesores sostiene que "falta voluntad política" para alcanzar acuerdos y la inexistencia de propuestas.

De ahí que los profesores esperarán el desenlace de las negociaciones de los próximos días y realizarán una asamblea el 15 de agosto. En ella evaluarán si serán necesarias otras medidas, siendo una de las propuestas una huelga por tiempo indeterminado; ya ideada por la Asociación de Docentes de Educación Secundaria de Montevideo (Ades).

En pocas palabras, los gremios de la educación pretenden una mejora de las condiciones laborales. Desean elevar el salario mínimo de los profesores —hoy fija-do en $ 21.000 nominales— a $ 30.000. Y, como base, el destino del 6% del Producto Bruto Interno a la educación, "con una mejora sustantiva en los dos primeros años", explica Olivera.

"Realizar un paro no es poner un palo en la rueda, en todo caso la actitud del Gobierno es la que entorpece", señaló el dirigente sindical. Y le apuntó a la ministra de Educación, María Julia Muñoz, por haber advertido que "si hacen huelga, (los docentes) trabajarán todo el verano". Para Olivera, las palabras de la jerarca "son infelices e irresponsables" e intentan "deslegitimar" a los docentes frente a la población.

De hecho, Olivera indicó que la amenaza de decretar la "esencialidad" en la educación, y así impedir la huelga, "habla de una persona (Muñoz) con mucho desconocimiento de la educación". En este sentido, desde Fenapes esperan que la cartera de Trabajo, encabezada por "personas con una amplia vocación sindical", sea la que ponga paños fríos al asunto.

Por su parte, los sindicatos de la salud fijaron un paro de 48 horas, para públicos y priva- dos, para los días 6 y 7 de agos- to. La medida se suma a las ya realizadas en julio por el sector y a las advertencias de los entes públicos.

Todas estas herramientas de reclamos no aparentan generar controversia a la interna del movimiento sindical. El dirigente de la bebida, Richard Read, quien ha dicho que "hay paros antipáticos porque perjudican a la gente", sostuvo esta vez que "son una herramienta que tiene el trabajador para que le paguen por lo que hace". De hecho el sector de la bebida pretende realizar tres movilizaciones en agosto, aunque aún no se fijaron fechas ni el tipo de medidas que desplegará.

En la previa no hay un estimativo de cuánto impactarán a la economía del país las movilizaciones previstas. Pero "las paralizaciones son, sobre todo, del sector público", señaló el economista Rodríguez, "por lo que afecta más bien a los servicios".

SABER MÁS

Agenda

6 DE AGOSTO. Paro general convocado por el Pit-Cnt. Es el primero desde 2008. La Central estima la participación de 800.000 trabajadores.

7 de agosto. Los trabajadores de la salud paran por 48 horas desde el jueves. Habrá servicios esenciales en sector público y privado.

12 y 13 de agosto. Paro de los maestros de Montevideo y, posiblemente, los liceos de todo el país. El 13, además, puede fijarse paro de COFE.

17 de agosto. Prevén inicio de huelga por tiempo indeterminado en Secundaria, de no haber avance en las negociaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)